Cosas de la vida

5 junio 2008

Lecciones de urbanidad

Filed under: Educación,Filosofía,General,Personal — Montse @ 10:15 pm

Hola, habitantes de la blogosfera, aquí me tenéis de nuevo abriendo mi alma, aún a riesgo de hacerme vulnerable. Como ya os habréis dado cuenta, la música me hace decir cosas que pienso y siento; es verdad que me valgo del talento de otros/as para decir mis cosas, lo que no significa que esas cosas no sean también absolutamente mías. Si algo valoro es la capacidad de pensar por una/o misma/o.

Os preguntaréis si mis ideales son llevados a la práctica. Confieso que lo intento, pero no soy perfecta. ¡Ya me gustaría a mí! No obstante, me siento satisfecha con mi forma de pensar y de actuar, aunque todo es mejorable, afortunadamente. Además, en esta -mi/nuestra- casa virtual os suelo mostrar mi parte positiva. Dicen los/as expertos/as que no es bueno para la estabilidad emocional insistir una/o misma/o en sus propios defectos (que los hay, por supuesto), pero para eso ya están las/os otras/os.

Vivimos en un mundo en el que no cuesta nada decirle a alguien qué hace mal, qué fallos tiene, dónde están sus puntos débiles. Por el contrario, cuesta demasiado decirle lo bien que hace algo, lo mucho que lo admiramos, lo mucho que trabaja, lo a gusto que nos sentimos con él/ella… Así que, permitirme que me quiera y sea generosa conmigo misma.

Cuando era más joven, sí que me importaba lo que otras y otros pudieran pensar de mí. Pero conforme ha ido pasando el tiempo he aprendido que únicamente debe importarme lo piensen de mí las personas que realmente valoro. Y menos mal que he aprendido a ignorar los juicios que otros/as que no son nadie en mi vida puedan hacer sobre mí, porque últimamente he tenido que experimentar en propias carnes que alguien que va de tolerante se permita el lujo de hacer juicios acerca de lo que le gusta o no le gusta de mí. ¡Alucinante!, ellos/as que son los/as tolerantes se permiten el lujo de juzgarme, de ponerme etiquetas; mientras que yo, que soy la supuestamente no tolerante, no me he tomado tal licencia y conste que podría decirles unas cuentas cosas porque tengo clarísimo el juicio que ellos/as me merecen. En fin, una/o demuestra lo que es no en lo que dice sino en lo que hace, de modo que los tolerantes que van por ahí haciendo jucios de valor que nadie les ha pedido demuestran lo que son.

Me hace gracia que me digan que tengo razón en muchas cosas de las que he dicho y digo pero que no les gustan mis formas. ¿A qué llaman formas?: ¿a ser cínicas/os, hipócritras, falsas/os?, ¿a dar puñaladas traperas?, ¿a decir una cosa en un foro y en otro su contraria si eso es lo más conveniente?, ¿a agachar la cabeza y firmar unos informes a sabiendas de que eso no debe ser así y otras compañeras están siendo perjudicadas por ello?, ¿a guardar silencio cómplice ante ciertas injusticias e ilegalidades claramente cometidas? Como dice Serrat: Corren buenos tiempos para la bandada de los que se amoldan a todo con tal de que no les falte de nada. Tiempos fabulosos para sacar tajada de desastres consentidos y catástrofes provocadas.¿Eso son buenas formas?, ¿esas son las actitudes que me ponen como ejemplo?

Pues, sinceramente, no me interesan. A mí me gustan más mis formas que las suyas y para mí lo importante es poder mirarme al espejo sin avergonzarme, es ser honesta conmigo misma y es ser fiel a mi propia conciencia. A mí no me importa parecer sino ser, yo sí quiero cambiar el mundo y actuar por convicciones y no por conveniencias. Ellas/os que, como dice Silvio Rodríguez, para darme un rinconcito en sus altares, me vienen a convidar a arrepentirme, me vienen a convidar a que no pierda, mi vienen a convidar a indefinirme, me vienen a convidar a tanta mierda, que se queden con sus buenas formas porque yo me muero como viví. Será que la necedad parió conmigo, la necedad de lo que hoy resulta necio: la necedad de vivir sin tener precio.

Estoy convencida de que para conseguir algo hay que quererlo y sobre todo no tener miedo a conseguirlo, atreverse a soñar, vivir a pecho descubierto y saber que no hay vida auténtica sin riesgo. Hay quienes prefieren quedarse con sucedáneos, a cambio de no arriegar. Yo, por mi parte, quiero sacarle el jugo a la vida, vivir a tope, atreviéndome a vivir conforme a lo que pienso, aunque ello implique más de un batacazo. Soy una persona que espero mucho de la vida, de las gentes, de las cosas; que no me conformo con lo que no me gusta y que lucho por conseguir aquello que me parece digno de ser conseguido. Detesto la cobardía, lo “políticamente correcto”, el oportunismo, los típicos y los tópicos. Es verdad que eso me hace vivir algunas decepciones pero también me hace vivir momentos auténticos, excepcionales, felices y los vivo a fondo, a pleno pulmón, sin miedo. Por eso me encanta la excelente canción del genial Serrat que da título a este post, a saber:

Cuya letra dice:

Cultive buenas maneras para sus malos ejemplos

si no quiere que sus pares le señalen con el dedo.

Cubra sus bajos instintos con una piel de cordero

que el hábito no hace al monje pero da el pego.

Muéstrese en público cordial, atento, considerado,

cortés, cumplido, educado, solícito y servicial.

Y cuando la cague, haga el favor de engalanar la boñiga

que, admirado, el mundo diga: ¡qué lindo caga el señor!”

Hágame caso y tome ya lecciones de urbanidad.

Tenga a mano una sonrisa cuando atice el varapalo.

Reparta malas noticias envueltas para regalo.

Dígale al mundo con flores que va a arrasar el planeta.

Firme sentencias de muerte pero con buena letra.

Dispare en nombre de Dios y mienta convincentemente.

Haga temblar a la gente pero sin alzar la voz.

Que a simple vista no se ve el charol de sus entrañas.

Las apariencias engañan en beneficio de usted.

Hágame caso y tome ya lecciones de urbanidad.

Cultive buenas maneras donde esconder sus pecados.

Vista su mona de seda y compruebe el resultado.

Que usted será lo que sea -escoria de los mortales-

un perfecto desalmado, pero con buenos modales.

Insulte con educación, robe delicadamente,

asesine limpiamente y time con distinción.

Calumnie pero sin faltar, traicione con elegancia,

perfume su repugnancia con exquisita urbanidad

Pues nada quien quiera entender que entienda y quien no entienda que no se preocupe, gracias por estar ahí. Un saludo, Montse.

Anuncios

7 comentarios »

  1. Montse, estamos deseando leer ese post que prometes. Mientras tanto nos quedamos con las buenas formas, o sea: yo no quiero cambiar el mundo, yo no conozco la legislación, yo …, yo …, yo … pero tú no tienes formas. Lo demás, como has dicho, sí que lo tienes: sí quieres cambiar el mundo, sí conoces la legislación y sí que añades valor. Tu trabajo, como decimos los economistas, genera Valor Añadido.

    Saludos !!!

    Comentario por Ramón — 5 junio 2008 @ 11:32 pm | Responder

  2. No tardes mucho en poner ese post que me muero de la desesperación. Menos mal que ya has aprendido a que lo que digan los demás de ti que te resbale. Sabía que cambiarias, eres una persona valiente, estable en tus pensamientos y como siempre te he dicho que nadie tenga que aguarte algo solo por el que dirán, eres sincera contigo y como no con los demás también y eso me gusta.

    Hay que vivir la vida a tope que esto no dura nada, por supuesto que siempre hay momentos buenos y malos también pero de todo tiene que haber si no menudo aburrimiento. Espero que sigas así de bien. Muchos besos y no cambies.

    PD: No tardes en poner el post ok? Más besos, Ana

    Comentario por Ana — 6 junio 2008 @ 12:51 pm | Responder

  3. Prefiero Tres Mil veces una mala forma que un mal fondo, un error valiente que una nada cobarde, una Montse así que el ejército de medradores y trepas insustanciales que reparten maldad allá por donde vayan. Un abrazo y mucho ánimo. Yo también espero ese post.

    Comentario por Juanjo — 6 junio 2008 @ 7:57 pm | Responder

  4. Pues yo también estoy deseandito leer ese post…

    Claro que las formas son importantes pero también, y sobre todo, lo son los matices: bajo lo correcto y lo polìticamente incorrecto se encuentran la rabia, la impotencia o la indignación, que, naturalmente, también tienen sus formas.

    Como también las tienen la hipocresía o el cinismo, aunque ellos no quieran saberlo. ¡Ánimo, valiente!

    Comentario por nata — 8 junio 2008 @ 4:37 am | Responder

  5. Ramón, Ana, Juanjo y Nata, gracias por vuestro apoyo. De todas formas quiero decir algo, una cosa es que no les gusten mis formas y otras es que tenga malas formas. Nunca jamás he faltado el respeto a nadie, nunca he abusado de mi poder ante los débiles, nunca jamás he sido maleducada. Ahora bien, sí soy enérgica, vehemente, clara, directa, y digo las cosas que pienso. Eso es lo que no admiten, y menos si eres mujer. Si un hombre habla claro, tiene iniciativa, es vehemente, decidido, exigente… es que es un hombre inteligente. Si eso mismo lo hace una mujer es que es agresiva y tiene malas formas.

    Por otra parte, me hace gracia que me diga eso alguien que precisamente no es el modelo de delicadeza y sensibilidad.

    En resumen, que no admito que yo tenga malas formas. Sí que no estoy preparada para el cinismo que reina en la sociedad de los adultos.

    Saludos y abrazos, Montse

    Comentario por Montse — 8 junio 2008 @ 11:34 am | Responder

  6. Mujer, eso está fuera de toda duda (por desgracia, no para todo el mundo), la educación de una Pedroche se percibe a kilómetros.

    Un abrazo, Montse

    Comentario por nata — 8 junio 2008 @ 3:48 pm | Responder

  7. buenas montse soy christian ¿que tal lo llevas?me han dicho que el examen en septiembre va a ser por evaluaciones , si es así , dime de que tendría que examinarme .Muchos Saludos para todos y que os lo paseis bien

    Comentario por christian — 31 julio 2008 @ 7:18 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: