Cosas de la vida

20 mayo 2010

El mundo al revés: eso es lo sorprendente

Filed under: Educación,General,Perplejidad — Montse @ 10:30 pm

Cuando lo importante es lo secundario y lo secundario es lo importante pasa aquello que decía Eduardo Galeano en el capítulo titulado Educando con el ejemplo de su libro Patas Arriba. La Escuela del mundo al revés.

El mundo al revés premia al revés:

desprecia la honestidad,

castiga el trabajo,

recompensa la falta de escrúpulos

y alimenta el canibalismo.

Y en este submundo al revés en el que me ha tocado trabajar, hay a quienes les parece sorprendente que los alumnos y alumnas entren en la sala de profesores a preguntar una duda, a buscar a un profesor/a o a revisar un examen.

A mí, por el contrario, me parece de lo más normal que en un centro educativo interactúen profesores/as y alumnos/as en los diferentes espacios que existen en el centro. Y, sin embargo, hay otras muchas cosas que sí me parecen sorpendentes, ¡MUY SORPRENDENTES!, por no llamarlas de otra forma. Por ejemplo, me parece sorprendente:

  • Que haya personas que vayan por ahí dando lecciones de profesionalidad cuando de forma sistemática llegan a clase a las 8:40/8:45 en lugar de a las 8:30 horas.
  • Que no permitan que un alumno entre en la sala de profesores buscando a un docente para hablar de cualquier asunto académico y, sin embargo, permitan que entren vendedores de ollas, de productos bancarios, etc.
  • Que algunos/as salgan de clase 10 minutos antes y no pase nada.
  • Que para aprobar ciertas materias todos los alumnos y alumnas necesiten dar clases particulares.
  • Que sistemáticamente haya materias en las que las notas de la Selectividad sean siempre malas.
  • Que haya profesionales a los que hay que estar buscando en las horas de antención a familias porque no están en el centro.
  • Que en una excursión realizada por el centro se lleve a los alumnos y alumnas a comer a “Casa Pepe”,  un bar que hace apología del franquismo, del racismo y de la xenofobia; contraviniendo así la educación en valores constitucionales y democráticos que supuestamente es la que hay que ofrecer según dice la ley.
  • Que suspendamos a los alumnos y alumnas por copiar y luego justifiquemos por acción u omisión que un profesor copie.
  • Que alguien utilice la jefatura de estudios para servirse del cargo y no para servir al cargo. Por ejemplo: desdoblando sólo un grupo numeroso en la materia común que yo que soy jefe de estudios imparto, dejando en las demás materias comunes el grupo sin desdoblar.
  • Que un docente nombre a unas niñas por su etnia y no por su nombre.
  • Que a algunos docentes les preocupe tanto que los alumnos entren a la sala de profesores por si ven u oyen cosas que no tienen que oír y luego no les preocupe que los vean como los ven.
  • Que …

¡Hay tantas cosas que me parecen SORPRENDENTES! Pero ya todo me da igual, que hagan lo que les dé la gana y que les permitan lo que quieran permitirles. Ahora bien, que dejen de una vez de tocarnos las narices porque si no tendré que seguir contando todas las cosas SORPRENDENTES que vivimos.


Un saludo, Montse

Anuncios

7 comentarios »

  1. Lo que comentas es más que sorprendente, sin duda. El ambiente general de tu centro… buff….

    Comentario por pitufo — 21 mayo 2010 @ 9:17 am | Responder

  2. Buen decálogo de lamentos. Sin conocer los casos, me parece acertado que sorprendan estas actitudes y que no deberían producirse.

    Salud y República

    Comentario por RGAlmazán — 21 mayo 2010 @ 10:26 am | Responder

  3. Hola Montse!, espero que estés bien, es que llevo mucho tiempo sin verte y sin hablar contigo, un beso

    Comentario por María — 22 mayo 2010 @ 4:24 pm | Responder

  4. Montse,
    es sorprendente que aún haya a quien la “realidad” le resulte sorprendente. A mí me sorprenden todas esas cosas que has enumerado, y otras muchas ¡y no estoy en tu instituto (sino en el mío)! ¿Cómo puede ser eso? ¿Pasará en todas partes? Y ¿no es sorprendente que no le sorprenda a casi nadie? Claro, quizás si tuvieran más capacidad de sorpresa se volviesen filósofos, o, mejor aún, simplemente buenos profes-ionales.

    Comentario por Juan Antonio — 22 mayo 2010 @ 9:22 pm | Responder

  5. ¡Qué razón llevas amiga mía! Vivimos en el mundo al revés, pero en el caso de algunos institutos como el mío y como puedo ver el tuyo, este mundo al revés en el que los más gandules y aprovechados dan lecciones de profesionalidad es despreciable. Y lo peor de todo es que los que somos responsables y trabajadores, como no les reimos las gracias a los sinverguenzas somo tachados de mala gente, a mi y a mis amigos del instituto nos llegaron a llamar “los talibanes” por criticar algunas de sus denigrantes actuaciones.
    ¡Animo Montse que tu vales mucho!

    Comentario por Pilar — 3 junio 2010 @ 3:12 pm | Responder

  6. Hola!! La verdad es que sí, me parece muy fuerte todo lo que dices. Y además es algo que vivo (no todo, porque aún llevo sólo dos años en el instituto) todos los días y tanto a mí como a mis padres nos deja la boca abierta.

    Algo también muy sorprendente, es que a algunos profesores, porque les de la gana, quieran entrar 5 minutos antes a la clase. Que yo sepa, las clases son de los minutos que son, que en este caso creo que son 50 minutos ¿no es así? Bueno, pues por sus narices que esta persona tiene que entrar 5 minutos antes a la clase, porque sí. Estoy de acuerdo en que cada profesor es como es, pero las normas del centro es que cada clase es de 50 minutos, el primer recreo de 20 y el segundo de 15.
    En fin, que me parece bien que estés tan indignada con todo esto… Pronto yo tendré enfrentaciones con los profesores como las tuvo mi hermana, que no nos conformamos con nada, jeje.
    Y sin más dilación, como te dije en clase (hace ya bastante, pero es que tú sabes como tengo yo la cabeza, Montse… jajaja) te dejo aquí el video de la niña que te dije que calló al mundo durante 6 minutos. Aquí tiene 13 años, pero creo que ahora ronda los 26.

    Un besito, Montse.

    (Tu alumna, :])

    Comentario por Una alumna — 11 junio 2010 @ 6:55 pm | Responder

  7. El instituto tiene de todo, yo llevo mas años que tú (me refiero a la última que ha escrito) y no es por llevarte la contraria, pero no conozco a ningún profesor que empiece las clases antes de que suene la sirena, todos sabemos de un profesor que le gusta la puntualidad, y cuando suena la campana empieza la clase, y en verdad así deberían ser todos, ¿no? Otros claro está, toca la campana, y ya pueden tardar 10 minutos, pero de esos no nos quejamos a que no, aunque la clase ya sea de 40 minutos…

    Con esto no quiero que nadie se moleste, pero hay que mirar lo bueno y lo malo, porque no es bueno dar 5 minutos más de clase que 5 minutos menos de clase, pero bueno, luego cada uno es como es, a mi no me gustan los extremos.

    Lo siento si no me he explicado bien.

    Un saludo

    Comentario por Otro alumno — 15 junio 2010 @ 7:08 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: