Cosas de la vida

16 enero 2010

Mis Memorias (II)

Filed under: General,Personal — Montse @ 3:05 am

El pasado 29 de septiembre escribía Mis Memorias (I), algunas fotos rescatadas del baúl de los recuerdos me servirán para completar un poco esas memorias inacabadas que tampoco acabaré hoy. En la foto de arriba, estoy en brazos de mi abuela Carmen. Es una foto que me encanta porque es de las pocas en las que aparece mi abuelo Holofernes, con quien hoy podría tener interesantísimas conversaciones si la vida le hubiera dado un poco más de tiempo.

En julio de 1970 llega Elena y entonces ya somos cuatro: Elena (la recién nacida) y (de izquierda a derecha):  yo (que tenía esa cara porque estaba asumiendo que había perdido el privilegio de ser la pequeña), José Pedro (el mayor, de ahí que fuera a él a quien le dieran la responsabilidad de sujetar en brazos a la recién nacida) y Mari Carmen (seguro que pensó que como no le quedaba ningún papel mejor se dedicaba a posar).

En esta época, las madres se empeñaban en vestir igual a todos los hermanos. ¡Qué manía!,  ¿por qué?, ¡no se daban cuenta de que heredar tres o cuatro veces el mismo jersey era aburridísimo! En la foto de más abajo, Elena se libraba del uniforme del domingo pero los otros tres llevábamos jersey rojo y falta o pantalón gris.

Además, en la escuela también se empeñaban en hacernos a todos la misma foto. Así pasa, que ahora mis sobrinos no saben quién es mami, quién es la tía Coque, quién es … ¿Es que no puedieron  pensar en ello?

¿A que tengo cara de buena? Pues es que lo era, era buena, obediente y sumisa, ¿quién lo diría, eh?.  Y para que no creías que eso era  sólo cuando era muy pequeña aquí os dejo una foto en la que crezco y sigo teniendo cara de buena

Cuando era pequeña y veía la foto de arriba me decía a mí misma: ¡Qué pelo tan raro me han sacado! Ahora me doy cuenta de que no era el pelo sino la sombra del pelo. Parece que el fotógrafo no era muy bueno, anda que colocarme de tal forma que me hiciera sombra yo misma, ¡ay!

Cuando crecimos un poco, Mari Carmen y yo nos fuimos de colonias de verano a Pilar de la Horadada (Alicante). Creo que nos fuimos 20 días o un mes y a mí se me hicieron eternos, estaba deseando volver a mi casa (he de confesarlo, siempre he estado muy enmadrada -y lo sigo estando-). Creo que Mari Carmen iba a 5º de EGB (tenía 10 años para 11) y yo a 4º (tenía 9 años para 10).

Cada vez que veo esta foto me acuerdo de lo que nos pasó con el uniforme. Mi madre era una mujer muy ocupada (5 hijos, una casa y una tienda en la que vendía cortinas y tambien las cosía no son moco de pavo) y, claro, con tanto jaleo alguna vez metía la pata. Resulta que en esas colonias el uniforme de los chicos era una camisa de cuadros azules y un pantalón vaquero y el de las chicas una camisa de cuadros rojos y una falda vaquera. Pues mirad cómo llevábamos nosotras las camisas. No son rojas, ¿verdad?

Cuando llegamos allí y vimos que éramos las únicas chicas con camisas de cuadros azules dijimos, ¡madre mía! Pero bueno, hemos sobrevivido al trauma, al final no ha sido para tanto. Lo peor de todo fue que tuvimos que contar la misma historia mil veces porque no había chico ni chica que nada más conocernos no nos preguntara: ¿por qué vosotras lleváis la camisa como los chicos y no como las chicas? Vamos que nuestra carta de presentación llegó a ser nuestro nombre más la historia del color de nuestras camisas.

Seguí creciendo y en 6º y 7º de EGB tuve la suerte de tener una magnífica tutora: Doña Eva, una pequeña gran mujer. ¡Qué buena era y qué mal nos portábamos algunas veces nosotros con ella! A veces nos olvidamos de ello y creemos que nosotros éramos unos santos , pero de eso nada, la pobre mujer más de una vez se salió de la clase llorando.

Cuando estábamos en 7º, Doña Eva se compró un coche y para estreñarlo nos llevó a 4 de la clase a pasar un día a las Lagunas de Ruidera. Creo que nos llevó a los que mejores notas sacábamos, entonces no me percaté de ello pero hoy no me parece bien que sean las notas lo que se utilice como criterio para elegir qué personas hacen algo. Hay alumnos y alumnas que sacan buenas notas y, sin embargo, su comportamiento deja mucho que desear. Creo que no era mi caso, pero aún así seguro que habría algunos chicos y chicas que se lo merecían tanto como yo aunque no sacaran buenas notas.

A aquel viaje fui con mi entonces amiga del alma, Mari Carmen Morales, que hizo la foto de arriba. Recuerdo que me llevé mi nueva Kodak instamatic, esa cámara que te permitía ver las fotos al minuto de haberlas hecho sin necesidad de esperar a revelarlas. Los que han vivido siempre con la fotografía digital no pueden entender el placer que me proporcionó esa cámara (aunque duró poco porque no sé qué polémica hubo con polaroid que la cámara dejó de usarse). Otro día os contaré mi relación con las fotos y las cámaras desde bien pequeña.

Y llegó 8º de EGB, el año en que se hacía el viaje fin de curso. Mi tutor era Don Rafael Cámara del Portillo, un maestro innovador donde los haya (ahora me doy cuenta mucho más de lo innovador que era). Era mi tutor, nos daba Lengua y también plástica y música. En aquellos años, teníamos un taller de plástica y pintábamos con caballetes y paleta donde conseguíamos todos los colores a base de mezclar los primarios. Además, fabricábamos nosotros mismos las pinturas y, como éramos los mayores de la escuela, lo hacíamos para todos los alumnos del centro. En música formamos una coral y cantábamos un villancico que ya en aquellos tiempos hacía referencia a la relación entre culturas, era más actual que algunos de los que cantan hoy en día.

La foto de arriba es el día de la cabalgata de Reyes del año 81, hicimos una carroza con Don Rafael, pero no la hicieron los padres y las madres sino nosotros que fuimos todas las mañanas de las vacaciones de navidad a un parador para hacer nuestra carroza con materiales del campo que nosotros mismos recogimos. Y, finalmente, el día de la cabalgata nos vestimos de manchegas (casi todas éramos chicas, no sé por qué) y mientras hacíamos el recorrido íbamos cantando villancicos que habíamos ensayado en la coral de la escuela.

Don Rafael también creó el grupo scout de Socuéllamos: nos fuimos de acampada, aprendimos a orientarnos, a identificar las estrellas, a divertirnos en los fuegos de campamento… Pero el grupo se disolvió pronto porque la mentalidad del pueblo no estaba preparada para eso de dormir en la misma tienda de campaña chicos y chicas. De hecho, sólo estábamos en el grupo 2 chicas mayores, María José Moreno y yo (que tenía 14 años, qué mayor). A las chicas no las dejaban ir de acampada, así que el grupo fue a menos y, cuando Don Rafael se trasladó, el grupo finalmente desapareció.

¡Cuántas cosas hicimos con él!, lo único que le reprocho es que no quiso hacer el viaje fin de curso porque decía que había compañeros a los que no les dejaban ir y que para que no pasaran envidia lo mejor era que nadie hiciera el viaje. ¿No se daba cuenta de que así también pasábamos envidia otros? Yo, por ejemplo, pasé mucha envidia al ver que el año anterior mi hermana se había ido a Bacerlona cinco días con todos los de su clase y que yo no me iba a ir a ningún sitio. Pero bueno, no se puede ser perfecto, ¿no?

Por lo demás, recuerdo octavo como un año aburridísimo en el que viví mi primera crisis existencial, la ruptura con mi amiga del alma. Y así llegamos al instituto, donde me lo pasé de miedo e hice nuevas amistades. Pero creo que por hoy es suficiente, Mis Memorias (III) arrancarán desde el instituto.

Un saludo, Montse

Anuncios

12 comentarios »

  1. Me sentía obligado a devolver la visita. Nunca viene mal echar la vista al pasado, sobre todo porque lo que somos ahora lo debemos a todo lo que un día fuimos. Gracias por entrar en mi blog. Por cierto, la última entrada es sobre Haití… nada del otro mundo, una pequeña reflexión, por si te quieres pasar.

    Un saludo.

    Ignacio

    Comentario por Ignacio — 16 enero 2010 @ 3:25 am | Responder

  2. ¡Vaya cara-pan que tienes, hija mía! Jajaja.

    Bueno, ya en serio, esas fotos son la monda! Sigue publicándolas, por favor.

    Comentario por Antuán — 16 enero 2010 @ 5:03 pm | Responder

  3. Pues va a ser cierto lo que dices de qe andamos todos con la melancolía a cuestas… O con la “colección de momentos”.

    Muy divertido el comentario del pelo con sombra: ¡pobre fotógrafo! Quería hacer algo artístico y le salió una sombra inquietante, como de peli de terror: parece un aurea o algo así.

    Un abrazo.

    Comentario por Andriu — 17 enero 2010 @ 11:11 am | Responder

  4. Ignacio: bienvenido a esta casa virtual, pásate siempre que quieras serás bienvenido. Me encantó tu reflexión sobre Haíti, y ya sabes a ver cómo movilizamos a la promoción que acabó en el curso 2001/2002

    Andriu: Pues sí, coleccionando momentos estamos por eso de que recordar es revivir. El martes nos contamos.

    Un abrazo a los dos, Montse

    Comentario por Montse — 17 enero 2010 @ 8:02 pm | Responder

  5. Me inspiran ternura tus fotos. Además, creo que me han hecho recordar mi propia infancia y tengo la impresión que no siempre conocí la felicidad. Por eso nunca me quejo de la suerte que finalmente tengo!!!!
    Tu cara es tu cara, aunque también un poco la de tus hermanas. Es buena la memoria, nos hace recordar lo que siempre seremos.
    Un abrazo desde Almería para ti y tus hermanas

    Comentario por Paco Tejero — 18 enero 2010 @ 10:19 pm | Responder

  6. Paco: no sabes cuánto te aprecio, no sabes lo feliz que me has hecho en muchas ocasiones y no sabes lo que agradezco el habernos encontrado en este mundo virtual tan real o más que el mundo real.

    Un abrazo para ti, para Rosa y el nene y la nena. Montse

    Comentario por Montse — 19 enero 2010 @ 12:59 am | Responder

  7. Tarde me incorporo yo a los comentarios de tu autobiografía. También estoy de acuerdo con lo de que tienes cara de buena. Yo te veo con la misma ahora que cuando eras una niña y creo que es la mirada de un alma limpia.

    Sin embargo, hay algo en lo que no estamos en sintonía, y es que yo en octavo de E.G.B. me lo pasé bomba, pero este no es mi blog y no puedo usurparte el centro de interés contando mis mil y una batallitas de aquel curso.

    En fin, Montse, muchas gracias por descubrirnos con naturalidad, ternura y cariño tu vida. Un abrazo.

    Comentario por Ricardo — 21 enero 2010 @ 4:13 pm | Responder

  8. Madre mía Montse, qué bonito!
    Esto me hace acordarme de cuando yo era pequeña (ahora no es que sea muy grande) pero cuando estábamos en casa de los abuelos, cuando discutíamos con los primos que siempre salía perdiendo y cientos de recuerdos más.
    Besazos

    Comentario por Maria Del Mar Martínez — 21 enero 2010 @ 9:21 pm | Responder

  9. Querida Montseta (que no “Moncheta”): Mi hijo Rafa me ha hecho llegar “Tus memorias II” que me han emocionado, en especial las cariñosas cosas que dices de mí. Ya estoy jubilado y vivo en Santoña (Cantabria) donde tú y tu familia tenéis una casa a vuestra disposición.
    Besos y abrazos de tu profe Rafa

    Comentario por Rafael Cámara del Portillo — 11 enero 2011 @ 2:16 am | Responder

    • Ale!!! buscando el nombre de mi profe, he llegado a esta página!!! A mí don Rafael me dio 6º, en el Giner de los Ríos de Coslada, y fue un año inolvidable. El año pasado hice el máster de profesorado y allí me hablaron de métodos innovadores para que los niños aprendieron que Rafa ya ponía en marcha, y ahí me di cuenta aún más de lo mucho que valía. Creo que sólo se quedó un año en mi cole y por eso me siento aún más afortunada de haberlo tenido… un abrazo desde el tiempo y la distancia, don Rafael!!!
      Almudena

      Comentario por Almu P.G. (@jalmuchi) — 25 marzo 2013 @ 4:56 pm | Responder

  10. Querido Don Rafael (para mí siempre serás Don Rafael, qué le vamos a hacer!!!): Hoy me has dado la alegría del día. Esta mañana cuando encendí el ordenador, miré el correo y vi que tenía un comentario tuyo en mi blog la cara se me iluminó por la ilusión que me hacía. Te escribiré tranquilamente por correo pero antes de ello te mando un abrazo enorme y que sepas que si digo cosas buenas de ti es porque es lo que te mereces, hiciste muchas cosas con todos nosotros y te adelantaste a tu tiempo. GRACIAS.

    Un abrazo, Montse

    PD: Tu hijo Rafa que en aquellos años era “Rafita”. Serán ya todos grandísimos, me acuerdo de Jaime, Rafita, Ana y otro pequeño que nació que no recuerdo su nombre. Hablamos en privado, abrazos fuertes.

    Comentario por Montse — 11 enero 2011 @ 10:02 pm | Responder

  11. Me encanta simplemente creo que eres muy soncera y promfunda y creo que lo que haces de escribir este tipo de cosas viene estupendo y espero poder seguir disfrutando de estas increibles historias … Yo recuerdo muchas cosas tambien de mi vida pasada .. y q podria volver a ser la niña que era no que ya eh crecido y cometiendo errores una y otra vez en fin muchas gracias por estar aquie enserio creo que eres increible . Feliz 2012!!

    Comentario por Nuria — 3 enero 2012 @ 5:56 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: