Cosas de la vida

4 abril 2007

Aquellas pequeñas cosas

Filed under: General,Personal — Montse @ 10:06 pm

El lunes pasado, Montsita y yo, nos levantamos temprano (temprano para estar de vacaciones, claro) para ir a comprar churros y comérnoslos en casa de la abuela Montse junto con Áureo y la tía Elena. Nada más levantarnos, Montsita y yo nos dimos mil besos, nos abrazamos y hablamos un rato. Recuerdo que le decía: Montse, estamos mejor que en un hotel de cinco estrellas, ¿eh?. Esto es vida tía Montse, me decía ella. Y después de verbalizar lo a gusto que estábamos juntas, nos fuimos a por los churros.

Éstas son las pequeñas cosas de la vida que no cambiaría por nada. Ni el mejor viaje, ni la mejor casa, ni el mejor coche, ni el mayor cargo, ni la cuenta corriente más grande, ni… son comparables con unos días de vacaciones en casa con mis adorables sobrin@s.

Sois lo mejor de lo mejor, como muchas veces os digo, no sé cómo podía vivir antes de que vosotr@s estuvierais en mi vida. Un beso, la tía Montse.

Anuncios

2 comentarios »

  1. Claro que hay muchas pequeñas cosas en nuestra vida que no cambiaríamos por nada, y que pienso que son las que aportan la verdadera felicidad. Anda que no tienes que disfrutar ni nada con tus sobrin@s, tenéis que dar gusto jeje. Bueno “tía feliz”, que disfrutes el último día de vacaciones que queda.
    Un besazo, Mari.

    Comentario por Mari — 8 abril 2007 @ 10:06 pm | Responder

  2. “¿Qué hago en este mundo? – pensó Ka -. Qué miserables parecen los copos de nieve a lo lejos, que miserable es mi vida…” El ser humano vive, envejece, desaparece. Pensó que él mismo por una parte había desaparecido, pero que por otra aún existía: se amaba a sí mismo, seguía con amor y melancolía el camino que tomaba su vida, como si fuera un copo de nieve. Su padre olía a afeitado, redordó. Y al mismo tiempo notaba aquel olor, los pies fríos de su madre embutidos en zapatillas cuando preparaba el desayuno en la cocina, un cepillo de pelo, el azucarado jarabe para la tos color rosa que le daban después de que se despertara tosiendo por la noche, la cucharilla en la boca, todas aquellas pequeñas cosas que componían su vida, la unión de todas, el copo de nieve…

    Extraído literalmente del libro “Nieve”, de Orhan Pamuk

    Un Saludo

    Comentario por pedro — 13 abril 2007 @ 1:42 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: