Cosas de la vida

21 noviembre 2009

Las memorias de Manu

Filed under: Educación,General,Psicología — Montse @ 12:53 pm

Hoy es Manu quien tiene la generosidad de compartir con todos nosotros y nosotras sus memorias. Manu es un chico espontáneo, cariñoso, atento, colaborador,  trabajador, inteligente, pícaro, irónico, revoltoso y divertido. Un chico encantador que es una gozada tener como alumno y que, si no me equivoco, en el funturo tendré como amigo.

En el dibujo de la izquierda, Mafalda y su amigo Miguelito están conversando sobre Cosas de la Vida y yo he elegido ese dibujo porque espero que, cuando pasen muchos años, Manu y yo sigamos manteniendo de vez en cuando esas conversaciones sobre la VIDA  que ahora mantenemos, ya sea a través de una carta, de un e-mail, del Tuenti, del Siestta, de un blog o de lo que para entonces esté por venir. Manu cuando pasen los años espero recibir alguna carta tuya parecida a ésta que Miguelito le escribe a Mafalda:

Os dejo ya con las memorias de Manu que dicen así:

Querida Montse:

Como verás te escribo a mis 65 años para contarte mi vida, todos los sucesos que me han pasado, los lugares en los que he estado, las personas que he conocido… Como llevamos mucho tiempo sin saber de nosotros, he decidido contarte todo desde el principio.

Nací un día de diciembre de 1992, me críe en una familia sana y trabajadora. Mi infancia fue un infancia normal, como la de cualquier otro niño, rodeado de muchos niños con los que viví momentos muy divertidos. Fue una etapa inolvidable y ójala nunca se hubiera acabado ya que tengo muchos recuerdos de esas noches de verano al aire libre.

El instituto fue interesante, conocí a mucha gente con la que hoy sigo teniendo relación (con los que están vivos claro) aunque confiar plenamente sólo confío en 3 ó 4 personas.

Al acabar la PAEG (Prueba de Acceso a los Estudios de Grado) fui a estudiar medicina a la Universidad Complutense de Madrid, me apasionaba ser médico, tratar a la gente, poder ayudarla… Durante la facultad hice amigos pero, como sabes, las amistades van y vienen. El último año de carrera fui de Erasmus a un pueblo al lado de la Toscana. Fue una experiencia muy importante en la que crecí mucho como persona.

Al acabar la carrera hice el MIR en el 12 de Octubre, especializándome en medicina interna y patologías anómalas en la Autónoma de Madrid. Cuando cumplí los 28 oposité y me dieron plaza en el 12 de Octubre. Ese momento fue nuevo para mí: los pacientes, los compañeros, la vida…

Conforme fueron pasando los años fui ascendiendo de puesto: primero fui a Londres, como director de urgencias, puesto del que fui despedido por quejarme y denunciar las malas condiciones del hospital. Más tarde, a los 38 años, me ofrecieron un puesto de trabajo en un laboratorio privado de Brooklyn, allí me dediqué a investigar el genoma humano y entre varios especialistas descubrimos la cura de varias enfermedades genéticas. Esa estancia mía en Nueva York duró aproximadamente 4 ó 5 años.

Al año siguiente decidí tomarme un año sabático para viajar alrededor del mundo: Marruecos, Francia, Holanda, Turquía y Australia. Fue un año lleno de emociones y sensaciones nuevas en el que conocí a mucha gente y descubrí culturas distintas de las que aprendí muchísimo. Al acabar esta magnífica etapa estuve en la facultad de Navarra dando clases magistrales de microbiología.

Hacia el 2040 decidí dar un giro a mi vida, tomé una importante decisión y ello me llevó a vivir el período más gratificante de mi vida. Me fui a Etiopía con Médicos Sin Fronteras para ayudar a esas pobres familias muertas de hambre sin nada que echarse a la boca, sin casa, sin vida y a esos niños huérfanos que necesitan cariño. En Etiopía aprendí muchas cosas sobre la vida, esta experiencia te deprime y entristece pero, a la vez, te reconforta y te ayuda a comprender que los lujos de los países desarrollados son prescindibles.

Mientras estaba en Brooklyn ahorré el dinero suficiente para construir un centro hospitalario pequeño para que aquellos niños fueran atendidos y cuidados y no se murieran sin más, allí recibieron vacunas, cuidados y educación.

Actualmente, a mis 65 años, vivo en una pequeña isla de Grecia, en una casita al lado de la playa, feliz en mi soledad.

Respecto al amor, sabrás que nunca me he casado, soy una persona que piensa que el amor es prescindible en esta vida según como te la programes y sean tus preocupaciones y aspiraciones. Eso sí, adopté a una niña hindú que me ha acompañado a todos los viajes y me ha ayudado en todas mis tareas. Hoy día es asistenta social y tiene un niño de 7 años.

Montse, aquí tienes un breve resumen de mi vida, espero que estés orgullosa y que volvamos a vernos muy pronto.

Te quiere, Manu

Manu, como te he dicho muchas veces, el aprecio y la admiración son siempre mutuos, así que sólo tienes que poner un espejo en tu corazón para ver reflejado todo lo que siento por ti. Espero que la vida te dé todo lo que te mereces, sé que serás un médico extraordinario porque sabrás capaz de mezclar con maestría la profundidad del conocimiento especializado con la sencillez de la cercanía y del ser campechano.

Manu, sigue revolucionando el mundo y no olvides nunca que la mejor revolución consiste en utilizar tu preparación y tu conocimiento no sólo para mejorar tu vida sino también para mejorar la vida de todos los seres humanos, ésa será tu REVOLUCIÓN.

Un abrazo enorme, Montse

Anuncios

6 comentarios »

  1. […] a una compañera profesora curando el pequeño rasguño que un alumno se hizo durante el recreo. El cariño, cordialidad, delicadeza, entrega y simpatía con que el joven fue atendido representa la imagen de […]

    Pingback por rafaelrobles.com Vida de profesor » La educación moral. Propuesta alternativa para la educación del carácter — 21 noviembre 2009 @ 1:36 pm | Responder

  2. Montse!! ya las he leído, gracias por todo lo que has puesto y por la prisa que te has dado. Sobran las palabrass!!

    Comentario por Manu — 21 noviembre 2009 @ 6:13 pm | Responder

  3. Un alumno digno de su profesora. Inteligente, sensible, solidario y lo que más me ha gustado, que a su edad sabe perfectamente que hay muchas cosas prescindibles sin las que se puede vivir, a pesar de todo el aparato consumista.
    Besos, Montse.

    Salud y República

    Comentario por RGAlmazán — 21 noviembre 2009 @ 7:02 pm | Responder

  4. Rafa Robles, gracias por el Pingback.

    Manu, nunca sobran las palabras, creo que en la vida damos demasiadas veces las cosas por supuestas, especialmente cuando se trata de decir las cosas buenas que sentimos y quizá la vida sería un poquito mejor si nos esforzáramos por decir eso que creemos que se sabe de sobra.

    Rafa, sí, Manu es un chico excelente, como ves todavía hay y creo que siempre habrá corazones comprometidos.

    Un abrazo a los dos, Montse

    Comentario por Montse — 22 noviembre 2009 @ 8:59 pm | Responder

  5. jolinn!! Montse que me sacas los colores muchas gracias a los dos
    un abrazo.

    Comentario por Manu — 24 noviembre 2009 @ 10:59 pm | Responder

  6. Hola, Manu. Me llamo Ricardo y soy un profe de Gran Canaria amigo de Montse. Me ha gustado mucho el “relato de tu vida” y creo que son muy valientes decidiéndose a publicarlo. Te deseo que tu vida sea como la piensas y la escribes en tu relato: una vida estupenda y plena. Un saludo muy cordial.

    Comentario por Ricardo — 26 noviembre 2009 @ 10:08 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: