Cosas de la vida

25 marzo 2007

Nuestro deber legal y moral es educar a tod@s

Filed under: General — Montse @ 4:33 pm

Hace algún tiempo, Juanjo Muñoz autor del blog Efervescente2H, escribió el post titulado “¿Excluir para incluir?“. He decidido reproducirlo tal cual porque me parece excelente. Dice así:

No sé si sucederá en muchos institutos, pero por las noticias que me llegan me da la sensación de que se está convirtiendo en una práctica cada vez más habitual. Se trata excluir a los alumnos del centro con el pretexto de incluirlos después, tras un supuesto exorcismo de su antisociabilidad, que se produce, por arte de magia, fuera del contexto escolar. (Ojo: no hablo de mi instituto). Tiene las siguientes variables:

1. El alumno llega tarde a primera hora. Solución: que se vaya a su casa, o a dónde le parezca, si no trae la correspondiente autorización de sus tutores legales o directamente viene con ellos. Al parecer la puntualidad está por encima de los valores que podíamos haberle transmitido durante toda la mañana.

2. El alumno llega tarde a una clase aunque estaba en el instituto. Solución: no puede entrar, debe ir al aula para los excluidos, a la cafetería o pasear por el edificio del instituto o su patio. La puntualidad, nuevamente, aparece como el valor supremo, la llave de la Ética, si no es puntual es imposible enseñarle nada.

3. El alumno se comporta inadecuadamente durante una clase. Solución: expulsarlo de esa clase a cualquier recinto habilitado para los expulsados y bautizar eufemísticamente ese recinto de mil maneras. Rellenar un parte de amonestación y fuera: la sentencia está dictada. Ha molestado a sus compañeros es la gran excusa (pero lo volverá a hacer mientras no le permitamos seguir relacionándose con ellos).

4. El alumno reitera su mal comportamiento. Solución: Jefatura de Estudios o Dirección lo expulsa a su casa (o al menos fuera del centro) previo aviso a sus tutores legales. Toda una marca de “antecedentes penales”. ¿Cuántas veces habéis oído “hasta que no venga su madre o padre no vuelve a entrar en mi clase”?

5. El alumno que regresa de una expulsión vuelve a imcumplir tal o cual norma. Solución: la Comisión de Convivencia (otro eufemismo la mayoría de las veces) sentencia como Tribunal Supremo, porque además, en ella están representados distintos sectores de la comunidad educativa, y eso parece justificarlo todo. La sanción más habitual: expulsión de duración variable, exclusión por tanto, temporal, de su derecho a la educación.

O nos estamos volviendo todos locos o esta generalización de la exclusión temporal no tiene sentido. Si tan interesante creemos que puede resultar la educación para nuestros alumnos, si tanto creemos que les podemos aportar nosotros y sus compañeros… ¿A cuento de qué buscamos cualquier excusa para quitarlos de enmedio, para excluirlos? Y no me vale la idea de que impiden nada. Pretender que excluirlos es la mejor forma de poder incluirlos más tarde, pasados por el tamiz del arrepentimiento temeroso, es como creer que la mejor manera de aprender a conducir es saber hacerlo antes de ir a la autoescuela: que venga enseñado de casa, que aquí hay unos mínimos. La historia de la ciencia, de la música, de la humanidad, en definitiva, está llena de excluidos en los institutos que se incluyeron por su cuenta, sin contar con la ayuda de la escuela. ¿Cuánta delincuencia hemos creado o no hemos ayudado a evitar a base de excluirlos a las primeras o segundas o terceras de cambio? ¿Somos los únicos inclusores? ¿He leído demasiado de Foucault? Insisto: no hablo de mi centro.

Estoy totalmente de acuerdo con lo que expresa Juanjo y me pregunto si l@s profesores y profesoras queremos realmente que nuestr@s alumn@s progresen, alcancen los objetivos que nos hemos propuesto, mejoren… o queremos quitarnos problemas, hacer lo cómodo y seguir manteniendo el orden establecido que es quizá el que nos beneficia.

Yo creo que l@s profesores y profesoras tenemos la obligación legal y moral de educar a tod@s, pero para eso hay que creerse que la educación es la mejor forma de mejorar el mundo, y para esto último hay que creerse que un mundo es mejor cuanto más favorezca la igualdad de oportunidades (no el igualitarismo, ojo; ni tampoco el igualar a todos en un mismo nivel, sino sacar lo mejor de cada alumn@).

Os dejo algunas citas que, a mi juicio, definen muy bien cuál debe ser el espíritu de un/a profesional de la enseñanza:

Los hombres han nacido los unos para los otros; edúcales o padécelos”.

(Marco Aurelio)

 

Los maestros son los profesionales de la esperanza, los cuidadores del futuro. Cualquier pesimista, escéptico, desconfiado, desesperado debería ser excluido de la profesión. El maestro ha de tener confianza en la inteligencia, en las posibilidades del ser humano, en la posibilidad de alterar el porvenir. El maestro no es pasivo, ni acomodado, ni cobarde. Ha de ser bienhumorado, inventivo, resistente, optimista. En una palabra, sabio”.

(José Antonio Marina)

 

Como individuos y como ciudadanos tenemos perfecto derecho a verlo todo … muy negro. Pero en cuanto educadores no nos queda más remedio que ser optimistas, ¡ay! Y es que la enseñanza presupone el optimismo tal como la natación exige un medio líquido para ejercitarse. Quien no quiera mojarse, debe abandonar la natación; quien sienta repugnancia ante el optimismo, que deje la enseñanza y que no pretenda pensar en qué consiste la educación. Porque educar es creer en la perfectibilidad humana, en la capacidad innata de aprender y en el deseo de saber que la anima, en que hay cosas (símbolos, técnicas, valores) que pueden ser sabidos y que merecen serlo, en que los hombres podemos mejorarnos unos a otros por medio del conocimiento. Los pesimistas pueden ser buenos domadores pero no buenos maestros”

(Fernando Savater. El valor de Educar)

En fin, a ver si las cosas empiezan a cambiar, aunque para ello mucho me temo que hace falta algo más que un mero cambio de leyes. Pues algun@s han pasado por muchos cambios de legislación educativa pero parece que dichos cambios no han pasado por ell@s. Y como en este trabajo hagamos lo que hagamos todo está bien, incluso si un@ hace una cosa y otr@ su contraria… En fin, no entiendo nada, ¿pero la característica esencial de una ley no es su universalidad? Si es igual para tod@s, como es que cada un@ hace lo que le parece… ¡Ay, que alguien me lo explique, por favor!

Un saludo, Montse.

PD: Seguimos manifestando nuestro apoyo a la permanencia del

bachillerato en el IES Antonio Domínguez Ortiz de Sevilla, si quieres

apoyar esta causa justa infórmate aquí y fimar aquí.

 

Actualización 26 de marzo:

¡CONSEGUIDO! L@s chic@s del IES Antonio Domínguez Ortiz podrán seguir cursando el bachillerato.

 

Anuncios

10 comentarios »

  1. Absolutamente genial el post de Juanjo y tu posterior comentario. Evidentemente, aunque no parezca evidente para algun@s, la escuela pública tiene una función primordial que consiste en ser compensadora de las desigualdades. Aludir a que ciertos mínimos deben inculcarse en la “familia” y que a mí como profesor@ eso no me incumbe, es dejar a la lotería social el desarrollo de la dignidad humana, que por otra parte, nos ennorgullecemos de decir defender para tod@s. Es precisamente aquél o aquélla que ha tenido la desgracia de nacer en un entorno hostil, el/la que más necesita de la ayuda del Estado y de la sociedad. La instrucción pública, la asunción de la educación de los niñ@s y jóvenes como una responsabilidad del Estado, nació con la Revolución Francesa para poder dotar de sentido a las leyes que promulgaban la igualdad de todos los seres humanos. ¿Cómo vamos a ser iguales si se pretende excluir de la escuela -y con ello de la necesaria socialización, del reconocimiento, de las oportunidades que el conocimiento reporta, etc, todo eso que yo al menos sí que me creo que se consigue en la Escuela- a l@s que no se “merecen” el derecho a la educación porque esas familias que ESCOGIERON no han sabido transmitirles los mínimos que l@s maestr@s se niegan a enseñar?
    En definitiva, todo educador@ debe reflexionar sobre el valor de su trabajo. Si realmente valorásemos nosotr@s mism@s nuestra labor, a mi juicio esencial porque se conforman los seres humanos del futuro, y por ende, las sociedades del futuro, quizás dejaríamos de lloriquear y comprenderíamos que somos nosotr@s l@s que despreciamos nuestra labor al proclamar a los cuatro vientos que hay que excluir a ciert@s alumn@s. Ahora bien, nadie niega que esta labor es difícil y complicada, pero…
    Ojalá que mi hija se encuentre con maestr@s que quieran ayudarme en mi labor de conseguir sacar de ella lo mejor de ella misma. Porque para educar a un niñ@ hace falta una tribu entera. ¡Maldito individualismo y la falsa meritocracia que esconde!

    Comentario por Esther — 25 marzo 2007 @ 6:24 pm | Responder

  2. Hola, vengo aquí porqué sé que me comprenderás.
    ¡Quiero trabajar contigo! Deberíamos juntarnos los profesores que queramos enseñar y hacernos un instituto aparte o algo… Lo digo porque me acaba de ocurrir (hace escasos 20 minutos) lo siguiente:

    Estoy en la sala de profesores y llega un alumno para revisar un examen. Entró y lo estuvimos viendo, comentando cosas y tal. Cuando se fue, me dice otro profesor: “Oye, que los demás no tenemos que aguantar esas cosas. Podíais haberlo discutido en otro sitio”

    Hasta aquí totalmente de acuerdo, reconocí mi error y le pedí perdón, pero el siguió hablando y fue cuando la fastidió. Me dice, textualmente: “Que la sala de profesores es eso, para profesores, es el lugar que tenemos para evadirnos de los alumnos“.

    Comprenderás por qué me he acordado de ti. Imagino que este profesor estará todo emocionado porque se va a librar de sus alumnos más de una semana. Yo me he sentido como dices tú siempre, como un “bicho raro”, y me he venido a escribirlo.

    Y eso, que te apoyo. Seremos bichos raros, pero no estamos solos.

    Comentario por da-beat — 26 marzo 2007 @ 11:17 am | Responder

  3. Montse: es realmente deprimente que el post esté bien porque debería ser mentira todo lo que digo en él, pero me temo que no, y creo que irá a más. Precioso lo que añades. Esos que tienen que “evadirse de los alumnos” que cuenta da-beat se HAN EQUIVOCADO DE PROFESIÓN. Los alumn@s no son un problema, lo son ell@s. Es de ell@s de l@s que hay que evadirse.
    Un saludo.

    Comentario por Juanjo Muñoz — 26 marzo 2007 @ 2:47 pm | Responder

  4. Esther: como siempre brillante tu exposición, por eso no puedo aceptar que no podamos disfrutar de tus ideas en tu blog. Que la prepotencia y el abuso de poder no pueda contigo, QUE NO TE CIERREN LA BOCA.

    Da-beat: no sabes cuántas veces he imaginado la posibilidad de formar un instituto con profesores y profesoras que hablamos el mismo idioma, será que, como dicen, algun@s psicólog@s la imaginación es un mecanismo de defensa ante la frustración… Pero sí, esas cosas que cuentas pasan, si te callas eres una excelente compañera (pero te sientes una estúpida contigo misma por tragar con tan tremenda estupidez y traicionar tus principios) y si contestas eres lo peor de lo peor. Últimamente he optado por lo segundo, no me callo, hablo, fuerte y claro y a quien le moleste lo siento, pero hay que dejar bien claro que educar es otra cosa. Educar no es fácil, no es cómodo, es trabajoso; pero tenemos la obligación de hacerlo, por ley y/o por convicción. Quien no esté dispuesto/a a asumir lo que implica la educación que la abandone pero vale ya de victimismo, amargura, abuso y prepotencia. En fin, segurié sintiéndome un “bicho raro y malo” pero satisfecha conmigo misma. Gracias por tu apoyo no sabes lo que me reconforta.

    Juanjo: Lamentablemente describes la realidad, ojalá fuera ficción. Y lamentablemente en mi centro estoy bastante evadida, y porque no pueden más.

    Un saludo, Montse.

    Comentario por Montse — 26 marzo 2007 @ 3:27 pm | Responder

  5. ¡¡¡¡HEMOS GANADO MONTSE!!!!! MUCHÍSIMAS GRACIAS.

    Comentario por Juanjo Muñoz — 26 marzo 2007 @ 6:43 pm | Responder

  6. buaaaa ,buaaaaa,que mal esta el mundoooo buaaaa, buaaaaa,que malo los profes por favor a ver si nos pensamos mas las cosas que con pataletas de este tipo solo consegimos mas indeferencia de la que ya tenemos,la cosa esta asin o la tomas o la dejas pero sin gilipolleces,me dais asco

    Comentario por y que? — 19 abril 2007 @ 11:12 am | Responder

  7. ¿Por y qué? Leo bien el español, pero eso que escribes no sé qué idioma es, cobardía desde luego tienes para regalar. Gracias por darte asco, es un placer asquear a cobardes incultos, sean profesores o no. Ya lo hemos dicho en diferentes ocasiones. Hablo por mi blog: no lo leas, no nos haces falta.
    Un saludo Montse, no le hagas caso al tipo éste.

    Comentario por Juanjo — 19 abril 2007 @ 4:16 pm | Responder

  8. Siguen l@s cobardes insultando tras el anonimato. Cada un@ demuetra lo que es a través de cada uno de sus actos. Me encanta darte asco, no quiero tener nada que ver contigo. ¿Has pensado en dejar de visitar mi blog? Sería una buena idea.

    Montse Díaz Pedroche (Con nombres y apellidos, no como l@s cobardes).

    Comentario por Montse — 19 abril 2007 @ 11:54 pm | Responder

  9. Definitivamente tiene mucha razón, somos educadores y debemos agotar todos nuestros esfuerzos, sin embargo yo tengo un pequeño problema, ¿cómo hago para que mis chicos lleguen temprano, qué hacer con los que llegan tarde?, por favor si alguien puede ayudarme.

    Muchas gracias!!!!!!!!!

    Comentario por Jéssica — 14 marzo 2008 @ 3:13 am | Responder

  10. Hola, bueno, estoy de acuerdo con muchas cosas, y siempre está bien saber que hay educadores y futuros educadores que compartimos ciertas ideas.

    Precisamente yo ahora estoy de prácticas en un instituto público. Me dedico a ser pedagogo, entre otras cosas varias.

    Estoy elaborando un proyecto de intervención relacionado con aquellos alumnos que sistemáticamente están expulsados, o en el “aula de convivencia”, o mirando a la pared como zombis…

    Justo lo que habéis expuesto en ese artículo es lo que viene pasando en este centro, y supongo que en otros muchos. En fin, ahora no tengo mucho tiempo. Solo deciros que como decís, ser educador debe y puede implicar ser optimista y activo, y eso lo aplico a la idea de que educadores que hablemos un mismo idioma, pese a que diverjamos y debatamos, podamos llevar a cabo proyectos educativos en común.

    Hablo de escuelas alternativas al márgen del Estado, también de escuelas públicas, pues al menos conozco una en la que tras haber presentado el proyecto al defensor del pueblo (creo), les concedieron la posibilidad de trabajar juntos, y ahí están, intentando renovar la escuela. Así que ánimo!

    Mi sueño es lograr crear otro tipo de escuelas, otra Educación. Si la imaginación es un mecanismo ante la frustración, ¡viva la sabia natureleza que nos dota de mecanismos para evolucionar! Porque ante esa frustación que mucho pasamos, en lugar de ser fatalistas, somos soñadores, y gracias a que somos soñadores y optimistas, y a que podemos imaginar, otros muchos están llevando y han llevado muchos proyectos de escuelas alternativas y diversos proyectos reconocidos por el Estado a cabo.

    Ánimo.

    Mi mail es humpyelfilobobo@gmail.com

    Estoy creando una lista de correo en la que ir canalizando a educadores comprometidos con los que podamos sembrar semillas educativas… vientos frescos y limpios. Además, compartimos reflexiones, ideas, etc.

    Mandadme un mail a esa dirección y os agrego.

    la lista es pedagogialibre@googlegroups.com, pero si lo mandáis directamente a la lista, no llega, ya he probado.

    Salud y libertad!

    Comentario por Pedogogo — 2 febrero 2011 @ 12:46 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: