Cosas de la vida

13 abril 2008

Sexismo = Injusticia

Filed under: Educación,Filosofía — Montse @ 10:24 pm

Hace unos días, gracias a Modus Tolens el blog de Otto Reuss, leía un artículo publicado en el diario El País sobre el sexismo existente en el “supuestamente” avanzado mundo de hoy. Dicho artículo lleva por título Ellos tienen apellidos; ella es Soraya y dice verdades como puños, a saber:

“¿Por qué al presidente del Congreso de los Diputados se le llama Bono y la nueva portavoz del Partido Popular es Soraya? ¿Por qué se ha escrito de ella que es “curva, muelle y blandita”? Por sexismo. Por la misma razón que una mujer es siempre mujer antes que profesional en el ámbito público y se utiliza para denominarla su nombre de pila. Muchos hablan de que todavía hoy existe un doble rasero para medir la valía de hombres y mujeres.

Desde los 26 años Soraya Sáenz de Santamaría es abogada del Estado. Algo que ya quisieran muchos de sus compañeros. Sin embargo, en los últimos días se ha hablado de su juventud y muchos analistas políticos y tertulianos de toda índole han destacado su aspecto físico y su ropa por encima de su capacidad profesional.

Es el último ejemplo. Muchas mujeres se enfrentan a diario a comentarios como esos que subrayan sus características femeninas y dejan en segundo plano su valía, lo que les obliga a poner sobre la mesa sus habilidades de manera incesante.

Las mujeres han alcanzado determinadas cuotas de poder. Han ocupado espacios públicos donde ya no se les cuestiona por estar pero sí se les señala con formas más sutiles. “Esta chica…”, “Soraya…”, “en una puesta de largo que vistió con una levita color crema…”….

Aún hoy, en el siglo XXI, la idea de autoridad y poder está vinculada al estereotipo masculino. El hecho de emplear el nombre de pila para hablar de una mujer o mencionar su aspecto es sólo una muestra. “La mirada que se dirige a las mujeres políticas no es la misma con que se observa a los hombres. Las expresiones tampoco son las mismas. No hay comentarios sobre cómo visten los hombres o como se peinan”, argumenta Fernández de la Vega. Esta mirada diferenciadora es, para Susana Camarero “un reflejo de que todavía existe un ramalazo de sexismo”….

Una vez más las mujeres tenemos que demostrar lo que a los hombres se les da por supuesto. Una vez más las mujeres tenemos que justificar lo que los hombres no hace falta que justifiquen. Una vez más se nos juzga más por nuestro aspecto físico que por nuestra valía profesional. Todo esto lleva consigo:

  • Que las políticas sean juzgadas por cómo visten mientras que nunca he oído un comentario acerca de qué corbata lleva el político de turno.
  • Que una mujer que tiene ideas propias y las defiende con seguridad y firmeza sea considerada una mujer agresiva pero un hombre en las mismas circunstancias sea considerado un hombre inteligente.
  • Que muchas veces para que una mujer consiga un buen puesto necesite ser inteligente, responsable, trabajadora y, además, estar buena (a veces vale sólo con estar buena) mientras que para un hombre el físico no es importante.
  • Que una mujer que se dedica en exceso a su trabajo sea considerada una mala madre mientras que un hombre que hace lo mismo sea considerado un excelente trabajador.
  • Que el valor de una mujer esté en su virginidad (como indica la foto expuesta más abajo).
  • Etc., etc., etc.

Si a todo esto añadimos que hay profesores/as de centros educativos (¿educativos?) que exponen sin pudor y quizá sin haberse detenido a analizar qué valores se están transmitiendo cuando se exponen sin más trabajos como éste:

sexismo

(Esta fotografía está obtenida en un centro educativo; en concreto, de una exposición de trabajos realizados por los alumnos y las alumnas y expuestos por algunos/as profesores/as. En ese mismo centro, se censuran ciertas canciones que critican el fascismo pero se permite colgar carteles como el expuesto. Insisto, centro ¿educativo?). En circunstancias como éstas, me doy cuenta de que todavía queda mucho por hacer y que voy a seguir aportando mi granito de arena para que esa pretendida igualdad de oportunidades (que no igualitarismo) esté cada día más cerca pese a quien pese. ¿Te unes a esta justa lucha?

Un saludo, Montse

Anuncios

5 comentarios »

  1. Estando en desacuerdo con muchos de tus posts, pienso que la fotografía que publicas (y denuncias) en este articulo es verdadera pornografía, y de la peor.
    Saludos

    Comentario por pierrenodoyuna — 14 abril 2008 @ 6:52 pm | Responder

  2. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que todavía nos queda mucho por avanzar. No obstante los progresos se van haciendo poco a poco; y para ello, la labor de los profesores es fundamental: no contribuye en absoluto la actitud de profesores que apuestan por el retroceso a la época de las cavernas (como demuestra la actitud del profesor que ha permitido dibujar ese cartel). Aunque también tengo que decir una cosa: me acabo de enterar que Sáenz de Santamaría se llama Soraya.
    ¡Un abrazo bien fuerte!

    Comentario por Enrique Lomas — 14 abril 2008 @ 9:51 pm | Responder

  3. Yo ya estoy unido, Montse. Hay que seguir trabajando en la tarea de alcanzar la igualdad. Un saludo.

    Comentario por Ricardo — 15 abril 2008 @ 8:41 pm | Responder

  4. Gracias Ricardo, sabía que contábamos contigo cosa que se agradece.

    Un abrazo, Montse

    Comentario por Montse — 15 abril 2008 @ 10:30 pm | Responder

  5. Estoy de acuerdo contigo, cómo no estarlo. Pero sólo por fastidiar discrepo de algunos de las consecuencias que enumeras:

    -Si no has oído hablar de cómo visten los hombres de la política es que no has leído ningún periódico ni visto la tele ni oído la radio en los días posteriores al debate electoral. Ya sé que esto es puntual, en general se critica la vestimenta femenina y eso no es justo.

    -Los empresarios cada vez buscan más a esas mujeres agresivas de las que hablas. Precisamente por el lastre de la diferencia de rasero las mujeres han tenido que demostrar mucho más que los hombres, entregarse mucho más a su trabajo y hoy en día los empresarios se han dado cuenta de que una mujer motivada trabaja mejor que un hombre.

    -Si piensas que para un hombre el físico no es importante no sabes nada de los procesos de selección. El físico es importantísimo para todos, aunque, bien es cierto que para las mujeres mucho más y, en general, a la hora de contratar se es más exigente en este aspecto. Algo injusto, en cualquier caso.

    -Por suerte los compromisos que cada conyuge adquiere con su familia y su trabajo están cambiando. Un hombre que desatiende a mujer e hijos no está bien visto. Aunque, como indicas, tradicionalmente no ha sido así.

    Saludos, Montserrat, siempre es un placer.

    Comentario por Lector — 23 abril 2008 @ 7:20 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: