Cosas de la vida

11 junio 2006

"La lengua silencia y desprecia a las mujeres"

Filed under: General — Montse @ 7:20 am

Navegando en internet (parece la canción de los tam tam go, jajaja), en concreto, aprendiendo cosillas gracias a la excelente página de Lourdes Barroso (www.lbarroso.com), he descubierto un enlace (www.educarenigualdad.org) en el que he encontrado un artículo que habla sobre cómo la lengua perpetúa la discriminación y el no reconocimiento de las mujeres. Además, allí se defiende el uso de la @ como un recurso más para incluir a las mujeres (aunque se dice que no se debe abusar de dicho recurso, cosa que yo no comparto del todo). Como me ha parecido un artículo muy interesante, me permito el lujo de reproducirlo entero, recordando que está extraído de http://www.educarenigualdad.org/Dap_Noticia.aspx?NoticiaID=203
El artículo en cuestión dice así:

Meana: «La lengua silencia y desprecia a las mujeres»

domingo, 26 de marzo de 2006
La filóloga impartió una charla taller sobre sexismo lingüístico

La lengua discrimina absolutamente a la mujer, la silencia y la desprecia. No es neutral. Así de categórica se manifiesta Teresa Meana, prestigiosa filóloga y experta en lenguaje y género que esta semana se desplazó a la Isla para participar en unas jornadas feministas que organizó el Consejo Insular de la Mujer. Junto a Meana, intervinieron otras ponentes que, desde diferentes ángulos, abordaron la situación de discriminación que sufren las féminas.
M eana impartió un taller sobre Sexismo lingüístico en el que analizó las principales manifestaciones del sexismo y el androcentrismo en la lengua. Defendió que «transformando la lengua se transforma la mentalidad, y al retocar la mentalidad, se retoca la conducta». «La lengua no es neutral, al contrario, invisibiliza a las mujeres o bien les da un trato de menosprecio, de ciudadanas o sujetos de segunda, subalternas, propiedades o dependientes de los hombres», dice. Insiste en que «la mujer recibe un trato subordinado, frívolo, condescendiente, distorsionado y estereotipado». La lengua, sentencia esta feminista, «silencia a la mitad de la humanidad, a las mujeres».
Teresa Meana concreta el sexismo en dos efectos: el silencio y el desprecio. «Lo que no se nombra no existe». Considera que «la lengua tiene un papel crucial en la situación de inferioridad o de discriminación de las mujeres, y por ello es una herramienta imprescindible en la lucha por el cambio o, por el contrario, un obstáculo».
En las sociedades androcéntricas, afirma, «las mujeres no estamos, se nos condena al silencio, a la invisibilidad, a la no existencia, produciéndose un ocultamiento de la realidad». En la base del patriarcado «está el sexismo; el lenguaje impide ver la realidad».
los medios, «una lente de aumento»
Los medios de comunicación «no funcionan como un reflejo de la realidad, sino como una lente de aumento». Por ello, «tienen un papel central en el uso de la lengua, pueden oscurecer o iluminar», apunta Meana, quien cree que los medios tienen, en este asunto, «una doble responsabilidad».
corregir el enfoque androcéntrico
Reflexión. Para un uso no sexista de la lengua, Meana recomienda, en primer lugar, reconocer la importancia que tiene esta cuestión y después «pararse a reflexionar, antes de hablar o escribir, e intentar utilizar términos que engloben a las mujeres como genéricos reales, colectivos o abstractos».
Género. Otra posibilidad consiste en «usar el femenino y el masculino, uno al lado del otro, sin creer en ningún momento que el masculino puede englobar a los dos sexos», explica la prestigiosa filóloga. El masculino, aclara, «no es genérico, es masculino».
Creatividad. Reconoce que «la situación es todavía de absoluta creación, nos equivocamos a veces, pero pienso que si quieres nombrar a las mujeres, encontrarás siempre la manera, aunque es difícil porque se trata de deconstruir todo lo aprendido».
Icono. La @ es para Meana «un recurso más para incluir a las mujeres, un icono para una pegatina, un cartel o una pancarta, pero no para llenar un texto». Es, dice, «sólo un recurso del que tampoco se debe abusar». Esta mujer no cesa en su lucha por corregir el enfoque androcéntirco de la sociedad

Anuncios

14 comentarios »

  1. Me parece dificil de comentar.
    Te sugiero la lectura del siguiente artículo de Pérez Reverte:
    LA OSADÍA DE LA IGNORANCIA.
    http://www.xlsemanal.com/web/firma.php?id_edicion=1067&id_firma=2230

    Buen día.

    Comentario por Anonymous — 11 junio 2006 @ 9:29 am | Responder

  2. ¡¡Ufff!!

    Menos mal que hay una reconocida feminista que se acerca a mi idea del abusuo de la @. Desde que opiné sobre este asunto me sentía menos feminist@.

    Saludos a todas las feministas*. José Fernando.

    ——–
    Ojo, “saludos a todas las personas feministas”.

    ¿Excluía a los hombres del feminismo con el saludo original? (¡¡Peligro!!, pregunta con mala intención)

    Comentario por José Fernando — 11 junio 2006 @ 10:09 am | Responder

  3. Estimado José Fernando:
    Parece que haces una interpretación interesa del artículo de Meana, sólo resaltas lo que te interesa. Eso iba a hacer yo, iba a escribir sólo aquellas partes que me interesaban, como por ejemplo cuando dice: “la @ es un recuerso más para incluir a las mujeres”, pero no me ha parecido honesto. Por ello, he preferido escribir el artículo completo.
    Por otra parte, es verdad que dice que llenar los textos de @ puede resultar abusivo, pero dice otras muchas cosas sobre las que no has comentado nada, un poco parcial tu comentario, ¿no?
    Finalmente, cuando preguntas si excluías a los hombres del feminismo con tu saludo original. Pues depende, si con las te estabas refiriendo a personas, no; pero si con la te estabas refiriendo a mujeres feministas, pues sí. De todas formas, no ha estado de más tu aclaración para evitar malentendidos. Y recalco, creo que compartiendo en ello tu opinión, del feminismo no está excluíd@ nadie que considere que los hombres y las mujeres debemos tener los mismos derechos de derecho y de hecho.
    Saludos, Montse

    Comentario por Montse — 11 junio 2006 @ 12:03 pm | Responder

  4. Anónimo:

    Si te parece difícil de comentar, prueba a leerlo otra vez (o las veces que requieras)

    Por otra parte, ya conocíamos la postura de la real academia de la lengua en torno al uso del símbolo @, por lo que no tengo ninguna intención de que mi cerebro masculino quede exhausto de gozo leyendo a un señor que pertenece a esta organización

    Comentario por ramónhttp://www.ramoncastro.es — 11 junio 2006 @ 1:53 pm | Responder

  5. Ante la lectura recomendada del usario anónimo, quedo perpleja, anonadada y en el limbo. ¿Has leído algo del post de Montse? No tiene ni pies ni cabeza el recurso al artículo de Pérez Reverte.
    Cuando Gandhi animaba a la población hindú a desobedecer las leyes imperialistas y abusivas de la metrópoli, los jueces británicos lo condenaban una y otra vez por saltarse la legalidad vigente (hay muchos más ejemplos conocidísimos que creo no hará falta mencionar). Sin embargo, una cosa es la legalidad y otra la legitimidad.
    Y claro que la RAE no reconoce ni acepta el uso de estas normas (como el de otros tantos usos abstolutamente afianzados en los hablantes de lengua castellana), razón por la cual es más recomendable usar el diccionario de María Moliner la mayor parte de las veces que nos encontramos con dudas. ¿Tendrá algo que ver, además, el hecho de que la RAE esté compuesta en su gran mayoría por hombres (bastante conservadores, además)?
    En fin, negar que es necesario el uso de la @, a/o, o cualquier otro método que se nos ocurra para llamar la atención sobre el peligro de la invisibilidad, es tan absurdo como negar que vivamos en un mundo androcéntrico y machista (Y POR TANTO INJUSTO)
    ¿Por qué molestará tanto esta cuestión? ¿Será la igualdad sólo un derecho pero no un hecho? Los hombres, portadores hasta hoy de todos los privilegios, ¿no están dispuestos a perder la comodidad en la que viven? Sólo falta ya que empieces a quejarte porque te sientes acosado por esas “cuantas” que se creen tan dignas como los hombres…
    Lástima de mundo y lástima de valores que transmitimos.
    Un saludo, Esther.

    Comentario por Esther — 11 junio 2006 @ 2:04 pm | Responder

  6. Creo que para no herir la sensibilidad de aquellos a quienes les molesta la @, podemos proponer que cuando hablemos de ambos sexos utilicemos el femenino, y que a partir de ahora hagan ellos el esfuerzo de sentirse incluidos ….¿A ver que tal?.

    Gracias por tu refencia. Me alegro de haber servido de alguna ayuda.

    Comentario por lourdes barrosohttp://www.lbarroso.com — 11 junio 2006 @ 6:00 pm | Responder

  7. Cosas sobre el tema (sin organizar):

    No creo que mi cometario haya sido deshonesto, el artículo completo está a la vista de todos.

    ————

    Estoy de acuerdo en que “la mujer recibe un trato subordinado, frívolo, condescendiente,”. Pero al igual que “la mujer recibe un trato …. distorsionado y estereotipado», el varón también recibe un trato …. distorsionado y estereotipado. Aunque, aparentemente, el estereotipo del varón es más cómodo de asumir.

    —————-

    No acabo de creer en que:

    «la lengua tiene un papel crucial en la situación de inferioridad o de discriminación de las mujeres, y por ello es una herramienta imprescindible en la lucha por el cambio o, por el contrario, un obstáculo».

    ¿Hay algún estudio sobre otros idiomas menos sexistas que el español? ¿Es el ingés mos sexista? ¿es la sociedad anglosajona menos sexista?

    ————

    Estoy de acuerdo con su “Reflexión. Para un uso no sexista de la lengua”

    No es toy de acuerdo con esto.

    X Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe

    http://www.radiofeminista.net/oct05/10encuentro/notas/cuerpos_feministas.htm

    “La española Teresa Meana manifestó que sobre la incorporación de “trans” a los encuentros feministas no tenía una posición formada, sin embargo fue definitiva al decir que mientras a una mujer le moleste la presencia de hombres en los espacios del feminismo, estos deben quedarse afuera.”

    (Y, debería haber dicho varones no hombres)
    ———-

    He buscado en google feminist@ y no aparece. También he buscado feministo y aparece en tono despectivo.

    ———–

    ¿Humanista o feminista?

    ——–

    Decir “las feminitas” excluye al varón.

    Decir “los feministas” excluye a la mujer.

    Decir “las personas feministas” no excluye a ninguna (persona).

    Decir “los humanos feministas” no excluye a ninguno (humano).

    En estos casos, ¿quién excluye?, el que habla o el que interpreta el mensaje.

    ———

    Sería mejor decir “mujeres y varones” que “mujeres y hombres”

    Sería mejor decir “los humanos” que “los hombres”. O “los humanos se convertiría en un masculimo genérico a evitar como lo es hombre.

    ————–

    Estoy hecho un lio (y, ¿liando?) por eso dudo de la conveniencia del gran esfuerzo necesario para modificar el lenguaje y creo más en cambiar pequeñas actitudes, que pueden ser mucho más valiosas. Y esto no significa que menosprecie a quien use la @ o o/a, siempre que lo haga de forma sincera como tú. Y no por ser moderno o aperentar.

    Saludos. José Fernando.

    Comentario por José Fernando — 12 junio 2006 @ 2:28 am | Responder

  8. Para José Fernando:

    Tengo que empezar reconociéndote que estamos de acuerdo en lo fundamental y creo que sólo discrepamos en aspectos secundarios poco importantes. También te reconozco que hasta me ha hecho sonreír tu comentario, me ha hecho gracia todo lo que dices que has buscado y me ha parecido muy espontánea la expresión “estoy hecho un lío (¿y liando?). Así que te agradezco tu comentario y, en gran parte, lo comparto. No obstante, permíteme desmenuzarlo un poco, ¿vale?

    1) Tu comentario no me pareció deshonesto, simplemente recalcaste sólo lo que te interesaba porque apoyaba tu opinión. Yo misma estuve tentada de hacerlo, ya lo dije, ¿no?

    2)Estoy de acuerdo en que el varón también recibe un trato esteriotipado, esteriotipo que, además, nos perjudica a tod@s. Dímelo a mí, estoy cansada de no poder tomar ciertas iniciativas si no quiero que los varones se asusten. ¡Qué aburrimiento!, ¿verdad? Con lo divertido que podría ser todo. Así las cosas, no me gusta ni el esteriotipo femenino ni el masculino, pero no olvides que todo eso es machismo, tanto lo uno como lo otro, por eso hay que desterrar el machismo. Y, además, no olvides que ese machismo no sólo encorseta en un esteriotipo a los hombres y en otro a las mujeres, sino que en el caso de las mujeres, a su vez, las denigra, las maltrata, les corta las alas, no respeta sus derechos…

    3) Yo tampoco creo que lo de la lengua sea una herramienta crucial, simplemente es una herramienta más, porque no me negarás que la lengua transmite valores y los que transmite son los que han estado y siguen estando vigente. Sólo por curiosidad analiza ejemplos como coñazo y cojonudo, qué connotaciones tan distintas tienen, ¿verdad?

    4) Estoy en total desacuerdo con las feministas que manifiestan que los hombres no caben dentro del feminismo, ya sabes que mi concepción es otra, creo que en eso estamos completamente de acuerdo, ¿no? Por ello, nunca jamás defendería opiniones como la que citas de Meana, a saber: mientras a una mujer le moleste la presencia de hombres en los espacios del feminismo, estos deben quedarse afuera. Para mí el feminismo no puede discriminar porque entonces se convierte en algo tan injusto como lo que critica.

    5) Preguntarse “quién excluye, el que habla o el que interpreta” creo que es taparse los ojos ante una realidad histórica que es que las mujeres siempre hemos estado ignoradas, no hemos participado en las construcción de las cosas -en la construcción de la lengua, por ejemplo- por ello muchas de estas construcciones han olvidado a las mujeres. ¿Es tan grave cambiarlas? Las normas, y menos las que son producto de una convención, no son inamovibles, podemos cambiarlas, ¿por qué no las cambiamos? ¿Por qué no, a partir de ahora decidimos que en lugar de que el genérico sea el masculino el genérico sea el femenino?

    6) Para terminar, claro que hay que cambiar ciertas actitudes más importantes, pero como eso no está reñido con cambiar la lengua. Y, como además, sí que hay muchas personas a las que les escuece mucho el uso de la @ y que desprecian a l@s que la usamos y a l@s que usan o/a pues yo me empeño y usarla. Porque me pregunto, ¿por qué les molestará tanto?

    7) Te propongo hacer juntos un post sobre estas cuestiones, ¿qué te parece?

    Un saludo, Montse

    Comentario por Montse — 12 junio 2006 @ 9:21 pm | Responder

  9. Para Montse:

    Tengo que empezar reconociéndote que estamos de acuerdo en lo fundamental y creo que sólo discrepamos en aspectos secundarios poco importantes. También te reconozco que tienes michísima paciencia, no hay quién te altere, ni te descoloque, siempre aroba que te aroba. Y eso está muy bien, significa dos cosas, claridad de convicciones y grandes aptitudes para tu profesión. Así que te agradezco tu comentarios que, en gran parte, comparto. No obstante, como no me gustan los piropos, el autobombo, ni hacer comentarios que solo digan “estoy totalmente de acuardo”. Permíteme volver al ataque, a liarlo todo, ¿vale?. Tu después lo desmenuzas y deshaces los lios. Y es, que disfruto dándole la vuelta a las opiniones, buscándole el lado oculto a lo evidente. En resumen siendo una mosca cojonera, que espera no ser un coñazo.

    Respecto a la propuesta de hacer juntos un post sobre estas cuestiones, habrá que pensarlo, buscar tiempo, … De momento tu lo haces muy bien. Yo en verdad, estoy un poco confuso en estos temas, quizá por ser un varón educado por la sociedad como tal, y podría ser negativo para el discurso feminista (a que al final voy a estar de acuerdo en todo con Meana) que, además, tampoco me parece muy claro ni unánime entre las personas que se declaran feministas. Me conformo con hacer un poco de crítica, que nunca está de más, con el ánimo de aclararme y aclarar las ideas a machist@s y feminist@s

    Saludos. José Fernando.

    Comentario por José Fernando — 13 junio 2006 @ 1:11 am | Responder

  10. Querida Montse:
    Estoy dando vueltas por vuestros blogs y he visto en tu escrito el comentario de algunas personas, pero me ha sorprendido el de Ramón.
    Quiero al respecto comentar algunas cosas.
    He leído el artículo de Meana varias veces, Ramón. Yo vivo entre mujeres. Igual que tú, las quiero y las respeto. Y no me hace falta, para ayudarlas en lo que puedo y compartir con ellas ratos agradables, despreciar la Lengua Castellana. La hipótesis de Meana “la lengua desprecia a las mujeres”, podría ser el punto de partida para otro artículo cuyo título podría levantar (con toda seguridad) ampollas: “algunas mujeres desprecian la lengua” y no digo ya el título “las mujeres desprecian la lengua”.
    También conozco la postura de la RAE, como tú. Y es la que comparto, ¿pasa algo? ¿Algo que objetar? Lo único que puedes objetar es que no estás de acuerdo conmigo. Y ya está. Nadie es más que nadie. ¿Qué postura es más justa? ¿Cuál tiene más valor? No hay respuesta. La RAE tampoco es la ley. Pero ayuda.
    ¿Qué quieres que te diga? Yo tampoco me quedo exhausto de gozo con tus opiniones. Simplemente las leo. Y aprendo, aunque con perplejidad, pero voy aprendiendo. Unas cosas me gustan, otras no. Y tu comentario no me gusta. Tú tienes tus opiniones y Reverte y yo y más gente las suyas.
    Sé que me contestaréis porque la verdad es inherente a vuestra causa. La razón os acompaña. Los demás somos un falso espejo, retorcido, que distorsiona la realidad. Una cuerda desatada detrás de un abismo incomprensible.
    ¡Dios mío!, ¿existes?

    Comentario por Humo — 14 junio 2006 @ 8:46 pm | Responder

  11. Me acabo de dar cuenta, ¡¡horror!!.

    Mi hijo (15 años) en sus post emplea la @. Y desde antes de manifestarme contra las @.

    ¡No puede ser!, seguro que es cosa de sus maestros, tendré que ir a hablar con ellos ;)

    Saludos. José Fernando.

    Comentario por José Fernando — 18 junio 2006 @ 5:26 pm | Responder

  12. Estimado José Fernando:

    Ya sabes que los hijos y las hijas muchas veces tienen muchas cosas que enseñarnos, no? Así que nunca es tarde para aprender, jajajaja.

    Un saludo, Montse

    PD: Te aseguro que yo no soy su maestra.

    Comentario por Montse — 18 junio 2006 @ 7:27 pm | Responder

  13. ¿No os dais cuenta de que la arroba implica la sumisión de la mujer al hombre? En la @ la ‘a’ está dentro, rodeada, oprimida por la ‘o’. Es el último invento del patriarcado explotador que se va haciendo cada vez más sutil. Algunas feministas creen haber encontrado en la @ una salida a la discriminación lingüística, mientras que, en realidad, están perpetuando una visión de la mujer inferior a la del macho.

    Comentario por Topo Universitario — 24 junio 2006 @ 4:41 pm | Responder

  14. […] repetir, quien esté interesada/o en leer lo que en su momento traté de argumentar lo tiene en: “La lengua silencia y desprecia a las mujeres” y en El feminismo no es lo contrario del machismo. Lo dicho, yo no voy a repetirme. No obstante, mi […]

    Pingback por ¿Por qué la @ toca tanto las narices? « Cosas de la vida — 2 mayo 2008 @ 9:55 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: