Cosas de la vida

15 abril 2007

¡¿Son conscientes de lo que están diciendo?!

Filed under: General — Montse @ 10:18 am

Cada vez que en una reunión de evaluación, ante un problema de aprendizaje de un alumno o alumna, se propone como solución que se busque un profesor o profesora particular se me hace un nudo en el estómago. ¿De verdad creen que ésa es una solución aceptable? ¿Qué pensaríamos de un médico o médica de la sanidad pública que nos propusiera como remedio para solucionar nuestro problema que acudiéramos a la consulta privada de otr@ especialista?

Luego se nos llena la boca de profesionalidad, pero este tipo de propuestas, a mi jucio, no tienen nada de profesionales. Pero no sólo eso, ¿dónde está nuestro amor propio?, entendido en su acepción más sana. Sinceramente, ¿no se nos cae la cara de vergüenza cuando le decimos a un padre o a una madre que es necesario que pague a un profesor/a particular para que su hij@ consiga alcanzar los objetivos del curso?

Por último, además de ser una propuesta no-profesional, es una propuesta elitista y discriminatoria, porque ¿qué pasa con los chicos y chicas que no pueden permitirse el lujo de pagar un dinero extra para algo que la educación pública debería cubrirle? ¿O es que ese chico o chica no tiene exactamente los mismos derechos que el/la que sí se lo puede permitir? Claro, quizá ésta sea una forma sutil de hacer que permanezca el orden establecido, las personas de primera y de segunda. ¡Vaya educación! Y luego se habla de educación en valores. Pues educar en valores, no es decir cuatro tópicos los días típicos. La educación en valores se lleva a cabo todos los días y se transmite a través de nuestros actos cotidianos. No olvidemos que nuestras acciones llevan implícitos muchos valores.

En fin, como de costumbre, no entiendo nada. ¿Alguien sería tan amable de explicármelo? ¡Qué ingenua soy! Sigo demandando cosas que a casi nadie interesan, y empiezo a pensar que a los responsables de la EDUCACIÓN menos todavía, ¿será que no es importante lo que planteo?

Un saludo, Montse

Anuncios

15 comentarios »

  1. El caso es pasarse la patata caliente de un@s a otr@s y hacerlo rápido para evitar quemarse no vaya a ser que la tenga que pagar yo.

    No hay más explicaciones, a nadie interesa realmente.

    Saludos

    Comentario por Ramón — 15 abril 2007 @ 1:07 pm | Responder

  2. Estoy completamente de acuerdo con tu post.
    Eso pasa en todas las partes, siempre hay algún profesor/a que busca la solución en el profesor particular…
    Es inaceptable en un sistema público como bien has explicado y también en uno completamente privado: en este último caso, ¿para qué pagan los padres?

    Lo que está claro es que el profesor particular es la respuesta a algo que no está funcionando en el aula: la atención individualizada (muchos alumnos… poco tiempo… lo que queráis, pero al final el que paga es el chaval.).
    Buen post.

    Comentario por Javier García Calleja — 15 abril 2007 @ 8:39 pm | Responder

  3. En nuestro centro, hemos encontrado una solución a este problema. Este curso está en experimentación. Se trata de ofrecer clases individualizadas -“enseñanza asistida”, lo llamamos- en horario no lectivo, pero en el mismo centro. Se trata de una propuesta integrada en un Plan de Mejora de la Educación, en el que participan varias instituciones.

    No tenemos todavía estadísticas, pero sabemos que los alumnos que asisten están contentos con sus progresos.

    Comentario por Lu — 15 abril 2007 @ 10:18 pm | Responder

  4. Los profesores somos gente honrada y profesional, estamos libres de toda sospecha. Si un alumno no aprende, en primer lugar,la culpa es suya, o de la familia o, en última instancia, del sistema. Así que ya está buscando a alguien que le de clases particulares. He oído un anuncio en la radio de una megaempresa que ofrece profesores particulares para sacar el curso adelante. ¡Que trabajen ellos!

    Comentario por Víctor Cuevas — 16 abril 2007 @ 12:01 am | Responder

  5. La solución pasa por lo que dice Lu, refuerzos en el cole. Así son gratis, tienen relación con lo estudiado y no pasamos el problema a otros. Esto de las clases particulares viene por un mal planteamiento: decimos “no llega”, luego necesita maás ayuda, en vez de plantear que no “hemos llegado” a explicárselo del todo. Es muy cómodo pasar responsabilidades fuera: las familias no colaboran, los niños no estudian, la sociedad no nos valora, la administración nos pide imposibles. Pero el que critique a un profesor…

    Comentario por laura — 16 abril 2007 @ 10:01 am | Responder

  6. Yo creo que el asunto es bastante más complicado, que estamos demasiado obsesionados con que todos los alumnos “lleguen” a lo mismo en el mismo tiempo, cuando es indudable que no todos avanzan a la misma velocidad. Que sea que “ellos” no lleguen o seamos “nosotros” los que no hemos llegado a explicárselo bien, es una buena pregunta, pero la que yo me hago es: ¿Por qué tienen que llegar todos “ahora”?
    Yo suelo hacerles la siguiente pregunta: ¿Cuántos de vosotros sabéis montar en bicicleta? Levantan la mano todos. A continuación: ¿A qué edad aprendisteis? A los 4, a los 6, a los 5, a los 9… Ultima pregunta: ¿Importa la edad a la que aprendisteis o importa que todos sabéis montar en bici?
    Si dijéramos que todos tienen que aprender a montar en bici a los 5 años, ¿cuántos se aburrirían porque podrían haberlo aprendido antes y cuántos suspenderían porque “no llegan” y, lo que es peor, odiarían montar en bici y no aprenderían nunca. ¿Por qué esa obsesión por poner plazos al aprendizaje?

    Comentario por da-beat — 16 abril 2007 @ 2:09 pm | Responder

  7. Esos que defienden los profesores particulares a primeras de cambio, o segundas o terceras, son literalmente unos SINVERGÜENZAS que ojalá que llegue el día que desaparezcan de las escuelas. Montse, una vez más, y afortunadamente ya van varias, muchas, totalmente de acuerdo. Me quedo con una sola duda: ¿El comentario de Victor Cuevas es irónico o no?
    Un saludo

    Comentario por Juanjo — 16 abril 2007 @ 9:10 pm | Responder

  8. Javier, al final el chaval paga, ésa es la realidad, pasen las leyes educativas que pasen siempre acaban pagando l@s de siempre.

    Lu, la experiencia que relatas me parece muy buena, ningún alumno o alumna tiene que pagar por esas clases, ¿verdad? ¿Quién las da? ¿Profes del centro? ¿Tiene reducción horaria por ello?

    Laura estoy completamente de acuerdo con lo que dices. Primero, que el apoyo sea en el mismo centro; y, segundo, que asumamos nuestra parte de responsabilidad y dejemos de echar balones fuera. Es curioso, ¿verdad? Los profes nos pasamos la vida evaluando pero casi nunca nos detenemos en evaluarnos a nosotr@s mism@s y reflexionar sobre los resultados que obtengamos. En fin…

    Juanjo ¿cuándo empezamos a trabajar juntos? ¿Dónde nos hacemos ese centro que pedía un día da-beat? Por cierto, lo de Víctor Cuevas yo lo entiendo como ironía. De hecho, como se me planteó la misma duda que a ti visité su blog y por lo que allí pone, estoy segura de que su comentario es irónico. De todas formas se lo podemos preguntar.

    Víctor, ¿tu comentario es irónico? Por favor, contesta.

    da-beat excelente comentario. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices, ahora falta que no te muerdan cuando planteas estas cosas. Te remito a un post de Ramón Castro clasificado en la categoría Vergüenza titulado “No entienden el concepto de igualdad”, es un caso real, lee los comentarios y verás.

    Gracias a tod@s por vuestros comentarios, con vosotr@s mi nivel de autismo se reduce. Un saludo, Montse

    Comentario por Montse — 17 abril 2007 @ 8:16 am | Responder

  9. Creo que los profesor@s que mandan a sus alumn@s a un profesor/a particular no se dan cuenta que están reconociendo, uno o que no quieren trabajar, o dos que no son capaces de cumplir con su misión, es decir que estudiaron una carrera para nada, parece que no tiene vocación.

    Comentario por laumoma — 17 abril 2007 @ 9:21 am | Responder

  10. […] en máquinas desperdiciadoras del poco oxígeno que le queda a este frágil planeta. Muertos están los profesores que renuncian a serlo, los que no conocen el otro lado del espejo (genial el post de da-beat), a los que la vida no les […]

    Pingback por Muertos « Efervescente2H — 17 abril 2007 @ 5:11 pm | Responder

  11. Estoy contigo Montse: a los padres de mis tutorías les recomiendo más lo contrario, que no gasten en vano el dinero en academias y que lo dediquen a implicarse más en la educación. La propuesta de Lu es un buen camino. En el centro en el que yo estaba el año pasado se creó la figura del ‘megatutor’ (no recuerdo el título oficial), un proyecto piloto en el que un profesor voluntario, por medio de una amplia reducción horaria, se quedaba por las tardes a ayudar en todas las materias a aquellos alumnos a los que se les había detectado unas carencias de atención ‘tutelar’ en sus casas. No tenían que ser chavales difíciles, simplemente estaban solos porque sus padres trabajaban, o bien eran un desastre a la hora de organizarse las tareas y en su casa tampoco los ayudaban. Creo que ése podría ser el camino. Pero supone inversión y ahí me han dado…

    Comentario por Antonio — 17 abril 2007 @ 10:04 pm | Responder

  12. ¿clases particulares?

    En este post afirman que es poco profesional recomendar clases particulares a los alumnos que no llegan a los mínimos poque aumenta las desigualdades y ahce que otros solucionen nuestros problemas de aula. ¿Qué alternativas veis? ¿Os parecen mal? …

    Trackback por www.docencia.es — 24 abril 2007 @ 1:18 pm | Responder

  13. Tal como están las cosas, después de tanta LOGSE, parece mentira que andemos todavía así. Recomendar a algún alumno que vaya a clases particulares no tiene porqué implicar que se está haciendo mal (de hecho, no se estará haciendo tan mal cuando sólo se recomienda a algunos, no a todos); puede ser sencillamente que necesita poner mucha más atención de la que pone en clase redeado de treinta compañeros y eso se consigue con un profesor para él solito. En cuanto a que no estamos acostumbrados a evaluarnos a nosotros mismos, por dios bendito, ¿no será al contrario, que estamos hartos de oir que hay que evaluarlo todo, todo, todo a costa de perder de vista evaluar lo principal que es si los nenes han aprendido lo que se supone que tienen que aprender?
    Recomiendo “Panfleto antipedagógico”, de Ricardo Moreno Castillo, para empezar.
    Saludos

    Comentario por Juan — 24 abril 2007 @ 9:56 pm | Responder

  14. Yo en algunos post he apuntado la idea de que la administración asuma estudios asistidos, tal como se está entendiendo el currículo y la práctica docente la mayoría que sale adelante lo tiene de pago o a nivel familiar.

    Comentario por Miguel — 2 mayo 2007 @ 11:41 pm | Responder

  15. Los profesores no siempre envian a sus alumnos a profesores particulares, sino son los padres de los alumnos los que creen en las soluciones fáciles, entonces ante una mala nota, ponen un profe en casa.
    Y los chicos toman el ejemplo, porque ese es el ejemplo, que otro te resuelva e problema por unos pesos, y obviamente, los que saben ver el negocio, lucran con eso y mucho.

    Comentario por profesoraparticular — 12 julio 2008 @ 2:45 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: