Cosas de la vida

21 mayo 2007

Razones para ir a votar

Filed under: Filosofía,General — Montse @ 11:46 pm

Voy a aprovechar la excelente explicación que nos da Victoria Camps en su libro Los Valores de la Educación sobre la concepción weberiana de la política como argumento a favor de ir a votar el próximo domingo.

Max Weber en su célebre ensayo de 1919 La política como vocación, distingue entre la “ética de la convicción” o “ética de los principios” y la “ética de la responsabilidad” o “ética de las consecuencias”. La primera es la ética de los deberes absolutos y de los principios inflexibles, difíciles de adoptar por un hombre de acción, un político, que, luego, habrá de dar cuenta de sus decisiones. El dilema es grave, y Weber hace de él una exposición que roza la tragedia. Da a entender que la actividad política se hace incompatible con la ética. Si entendemos la ética como hay que entenderla, difícilmente podrá abrazarla el político sin arruinar su carrera. La ética nos ordena, por ejemplo, “no resistir el mal por la fuerza”, pero “para el político lo que tiene validez es el mandato opuesto: has de resistir el mal por la fuerza, pues de lo contrario te haces responsable de su triunfo”. “Ambas máximas son, dice Weber, radicalmente distintas y están en una contraposición irresoluble”. Es más, la ética, dice Weber, no sólo se opone a la guerra: la ética absoluta nos obliga a decir siempre la verdad, a confesar las propias culpas, a todo aquello, en suma, que un político que calibre las consecuencias debe medir y calcular.

Parece, según Weber, que si queremos obrar conforme a principios éticos hemos de abstenernos de participar en política porque –afirma- “todo aquello que se persigue a través de la acción política, que se sirve de medios violentos y opera con arreglo a la ética de la responsabilidad, pone en peligro la salvación del alma” ya que “la singularidad de todos los problemas éticos de la política está determinada sola y exclusivamente por su medio específico, la VIOLENCIA LEGÍTIMA”.

La radical oposición que se establece entre principios y consecuencias suele resolverse renunciando a la acción política que, desprestigiada como “pragmatismo más o menos cínico”, deja las decisiones en manos de otros, que estén dispuestos a “MANCHARSE LAS MANOS”. Pero, ¿es ésta la solución?, ¿qué hacer? Así llega Weber a un dilema trágico. Parece que al político no le queda otro remedio que optar por seguir fiel a sus convicciones éticas, o dejarlas de lado y atender a las responsabilidades políticas que no siempre podrá dominar ni subsumir bajo sus principios. Al político no le está permitido proclamar el “hágase justicia y que se hunda el mundo”. El político ha de responsabilizarse también de la salvación del mundo por miserable que el mundo sea.

No obstante, la disertación de Weber no acaba en ese final maniqueo y sin reconciliación. Weber acaba elogiando al político “maduro”, el que abdica de la política cuando el conste que ésta le pide es excesivo para sus convicciones éticas. El “político maduro” de Weber es algo parecido al político moral de Kant, el político para quien la última palabra la tiene la ética y no la política. Es, con palabras de Weber, “el que siente realmente y con toda su alma esta responsabilidad por las consecuencias y actúa conforme a una ética de la responsabilidad, y que al llegar a un cierto momento dice ‘no puedo hacer otra cosa, aquí me detengo’. Esto sí es algo auténticamente humano y esto sí cala hondo. Esta situación puede, en efecto, presentársenos en cualquier momento a cualquiera de nosotros que no esté muerto interiormente. Desde este punto de vista, la ética de la responsabilidad y la ética de la convicción no son términos absolutamente opuestos, sino elementos complementarios que han de concurrir para formar al hombre auténtico. Al hombre que PUEDE tener ‘vocación política’ “. Y acaba: “Es completamente cierto, y así lo prueba la Historia, que en este mundo no se consigue nunca lo posible si no se intenta lo imposible una y otra vez … sólo quien está seguro de no quebrarse cuando, desde su punto de vista, el mundo se muestra demasiado estúpido o demasiado abyecto para lo que él ofrece; sólo quien frente a todo esto es capaz de responder con un ‘sin embargo’; sólo un hombre de esta forma constituido tiene ‘vocación’ para la política”.

Valía la pena citar por extenso estos párrafos de Weber, absolutamente geniales y decisivos. Weber es la mejor expresión de la desesperanza ante una situación que carece de solución definitiva y satisfactoria. El ser humano es capaz de pensar y tener principios éticos, pero no es capaz de aplicarlos en toda su pureza. Su actividad será, así, la de la constante insatisfacción ante una realidad inhumana y mísera. Insatisfacción que, pese a todo, le permite agarrarse a un “sin embargo”, a la esperanza por mejorar nuestra realidad insatisfactoria.

Así las cosas, creo que debemos ir a votar el próximo domingo. Es cierto que el mundo no es como debería ser, es verdad que l@s polític@s no se comportan siempre como deberían comportarse, parece claro que la política actual está más cerca de la Economía que del noble arte de gobernar en que debería consistir la verdadera Política (inseparable de la Ética, por supuesto)… Pero, ¿qué hacer frente a esta realidad?, ¿cruzarnos de brazos?, ¿dar la espalda a la realidad?, ¿no hacernos cargo de las consecuenicas? Las buenas intenciones no bastan, hemos de hacernos cargo de los hechos, así que VOTEMOS.

Un saludo, Montse

 

 

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: