Cosas de la vida

14 febrero 2009

Amor (II)

Filed under: Amor,General,Personal — Montse @ 10:39 pm

El día 23 del pasado mes de enero escribía el post titulado Amor (I) y lo situaba en la categorías Personal y poemas de este blog. El título de dicho post tenía el apellido (I) porque en ese momento pensé que estaría bien escribir de vez en cuando sobre el amor, tema al que nadie permanece indiferente. Por eso, hoy este blog estrena una nueva categoría llamada Amor. No obstante, quiero dejar claro que el hecho de estrenar hoy la categoría Amor y el hecho de que hoy sea 14 de febrero son sucesos absolutalmente casuales. Sinceramente, para mí hoy es uno más de esos días que los grandes centro comerciales han inventado para el consumo siga siendo la esencia de la vida humana.

A partir de ahora, sea el día que  sea y por el motivo que sea, cada vez que me apetezca escribiré sobre el amor: una canción, una reflexión, un libro sobre el tema… En realidad, esto no es algo nuevo, en más de una ocasión he hablado de amor en este blog: una vez hablé de cosas mías, otra sobre ¿Amores imposibles o imposibilidad del amor? y, en general, este blog está impregnado del amor que siento por mis sobrinos/as y por mi familia en general, así que no se trata de nada nuevo. No obstante, hoy doy una paso más allá y adquiero el compromiso conmigo misma de escribir de vez en cuando sobre el amor (de ahí el estreno de una nueva categoría: Amor).

Hace unos años leí un magnífico libro de Ortega y Gasset titulado Estudios sobre el amor y para estrenar esta nueva categoría había pensado poner algunos párrafos de dicho libro que en su día me gustaron y que tengo subrayados (siempre subrayo las cosas que me gustan cuando leo libros que son míos). Lamentablemente no sé dónde está el libro, lo he buscado por todas las estanterías y nada, no aparece. Y lo de menos es el libro en sí (de hecho se puedo encontrar en internet fácilmente y de forma gratuita, aquí está para quien le interese). Lo que más me importa son las anotaciones y los subrayados que yo tenía en él, ahora tendré que leérmelo otra vez para saber qué es lo que me había parecido interesante. (Informo de que es un libro que hay que situarlo en su época porque tiene muchas afirmaciones machistas que hoy son inaceptables;  yo tampoco las acepto, me parece vomitivas, conste, ¡quien avisa no es …!).

Como os he dicho, el libro no está en mi casa, supongo que se lo habré dejado a alguien y no me lo ha devuelto. Voy a tener que anotar qué libro y/o película dejo y a quién para que pedírselo en caso de que no me lo devuelva. De todas formas, no hay mal que por bien no venga (pensamiento positivo que los estamos aprendiendo mis alumnos/as y yo en Educación para la Ciudadanía), volver a leerlo -más de quince años después- me servirá para entender cosas que en su día quizá no entendí, descubrir aspectos con los que discrepo y con los que en su día no discrepaba, etc., etc. Cuando lo lea, (tengo que conseguirlo en papel porque todavía me gusta leer en papel, lo siento) prometo compartir con vosotras/os las ideas que me hayan parecido más interesante.

Mientras tanto, aquí tenéis la canción titulada “El breve espacio en que no estás” interpretada por Pablo Milanés.

Os dejo la letra para que os detengáis en ella y reflexionéis sobre la concepción del amor que defiende. Dice así:

Todavía quedan restos de humedad, sus olores llenan ya mi soledad,
en la cama su silueta se dibuja cual promesa de llenar el breve espacio en que no estás.
Todavía yo no sé si volverá, nadie sabe al día siguiente lo que hará.
Rompe todos mis esquemas, no confiesa ni una pena,
no me pide nada a cambio de lo que da.

Suele ser violenta y tierna, no habla de uniones eternas,
mas se entrega cual si hubiera sólo un día para amar.

No comparte una reunión, mas le gusta la canción que comprometa su pensar.
Todavía no pregunté te quedarás, temo mucho a la respuesta de un jamás.
La prefiero compartida antes que vaciar mi vida,
no es perfecta mas se acerca a lo que yo simplemente soñé.

Esta canción nos habla de un amor que da sin exigir, sin esperar nada a cambio; de un amor no egoísta, no posesivo, quizá del amor auténtico. Hasta tal punto el amor del que habla no es posesivo que dice que prefiere compartirla con alguien más antes que no tenerla nunca. Sin embargo, no sé si este amor es posible en la vida real, los humanos somos más egoístas y al final el amor lo hacemos posesivo. El amor del que habla el protagonista de la canción es amor puro, es un amor extraordinario y quizá por eso es muy bonito para las películas, las canciones y la literatura pero tal vez imposible en la vida real.

O quizá es todo lo contrario, es un amor egoísta que sólo está para los ratos buenos pero que no quiere saber nada de los ratos malos, por eso no comparte ni una pena. No sé, esta última interpretación no la había visto hasta ahora, la acabo de ver mientras escribía este post. A lo mejor no es tan desprendido como parece. ¡Qué complicado es todo esto!, ¿verdad? Para que luego digan mis alumnos y alumnas que para qué sirve esto o lo otro o lo de más allá (en concreto ellas/os dicen que para qué sirve la Filosofía), como si sólo importara lo que sirviera. Pues el amor no sé si sirve o no para algo pero hace de la vida algo mucho más interesante y vivible.

Creo que por hoy ha sido suficiente, hasta la próxima. Un saludo, Montse.

Anuncios

Blog de WordPress.com.