Cosas de la vida

29 septiembre 2009

Mis memorias (I)

Filed under: Amor,Educación,General,Personal — Montse @ 10:16 pm

Mis memorias es el título del primer trabajo que he propuesto a mis alumnos y alumnas de Psicología. Es una actividad que aprendí hace algunos años en una reunión de tutores y que, adaptándola a nuestros intereses y circunstancias, a veces propongo en mis clases. La actividad consiste en imaginar que cumplimos 70 años y hacemos balance de nuestra vida al mismo tiempo que se la contamos a alguien.

No creáis, no es nada fácil que los chicos y chicas acepten a la primera una actividad de este tipo, menos aún si dices que esas memorias las vamos a leer en clase, ahí es cuando empieza la protesta: ¡No, Montse, eso no!, yo hago el trabajo pero lo lees sólo tú – dice la mayoría. Entonces, me toca negociar  para convencerles de que sólo será posible crear un clima de confianza en la clase si todos y todas ponemos de nuestra parte y compartimos emociones, deseos e ilusiones. Les digo que es verdad que eso es un riesgo pero sólo el que arriesga gana. Les reconozco que mostrar nuestros sentimientos nos hace más vulnerables pero también  les hago caer en la cuenta de que nos abre caminos en la búsqueda de la felicidad. Una vez que han tomado conciencia del riesgo que entraña este tipo de actividades y han sopesado sus pros y sus contras, casi siempre acaban asumiendo el riesgo y poniendo cada uno/a de su parte para empezar a construir ese clima de confianza y bienestar que hará que las clases sean más fructíferas en todos los sentidos.

Después de unos días, y tras ir venciendo poco a poco sus primeras reticencias, el viernes pasado empezamos a leer en voz alta las memorias que han escrito (algunas son fantásticas, les he dicho que sería maravilloso compartirlas con más gente a través de este blog pero todavía no me han dado autorización para publicarlas, estamos en proceso de negociación y diálogo, veremos en qué queda).

Ayer, lunes, seguimos con las lecturas de la memorias. Creo que cada vez están más a gusto escuchando lo que sus compañeros y compañeras escriben, descubriéndose en facetas de la vida que habitualmente no se tratan en clase y reconociéndose en deseos, ilusiones y emociones que casi todos expresan en sus memorias.

He de confesar que en esta ocasión, además de la negociación y el diálogo, he tenido que ceder al “chantaje emocional”, pues aceptaron la actividad con la condición de que yo me comprometiera también a realizar mis memorias y a leerlas en clase. Así que, como hay que predicar con el ejemplo (y me gustaría que ellos y ellas también las publicaran en el blog), ahí van mis memorias:

Hoy, 31 de octubre de 2038, día de mi 70 cumpleaños, quiero aprovechar esta fiesta de despedida que con tanto cariño me habéis preparado para compartir con vosotros y vosotras lo que ha sido mi vida, una vida que he intentado vivir de forma auténtica y humana y en la que, además de mi familia, vosotros -mis alumnos y alumnas- habéis ocupado siempre un lugar destacado.

Como sabéis, nací un 31 de octubre, dice mi madre que nacer ese día no fue por casualidad sino porque mi abuelo Holofernes (su padre) se pasó todo el mes haciendo fuerza para que yo naciera ese día porque era el día Internacional del Ahorro y la entonces Caja de Ahorros de Cuenca  daba un premio a los niños y niñas que nacieran ese día. Así que nada, mi abuelo y yo nos empeñamos y ¡ganamos el premio!

De mi infancia apenas recuerdo nada, de hecho a veces lo he pensado y no recuerdo nada de mis hermanos, ni de los que eran mayores que yo ni de los que eran más pequeños. No sé qué explicación podría darse sobre el asunto, pero siempre me ha resultado muy extraña esa falta de recuerdos de las personas que finalmente han resultado tan importantes en mi vida. El único recuerdo que tengo de mi primera infancia es el venir de la escuela y sin subir ni siquiera a mi casa, quedarme en la tienda de mi madre sentada en un posete que había al lado de la puerta frente al mostrador. Recuerdo que me pasaba las horas muertas allí sentada mirando a las mujeres que iban a comprar y disfrutando de la compañía de mi madre. ¡Qué le vamos a hacer, siempre he sido una enmadrada y a día de hoy todavía no soporto tener que vivir en un mundo en el que ella ya no está!

Quizá porque pasé muchas horas en la tienda, heredé de mi abuelo y de mi madre la vocación por el comercio. Desde muy pequeña me gustó estar en la tienda, atender a las mujeres (¡casi nunca iban hombres a la tienda!) y compartir con ellas conversaciones, risas, penas, historias… Es más, si hoy no fuera profesora estoy segura de que sería comerciante, al fin y al cabo ambas profesiones comparten algo que a mí me apasiona: el trato con personas.

Otro recuerdo imborrable de mi infacia es lo que madrugábamos mis hermanos y yo el día de Reyes. Nos gustaba levantarnos muy temprano, casi de noche, para descubrir qué regalos nos habían dejado ¿los Reyes Magos?, ¿mi familia?, no sé, daba igual quiénes fueran, lo importante era que los regalos estaban ahí. Y de todos aquellos regalos, el que más me gustaba a mí era una especie de molinillo donde metíamos las figuritas de chocolate de Reyes Magos que todos los años nos dejaban. ¡Qué divertido y placentero era eso comer desde bien temprano figuritas de chocolate que previamente habíamos destrozado pasándolas por el molinillo!

Soy incapaz de seguir, dos son los motivos: 1) estoy un poco vaga y 2) las ideas se agolpan en mi mente y no consigo ordenarlas. En unos días lo vuelvo a intentar.

Hasta entonces, un saludo, Montse.

Anuncios

22 septiembre 2009

Porque os quiero

Filed under: Amor,Educación,Filosofía,General — Montse @ 10:28 pm

Cada año intento mejorar un poco los apuntes que ofrezco a mis alumnos y alumnas; por eso, aprovechando que este año no doy Filosofía en 2º de Bachillerato, decidí descolgar los apuntes para ir poco a poco retocándolos y mejorándolos en la medida en que pudiera. Pero como esta mañana me habéis pedido por favor que si podía colgarlos ya los tenéis de nuevo en el apartado de apuntes porque lo prometido es deuda, porque soy de palabra y porque os quiero.

Aprovecho también la ocasión para recomendaros dos blogs educativos de dos profes de Filosofía que os servirán de gran ayuda durante todo el curso:

          • Paco.PRoFeBLoG: El blog de Paco Tejero que es profesor de Filosofía en el IES Nicolás Salmerón de Almería.
          • La Lechuza de Minerva: El blog de Concepción Pérez García que es profesora de Filosofía y actualmente da clases en el CPEB Carlos Bousoño de Boul (Asturias).

Escudriñar bien ambos blogs, os aseguro que en ellos encontraréis  materiales muy valiosos para preparar la materia de Historia de la Filosofía de 2º de Bachillerato. Por mi parte, dejaré colgados los apuntes durante todo el curso y, además, prometo colgar las presentaciones que hicieron los chicos y chicas de 2º de bachillerato del año pasado y que creo que os pueden resultar muy útiles. En cuanto las tenga preparadas las cuelgo pero dadme un poco de tiempo porque la Psicología me reclama atención y dedicación y no quiero que se ponga celosa.

Un abrazo, Montse.

16 septiembre 2009

Chicos y chicas de 1º de Bachillerato B: Bienvenidos

Filed under: Educación,General,Personal,Tutoría — Montse @ 11:51 pm

Hoy, por fin, en el instituto había vida e ilusión; hoy, por fin, tenía sentido estar allí; hoy, por fin, estaban ellos: los chicos (alumnos y alumnas), sin cuya presencia el centro se vuelve aburrido, insípido y absurdo.  ¡Cada vez soporto menos estos días de septiembre en los que no hay diferencia entre ir y no ir al centro!  ¡Cuánta pérdida de tiempo! Pero bueno,  ése no es asunto mío, no ocupo ningún cargo político ni educativo que me otorgue responsabilidad al respecto y creo que a los/as que los ocupan no les gusta demasiado que una se ocupe de cosas que no son de su incumbencia. Así que voy a ocuparme de lo que sí me incumbe, más bien de lo único que ya me importa, que es lo que pasa en mis clases, lo que depende de mí.

El pasado jueves 10 de septiembre hicimos el reparto de materias y grupos por departamentos didácticos, en nuestro departamento -el de Filosofía- tratamos de hacer las cosas lo mejor posible, sin privilegios ni por antigüedad ni por situación administrativa. En mi caso concreto, este año daré clase de:

  • Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos a tres grupos de 2º ESO
  • Educación Ético-Cívica a dos grupos de 4º ESO
  • Filosofía y Ciudadanía a un grupo de 1º Bachillerato
  • Psicología a un grupo de 2º Bachillerato

Además, este año vuelvo a ser tutora después de dos años sin serlo (al menos oficialmente) y, por qué no confesarlo, me gusta serlo (espero que no cause esto demasiada extrañeza, es que pertenecer a las minorías es mi sino, jajaja). Y no sólo me gusta ser tutora, sino que después de ver hoy las caras de los chicos y chicas de 1º Bachillerato B (grupo del que me ha tocado ser tutora), creo que he tenido suerte. Me ha parecido un buen grupo, me he sentido a gusto en el aula y he percibido caras de satisfacción y de ganas de colaborar, lo que me ha hecho albergar altas expectativas.

Espero que mis expectativas se cumplan con creces y pasemos juntos un buen curso, como os decía esta mañana podemos hacer muchas cosas pero para eso tenemos que arrimar el hombro todos y todas. Desde ya espero vuestras propuestas y aprovecho para lanzaros mi primera propuesta: Como con la nueva Ley de Educación (LOE), no existe hora lectiva para la tutoría, ¿qué os parece que hagamos un blog de aula para la tutoría? Así podremos tener un espacio común para analizar problemas, hacer propuestas, resolver conflictos, debatir, etc., etc.

Ahora el turno es vuestro, ¿qué pensáis al respecto?, ¿qué nombre podríamos ponerle?, ¿qué apartados o categorías debería incluir el blog?, ¿qué funciones podría cumplir?… Chicos y chicas de 1º de Bachillerato B, desde aquí os vuelvo a dar la bienvenida al curso 2009/2010 y os animo a que colaboréis conmigo para hacer de este curso un estupendo concierto.

Un saludo, Montse.

12 septiembre 2009

El fin del verano

Filed under: Educación,General,Personal — Montse @ 9:49 pm

El fin del verano ha llegado a casa esta mañana cuando Ayo y Motita (Áureo y Montse, mi sobrino y mi sobrina mayores) se iban a Madrid, a su casa, a empezar un nuevo curso (4º y 2º de ESO respectivamente) que para mi familia significa un nuevo año de vida. Anoche, justo antes de irnos a dormir, me dice Áureo: ¡Ay tía Coque que mañana ya no voy a estar con el Martín, ni con la Elenita, ni con la Mafa (Mafalda, una Westy adorable), ni con todos! Y yo le dije: sí, mañana se acaba el verano, ¡qué pena! Entonces me dice Áureo: bueno a ti, en realidad, el verano ya se te acabó el día 1 porque desde ese día estás yendo al instituto. Y yo respondí: No, querido Ayo, mientras vosotros estáis aquí sigue habiendo verano.

Hace ya unas horas que la casa se quedó vacía, cada vez cuesta más despedirse de ellos (especialmente después de un largo período vacacional), se han convertido en unos maravillosos compañeros de vida con los que compartimos risas, viajes, conversaciones, fechorías, secretos, complicidades, juegos, riñas…

Cuando algo llega al final, nos damos cuenta de todas las cosas pequeñas que hemos dejado pasar sin disfrutarlas. Ya lo he comentado alguna vez, creo que en el blog de Andriu, los humanos somos tan “necios” que tenemos que vernos en una situación extrema para disfrutar de lo cotidiano. ¿Por qué no podremos disfrutar de lo cotidiano sin necesidad de que las situaciones sean extremas? Creo que deberíamos aprender a disfrutar de las cosas cotidianas y pequeñas que la vida nos brinda día a día. Y yo, que soy una eterna insatisfecha (“La Isi” me dicen en casa, porque si consigo una cosa en lugar de disfrutar de ella me planteo y si hubiera hecho lo contrario…), me voy a proponer como objetivo prioritario de cara al curso que empieza el siguiente: Aprender a disfrutar día a día de las pequeñas cosas de la vida.

Así que voy a empezar este nuevo curso con ilusión y ganas, sin ilusión no se puede ser profe creo yo. Y aunque los años te enseñan que la ilusión debes circunscribirla al recinto cerrado de tu aula porque más allá de ese recinto lo que triunfa es la apariencia, la palabrería, la demagogia y el oportunismo, la ilusión sigue siendo un ingrediente imprescindible para estrenar un nuevo curso. ¡Lástima que el paso de los años haya acabado matando a la ingenuidad, la ingenuidad y la ilusión hacían una mezcla fabulosa! Pero bueno, con o sin ingenuidad, lo que no puede faltar es la ilusión y en este inicio de curso, junto con la ilusión, traigo el objetivo de aprender a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida y si puedo tratar de ayudar a que mis alumnas y alumnos se inicien en dicho aprendizaje. Ya os iré contando cómo vamos avanzando.

Un saludo, Montse.

2 septiembre 2009

No hago otra cosa que pensar en ti

Filed under: Amor,Personal — Montse @ 11:47 pm

Mi apreciado Ortega define este estado como enamoramiento y afirma que el enamoramiento es un estado de miseria mental en que la vida de nuestra conciencia se estrecha, empobrece y paraliza. ¡Viva la imbecilidad!, ¿a quién no le gusta sentirse imbécil de esa manera?

Quizá me haya contagiado del virus de la imbecilidad y sería fantástico que tú también estuvieras afectado. Mientras tanto, sólo me queda la táctica y la estrategia del gran Benedetti

Un beso, Montse.

Blog de WordPress.com.