Cosas de la vida

12 octubre 2009

Las Memorias de Sandra H

Filed under: Educación,General,Psicología — Montse @ 7:51 pm

Soy consciente de que tengo que terminar mis memorias pero como últimamente ando un poco atareada y, además, no encuentro la inspiración necesaria para ponerme a terminarlas, he decidido aparcar dicha tarea un tiempo. Mientras llega ese tiempo, voy a ir publicando vuestras memorias, sólo la de quienes me habéis dado permiso, así que tranquilos/as.

Como Sandra H. fue la primera valiente que se atrevió a darme permiso para publicar sus memorias, empezaremos por ella. He de decir que sus memorias me han sorpredido gratamente. Sandra H. es una chica muy prudente que casi siempre elige como forma de participación la escucha. Y gracias a sus memorias, he descubierto en ella una sana rebeldía y unas ganas de cambiar el mundo que no suponía. La viñeta de la izquierda va dedicada a ella con mucho cariño, tratando de resumir esa necesidad de acabar con tópicos, de eliminar prejuicios y de cambiar costumbres que hay detrás de sus memorias.

Sandra H., éste es el tercer año que compartirmos clases y gracias al juego “Mis Memorias” he descubierto cosas de ti que ni imaginaba y que me han descubierto, además de a una Sandra estudiosa, responsable y educada que ya sabía que existía, a una Sandra rebelde, con ideas propias y con decisión. Me encanta haber descubierto esa parte de Sandra H. que no conocía y que me resulta muy interesante. Las memorias de Sandra H. dicen así:

Llevábamos sin vernos décadas, y es que nuestras vidas se cruzaron cuando sólo éramos unas crías y desde entonces no volvimos  a vernos. Sonia y yo nos conocimos en unas vacaciones en la playa y sólo nos veíamos para jugar. Cuando acabó el verano no nos volvimos a ver. Y quién nos iba a decir que más de 60 años después nos volveríamos a encontrar en aquella cafetaría de Socuéllamos. Nos pusimos a hablar de cómo nos había ido la vida un buen rato, primero me contó ella su vida y luego comencé yo.

Le conté que yo había crecido en Socuéllamos, le dije lo bien que se vivía en Socuéllamos y la abundante tranquilidad que hay allí. Y es que para mí es el mejor lugar del mundo para crecer por sus tradiciones y por su buena gente.

Pero en cuento crecías un poco y lo que te apetecía era pasar un fin de semana de fiesta, podía llegar a ser el pueblo más aburrido. Por eso había veces que mis amigas del alma y yo nos escapábamos a los pueblos de alrededor. Y es que con mis amigas he pasado los mejores momentos de mi vida porque son como mis hermanas, ellas siempre han estado ahí. Recuerdo aquellas interminables conversaciones o los días en los que el plan era no hacer nada o las discusiones por cualquier tontería.

Porque cuando pasas tan malos momentos como la muerte de nuestros padres, te das cuenta de quiénes verdaderamente son tus mejores amigas.

Sonia me dijo que ella sentía mucho no formar parte de ese grupo de amigas inseparables porque ella jamás tuvo algo parecido. Después ella me preguntó por mi familia. Yo le conté que la relación con mi familia había sido bastante normal, como todo en mi vida, aunque siempre he echado de menos más confianza por parte de mis padres. Porque yo nunca pude contarles las cosas que algunas de mis amigas les contaban a sus padres, sobre todo a mi padre que siempre fue mucho más serio y más exigente. Además, siempre choqué con él, no sé si porque somos muy diferentes o muy iguales.

Y en cuanto a mi vida amorosa, pues también de lo más normalita. De joven tienes unos cuantos amigos o más que amigos, unos que van a lo que van, cosa que nunca me molestó siempre y cuando fuese de mutuo acuerdo, los que sí me molestaban bastante eran aquellos chicos que te iban dando ilusiones para luego ni acordarse de ti. Y cuando me dio por asentar mi vida amorosa fue cuando conocí a un chico, amigo de un amigo, con el que tenía muchas cosas en común y al cabo de unos años nos fuimos a vivir juntos, sin boda ni formalidades, nunca me han gustado. Años más tarde, cuando a mi pareja le dieron ganas de tener niños, como yo no quería, tras varios intentos por arreglar lo nuestro, lo dejamos. Y ahí estaba yo, soltera otra vez, y es que disfruté la soltería lo máximo que pude hasta hoy.

Y en cuanto a mi vida profesional, siempre tuve muchas dudas, aún así me esforcé y estudié Biología especializándome en sanidad. Así fue como años más tarde conseguí un trabajo fijo en un banco de sangre que se encontraba en Madrid, donde siempre quise vivir por el ritmo de vida que lleva la gente, y ahora he decidido pasar los últimos días de mi vida en Socuéllamos.

Sandra, Gracias por compartir con todos nosotros y nosotras tus expectativas vitales y  reivindicar la posibilidad de vivir en un mundo en el que no estemos uniformados.

Ojalá que el paso de los años no sirva sólo para hacernos más viejos sino también para hacernos más humanos, más tolerantes y más autónomos.

Ojalá que en el futuro cada cual pueda elegir su modelo de felicidad sin presiones ni prejuicios.

Ojalá que para entonces una chica de tu edad no tenga ya que distinguir entre chicos y chicas en el caso de las relaciones amorosas porque para entonces la educación dejó de ser machista y retrógrada.

Ojalá que cuando llegues a vieja, el entorno no sirva para ahogar el desarrollo de una persona sino como plataforma de seguridad permanente.

Sandra, muchas gracias por tu generosidad y por tu valentía al ser la primera. Claudio y Bárbara también se han animado, a ver si cunde vuestro ejemplo.

Un abrazo, Montse.

Anuncios

8 comentarios »

  1. Ahí está: La inconfundible y, para mí, necesaria Sandra. La que, con sus más y sus menos, sus defectos y sus virtudes, te saca siempre una sonrisa de oreja a oreja.
    La verdad es que me alegro mucho, Montse, de que te hayas dado cuenta, aunque después de tres años (pero como dicen: nunca es tarde), de que Sandra no es sólo seriedad. Sino que detrás de esa muchacha seria, estudiosa y callada se esconde una persona alegre, simpática y, lo más importante, amiga. Amiga que es una palabra muy usual entre compañeros, pero muy pocas cumplen su función.
    Aprovechando esta publicación, que espero que lea Sandra, quería decir que a mí también me han sorprendido mucho sus memorias… La verdad es que dices muy pocas veces lo que sientes, pero cuando lo dices emocionas hasta a una roca ¡Hija mía! Sigue así por muchos años y, ya sabes, que el tiempo no te cambie.
    Un besazo enorme para Sandra, y como no, otro pa’ ti Montse. (:

    Comentario por Estefanía Salgado — 13 octubre 2009 @ 7:40 pm | Responder

  2. Estefanía, ¡qué alegría verte por aquí!, sabes que se te echa de menos en clase, ¿verdad? Bueno, si te animas, comparte con todos nosotros y nosotras tus memorias, sería una forma de tenerte cerca.

    Un abrazo, Montse

    Comentario por Montse — 13 octubre 2009 @ 9:54 pm | Responder

  3. Hola!! Por ser tu “amigo de recreos” (jajaja) te mereces un comentario mío que suena así:
    Eres una chica valiente y sincera sobre todo. A todos/as tus amigos/as les encanta tenerte a ti como amiga debido a tu forma de ser. Sigue así porque con tu sonrisa y tu buen humor haces y harás feliz a muchas personas.
    Un abrazo.

    Comentario por Clau — 14 octubre 2009 @ 8:52 pm | Responder

  4. perdona por el fallo:
    “…harás FELICES a muchas personas.”
    Otro abrazo :)

    Comentario por Clau — 14 octubre 2009 @ 8:54 pm | Responder

  5. Muy buenaas Sandraaa!! jajajj, de verdad que están genial! un besitoo

    Comentario por Mar (Gemela) — 15 octubre 2009 @ 5:18 pm | Responder

  6. Bueno, ya está bien que dé señales de vida por mis Memorias. Pues no sé muy bien qué decir, pero muchísimas gracias a ti Montse por esas clases inconfundibles y por tu forma de ser. Que me ha gustado mucho que te sorprendieran mis memorias porque yo las veo de lo más normales, pero será porque son mías. Bueno, besos y gracias

    Comentario por Sandra Herreros — 16 octubre 2009 @ 8:29 pm | Responder

  7. Hola, Sandra H. Soy Ricardo, un profe de Griego de Canarias y tutor este curso de un 1º. de Bachillerato de mi insti. Soy amigo de tu profesora Montse. He recomendado a los/as alumnos/as de mi tutoría que lean tus memorias. Estamos trabajando la inteligencia emocional y a mí me parece que has sido muy valiente publicando tu trabajo. Te deseo que te vaya muy bien 2º. de Bachillerato. Un saludo muy cordial.

    Comentario por Ricardo — 26 octubre 2009 @ 7:51 pm | Responder

  8. Muchas gracias Ricardo! Sí, Montse nos ha hablado de ti en alguna clase. Muchas gracias por haber leído mis Memorias y por recomendárselas a tus alumnos que espero que les gusten y que les sirva para algo.

    Comentario por Sandra Herreros — 30 octubre 2009 @ 9:04 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: