Cosas de la vida

18 julio 2010

Transición inacabada

Filed under: Educación,Filosofía,General,movilización — Montse @ 6:10 pm

Cómo voy a olvidarme, si el olvido es mi memoria. De qué debo olvidarme, están hablando en broma.

Cómo voy a olvidarme, sólo olvidan los bobos, que reescriben la historia, para borrarlo todo.

Cómo voy a olvidarme, ¿dónde pongo las sombras? Sólo quiero saber, ¿dónde están los que sobran?

Cómo voy a olvidarme, de todo aquí y ahora, lo diga quien lo diga, o el padre santo de Roma.

Cómo voy a olvidarme, de todas las derrotas, de tantas humillados, de las familias rotas.

Cómo voy a olvidarme, de sueños imposibles, de tantos invisibles y de tantas victorias.

Cómo voy a olvidarme, si tengo el disco duro, rebosando hasta el borde, que alguien venga y lo borre.

Cómo voy a olvidarme, ya sé que les estorba, que se habrán las cunetas, que se miren las fosas.

Y que se haga justicia, sobre todas las cosas, que los mal enterrados, ni mueren ni reposan.

Cómo voy a olvidarme, de esa turba furiosa, de esos años de plomo, y curas con pistola.

Cómo voy a olvidarme, de todas las derrotas, de tantas humillados, de las familias rotas.

Cómo voy a olvidarme, de sueños imposibles, de tantos invisibles dyde tantas victorias.

Cómo voy a olvidarme, de todas las derrotas, de tantas humillados, de las familias rotas.

Cómo voy a olvidarme, de sueños imposibles, de tantos invisibles y de tantas victorias.

Cómo voy a olvidarme, de los años vividos, no se acaba el camino, y aún estamos vivos.

Después de más de 30 años de Democracia y varios gobiernos socialistas, todavía hoy sigue habiendo familias que esperan que el honor de alguno de sus seres queridos sea restituido. Y eso no es revanchismo ni querer abrir viejas heridas ni estupideces de las que se oyen por ahí, es simplemente JUSTICIA. Muchos abuelos y muchas abuelas fueron tremendamente generosos y tolerantes: durante la guerra, durante la dictadura fascista y durante la Transición. Va siendo hora de que de una vez por toda seamos con ellos , no generosos, sino justos.

Es absolutamente injusto que todavía hoy haya don Gregorios y Gregorias a los que no se les ha restituido su honor.

Verdad, Justicia y Reparación para todas las víctimas del franquismo ya.

Un abrazo, Montse

Anuncios

6 comentarios »

  1. ¡Que no les borremos de la memoria!

    Besos

    Comentario por RGAlmazán — 18 julio 2010 @ 8:57 pm | Responder

  2. Oportuno este artículo. A muchos, todavía nos duele el brazo que obligatoriamente tenían que levantar nuestros padres mientras cantaban el “Cara al sol” en la plaza del pueblo, cada 18 de julio, después de la misa en recuerdo del “vergonzoso alzamiento criminal”.

    Comentario por Juan Pedro Serrano — 18 julio 2010 @ 11:31 pm | Responder

  3. Con todos mis respetos, estoy un poco harto de este cuento de los malos malísimos de derechas y de los buenos buenísimos de izquierdas. Siempre me ha interesado la historia y creo que estoy un poco informado sobre el tema. En la Guerra Civil hicieron barbaridades los dos bandos, así como en los dos bandos existieron personas ejemplares por su heroísmo y humanidad, personas de las que me enorgullezco como compatriota. Estas personas estaban en los dos bandos, la guerra la ganó el bando nacionalista y hubo muchas vergonzosas venganzas, si la guerra la hubiesen ganado los republicanos las venganzas hubieran sido igual de injustas, (durante los tres años de enfrentamiento en los dos bandos se fusilaba arbitrariamente por cualquier chorrada, por no ser de los míos), después de 40 años de una dictadura con muchas sombras, y también, por que no decirlo, alguna luz, los españoles decidimos que no queríamos matarnos otra vez y supimos darnos una Constitución que, hasta que alguien me demuestre lo contrario, es la culpable del mayor periodo de progreso y estabilidad de la historia de España. En la Transición yo era pequeño pero ya me interesaba por lo que pasaba a mi alrededor y fui testigo de como regresó Tarradellas, de como Carrillo (un político con las manos manchadas de sangre) participaba en el juego democrático, también participaron figuras sombrías y manchadas de sangre de la dictadura, pero en aquel momento se decidió por un amplísimo consenso que los españoles estabamos reconciliados y que debíamos caminar otra vez juntos. Después de aquello creo que no se ha prohibido ningún homenaje, ni se ha prohibido buscar los restos de tus familiares, quien quería lo podía hacer, para esto no hacía falta una ley de Memoria Histórica. A mi personalmente me parece, y reitero mis respetos por todas las ideologías, que toda esta movida está siendo instrumentalizada por políticos que utilizan este tipo de temas tan sensibles para movilizar a su electorado y a mí no me parece bien que juguemos con estas cosas. Es mi opinión.

    Un saludo de Juanjo Romero.

    Comentario por juanjohombrebueno — 22 julio 2010 @ 8:38 pm | Responder

  4. Nadie hubiera ganado la guerra, ni nadie la hubiera perdido, si no la hubieran iniciado quienes se sublevaron contra el gobierno democráticamente elegido por el pueblo, ¿no te parece, Juanjo?
    Respecto a las “luces” que parece que aprecias en cuarenta años de dictadura, persecución implacable al “enemigo”, falta de libertades, censura de todo tipo, etc., estaré encantado de escucharte. Yo, que soy mayor que tú, y nieto de vencidos, podría contarte alguna cosilla más de primera mano, aparte de las que hayas leído en algún libro.
    Es cierto lo que dices del deseo de los españoles de superar la guerra, pero de una parte de los españoles más que de otra; de quienes la perdieron, y, ahora, de sus descendientes. Porque a los cuarenta años de heroismo, patriotismo, méritos y prebendas para los golpistas vencedores podemos contraponer el mismo periodo de persecución, ostracismo, discriminación y olvido de los perdedores, defensores de la legalidad constitucional.
    No será fácil superar aquella etapa si antes no se reconoce la traición y la injusticia que se cometió contra un régimen democrático que el pueblo había votado y elegido libremente, y contra quienes lo defendieron con su vida.
    Los perdedores, es decir, los defensores de la legalidad vigente en la época, deben ser rehabilitados, y debe ser reconocido su sacrificio en defensa de la libertad y de esa misma legalidad que a algunos no gustaba, por eso dieron un golpe de estado, a pesar de haber jurado fidelidad a la República.

    Comentario por Juan Pedro Serrano — 22 julio 2010 @ 11:28 pm | Responder

    • Admiro vuestra forma de escribir y pensar. Dicho esto, estoy de acuerdo con Juanjo. Mi abuelo murió hace poco con 101 años y me ha contado muchas cosas de la guerra. Sin duda eso le marcó. Hombre agricultor, con un huertecillo en su pueblo, que cuando comenzó la guerra le pilló lejos de su casa y que vió envuelto con el bando de los republicanos, que no sabia como sujetar el arma que le obligaron a sostener y que junto con sus compañeros lo que hacian era disparar a todo lo que se movia y tratar de esconderse de la balas perdidas como la que él disparaba. No sabia que ocurria, no entendia de política, era un simple agricultor de tomates y lechugas, con cuatro gallinas y poco más. Se fué acercando a su pueblo de la provincia de Guadalajara y allí descubrio que el bando republicano (el suyo por imposición, aunque pudo haber sido al revés) habia asesinado a casi todos los chavales jóvenes, sus amigos, porque algún insensato les habia delatado como gentes con propiedades (un huertecillo o cuatro cabras). ¿Qué hizo mi abuelo?. Pasarse al otro bando, por las circustancias y de nuevo por imposición. Mi abuelo, un hombre que a penas sabia leer y escribir, que no sabía que era eso de ser republicano o nacional… Según mi abuelo un horror, todo basado en la envidia, y que decía que la mayoría de la gente con la que le tocó vivir esos tiempos eran como él, gente sin cultura, sin entender nada de nada. En mi pueblo la mayoría son de derechas porque los republicanos mataron a toda la juventud, pero el el pueblo de al lado son “rojos” porque ocurrió lo contrario. Por favor no revivamos el horror, enterremos a los muertos de todos los bandos y miremos al futuro, que jamás esto vuelva a ocurrir. Todos perdieron en la guerra, los que la perdieron y los que la ganaron. Mis tias abuelas se quedaron solas con niños pequeños y aunque sus hijos era de los caidos de la guerra no recibieron ninguna recompensa a pesar de “ser del bando ganador”.

      Comentario por r — 29 agosto 2010 @ 10:40 am | Responder

  5. No pretendo iniciar una polémica. Seguro que son muchas más las cosas en las que estamos de acuerdo que en las que estamos en desacuerdo. Son dos perspectivas distintas de una misma realidad. Lo único que vengo a decir es que hoy en día defender la idea de que un bando fue bueno buenísimo y otro malo malísimo no es de recibo.
    Solamente os invito a imaginar por un momento que mañana fuera un grupo de guardias civiles y policías a las 12 de la madrugada al domicilio particular de un líder de la oposición (por ejemplo Rajoy), y lo obligaran por la fuerza a acompañarles, después lo subieran en un coche de la Guardia Civil y después uno de los oficiales que van en el coche le pegara un tiro en la nuca para luego abandonar el cadaver en la puerta de un cementerio.
    Esto es lo que pasaba en la República, en concreto así ocurrió en líneas generales el asesinato de Calvo Sotelo, en aquella segunda república (al parecer de algunos tan idílica) se cruzaban amenazas de muerte entre los diputados, algunas como veis se cumplieron, y hasta algunos miembros de las Cortes acudieron a las mismas armados con pistolas. Todo esto no me lo invento yo, podéis leerlo en cualquier libro de historia de cualquier ideología, se puede matizar todo lo que queráis pero los hechos fueron así. Y a mí ese tipo de legalidad democrática en la que una mañana te levantabas, quemabas un convento y no pasaba nada no me parece legalidad en absoluto, la República empezó como un sueño ilusionante y acabó en pesadilla, y la culpa la tubieron tanto los izquierdistas y los derechistas que solo aceptaron la república en tanto y cuanto coincidía con sus intereses, (el PSOE de entonces también intentó un golpe revolucionario en Asturias, lo que pasa es que no triunfó)… En fin no quiero extenderme más.

    Por otro lado, me parece estupendo que se hagan todas las rehabilitaciones, reconocimientos y homenajes que se quieran que para eso estamos en una democracia, y como decía en el comentario anterior posturas heroicas abundaron en los dos bandos y me parece estupendo que se diga y que se sepa pero, por favor, superemos ya de una vez esa grieta de separación absurda entre españoles.

    Recibid un afectuoso saludo de Juanjo Romero.

    Comentario por juanjohombrebueno — 23 julio 2010 @ 10:03 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: