Cosas de la vida

21 diciembre 2009

¿Qué es la Felicidad?

Filed under: General — Montse @ 1:29 am

Como dice Savater, ésta es una de esas preguntas imposibles, enormes, gigantes que todo ser humano se plantea alguna vez en su vida. Yo incluso diría que es una pregunta imprescindible en toda vida humana, una pregunta recurrente que aparece y desaparece en función de las circunstancias que en cada momento nos toca vivir. Y no sé por qué, o sí lo sé pero eso no importa, últimamente me he topado  varias veces con ella, bien porque yo misma me la haya hecho, bien porque alguien me la haya planteado.

Recuerdo, por ejemplo, cuando uno de los primeros días de clase de Psicología una alumna de 2º de Bachillerato me dijo que estaría muy bien organizar unas sesiones entorno a la pregunta ¿qué es la Felicidad?.  Poco después, llegó a mis manos el libro de Bertrand Russell titulado La conquista de la felicidad. Y, casualidades de la vida o intereses que focalizan tu atención, hace poco he llegado hasta el blog En la boca del Lobo del periodista Ramón Lobo y allí he encontrado un post cuyo título es Oportunidades de ser feliz.

Así las cosas, me he dicho a mí misma, de hoy no pasa, voy a intentar  dar mi propia respuesta a esta gran pregunta y, al mismo tiempo, voy a invitar a las personas que se asoman por esta casa virtual a que sean tan amables de dejarnos sus respuestas. ¡Ah!, también están invitados todos mis alumnos y alumnas de todos los cursos a los que doy clase (desde 2º de ESO hasta 2º de Bachillerato). Y, por supuesto, todos los alumnos y alumnas a los que no les doy clase sean del IES Fernando de Mena o de cualquier otro centro. (Un mensaje para  mis chicos y chicas: os invito amablemente a dejar vuestras respuestas, no vais a hacer que tenga que coaccionar, ¿verdad?, jajaja).

Como ya dijo Aristóteles en su Ética a Nicómaco, el fin último, la meta de todos los seres humanos, es la felicidad. Afirmación con la que al parecer estamos de acuerdo todas las personas, sean cuales sean nuestras convicciones. También echaremos mano de Aristóteles para explicar que la Felicidad es el Bien Supremo, el fin último, porque  siempre se quiere por sí misma y nunca por otras cosas, mientras que las demás  cosas las queremos para ser felices. Así lo dice nuestro filósofo:

“Consideramos perfecto lo que se elige siempre por sí mismo y nunca por otra cosa. Tal parece ser, más que nada, la felicidad, pues la elegimos siempre por ella misma y nunca por otra cosa”.

Sin embargo, a pesar del aparente acuerdo, no es una tarea fácil encontrar la respuesta a la pregunta ¿qué es la felicidad?. De hecho, hace más de ventiséis siglos que buscamos dicha respuesta y todavía no la hemos encontrado. Es verdad que existe un acuerdo unánime en considerar a la Felicidad como Bien Supremo o Fin Último pero, como el propio Aristóteles indicó en su momento, el desacuerdo aparece nada más intentar concretar cuál es el contenido de la felicidad: ¿es el placer?, ¿la riqueza?, ¿el lujo?, ¿el éxito?, ¿un poco de todo en su justa medida?, ¿nada de lo anterior? … Las respuestas pueden ser tan variadas como variados somos los seres humanos.

Pero como de lo que hoy se trata es de dar mi propia respuesta, vamos a ello. En primer lugar, quiero dejar claro que para mí esa respuesta no es una respuesta acabada y conclusa sino más bien una respuesta que voy construyendo y que, por lo tanto, mi respuesta hoy no es la misma que hubiera dado en el pasado ni tampoco la coincidirá con la que pueda dar en el futuro. Creo que la felicidad es algo que madura al mismo tiempo que maduramos nosotros. Quizá por ello, en mis años universitarios no me hacía feliz vivir en Madrid y ahora vivir en esa ciudad no sería un inconveniente para mi felicidad sino todo lo contrario. Además, creo que muchas veces no sabemos apreciar la felicidad y está a nuestro lado pasando desapercibida. Creemos que la felicidad tiene que ser algo extraordinario cuando la mayoría de las veces la felicidad está en las cosas pequeñas de la vida.

Pero, como sabemos, los humanos somos unos eternos insatisfechos y esa insatisfacción constante, que muchas veces es motor de vida, otras nos impide disfrutar de día a día de las cosas cotidianas de la vida que son las que al final nos dan la felicidad. Nadie nos enseña a ello, ¿verdad? Nos han enseñado los logaritmos y las integrales, el imperativo categórico de Kant, el PH y el aparato de Golgi, las subordinadas adjetivas y hasta el kernel de un sistema operativo. Pero nadie nos ha ayudado a aprender a disfrutar día a día de las Cosas de la Vida. Y es que, después de tantos siglos, todavía impera la dictadura de la razón que impusieron Sócrates y Platón. Y, no voy a ser yo quien niegue la importancia de la razón en los seres humanos, somos seres racionales, por supuesto, pero no sólo racionales. Además de la dimensión intelectual, está la dimensión afectiva y con esa dimensión tiene que habérselas cada cual como buenamente puede. Y a fuerza de ensayos y errores vamos aprendiendo y nos vamos construyendo.

Pero este proceso de construcción se alarga innecesariamente con ensayos y errores que acaban produciendo sufrimiento evitable. Y todo ello por habernos empeñado en descuidar la educación de la vida afectiva y por habernos empeñado en hacer depender esta tarea de la responsabilidad individual de cada uno, ¡con lo productivo que suele ser el aprendizaje cooperativo entre iguales! Creo que, después de tantos siglos, va siendo hora de empezar a enmendar errores, ¿no creéis?

¡Vaya, hace ya más de una hora que llegó la medianoche y casi ni he empezado a decir qué es para mí la felicidad! Se me ha hecho demasiado tarde, mañana tengo clase a primera hora y mis alumnos y alumnas se merecen que yo esté en plena forma, así que tengo que dejarlo aquí, pero seguiré. De momento, para no dejar todo en el aire, diré que para mí uno de los ingredientes de una vida feliz es el deseo de mejorar las cosas, el no conformarse con lo que es si nos parece que no debe ser, la protesta para al menos no ser cómplices con nuestro silencio. Lo canta Pablo Milanés, la vida no vale nada si en fin lo que me rodea no puedo cambiar


Aunque algunas veces nos decepcionemos, flaqueen nuestras fuerzas e incluso estemos hundidos, siempre hay que tirar pa’lante y seguir luchando por un mundo mejor. Y, como dice Fito en esta canción de cuando formaba parte de Platero y tú,  cantar nos ayuda a recobrar algunas fuerzas perdidas porque al cantar nos podemos olvidar de todos los malos momentos:

Hasta mañana, un abrazo, Montse.

About these ads

36 comentarios »

  1. Plas, plas, plas.

    Toda una tesis en felicidad (y aún no está acabada)

    Para la segunda parte me gustaría añadir varias cositas, apoyándome en la madre matemática, que es la mejor de las ciencias, para tratar de describir las cosas que no tienen explicación aparentemente real en el mundo de los humanos, al cual pertenecemos:

    1. La Felicidad no tiene nada de Trivial.

    2. Es un Teorema que sólo se cumple bajo ciertas condiciones muy complejas, pero cuando se verifica, el subidón de adrenalina es exponencial.

    3. Pero vamos, de felicidad, si alguien sabe eres tú y los que escribieron la canción para el anuncio de la ONCE (“Felicidad, que bonito nombre tienes, felicidad vete tu a saber donde te metes, …”)

    Hasta siempre y, cuando lo concluyas, avísame, que pasaré a leer para seguir aprendiendo.

    Comentario por Luis Miguel Iglesias Albarrán — 21 diciembre 2009 @ 1:59 am | Responder

  2. ¡Qué tema más interesante!

    Como se ha hecho ya muy tarde, en lugar de un comentario, os dejo una búsqueda de las charlas TED Talks que hablan sobre la felicidad (happiness). Muchas de ellas estás subtituladas en castellano.

    http://www.ted.com/search/index/q/happiness/page/1

    Espero que os gusten.

    Saludos

    Comentario por chelucana — 21 diciembre 2009 @ 3:09 am | Responder

  3. Soy feliz leyendo tus reflexiones, soy feliz sabiéndote como amiga, soy feliz riéndome con amigos como tú, soy feliz cuando intento disfrutar de cada momento de esta vida en la que estamos de paso, soy feliz cuando veo la ilusión en la cara de mis estudiantes… Estoy esperando la continuación de tu artículo, y eso también me hace feliz.

    Comentario por Ana — 21 diciembre 2009 @ 8:02 am | Responder

  4. Pues para no haber empezado a decir qué es la felicidad ya has esbozado toda una teoría. ¡Qué difícil es definirla! Sin embargo, sabemos y disfrutamos los momentos que son felices.
    Cuando sigas con el tema procuraré entrar más a fondo. De momento, te diré que estoy de acuerdo contigo en lo cambiante que puede ser lo que se necesite para ser feliz, en distintos momentos de la vida. Entiendo que la felicidad no es un estado, sino momentos, uno no puede ser feliz siempre, a pesar de que lo intente. Al igual que otros momentos anímicos hay que buscarla y cuidarla y echarle abono para que crezca y no decaiga.

    Salud y República

    Comentario por RGAlmazán — 21 diciembre 2009 @ 9:30 am | Responder

  5. Qué gozada de entrada, Montse.

    A mi humilde juicio, considero que el único denomidador común es el sentimiento o la sensación de felicidad, aunque cada cual lo manifiesta a su manera y, lo más importante, aunque a cada cual le hace feliz una serie de cosas que pueden incluso no ser “cosas de la vida”.

    Para entender la propia felicidad es fundamental tener en cuenta la cultura y el contexto en que está inmerso el individuo en cuestión y, para llegar a un común acuerdo sobre qué es la felicidad, debemos partir de ejemplos concretos ( a mí me hace feliz caracolear, a un miembro de la tribu Hoarorani le hace feliz masajear el pecho de su madre con barro) y centrarnos en los efectos que produce el agente de la felicidad en cada caso (caracolear y masajear el pecho de una madre con barro).

    Creo que es realmente saludable plantearse esa pregunta de vez en cuando para evitar que nos pase lo que tantas veces nos pasa, que caminamos sin saber hacia dónde. Caminamos con la actitud propia del buscador que no sabe lo que busca. Abordar la esencia de la felicidad puede ayudarnos a tener un objetivo vital porque una cosa está clara, sea lo que sea la felicidad, la felicidad hay que buscarla.

    Y ahora continúa con este post, Montse, que mañana voy al pueblo y tenemos mucho de que hablar ;-)

    Un abrazo

    Comentario por nata — 21 diciembre 2009 @ 2:11 pm | Responder

  6. Madre mía, pero tú cuándo dejas de hacerte preguntas?, jajajajaja.
    Bueno, que ahora voy a echarme la siesta, cosa que me hace feliz y luego a la vuelta, si mientras duermo me llega alguna reflexión te cuento qué es la felicidad.
    Hasta pronto, Elena

    Comentario por Elena — 21 diciembre 2009 @ 3:40 pm | Responder

  7. ¡Hola Montse!

    Cuando esta mañana propusiste el tema ¿QUÉ ES LA FELICIDAD?, me pareció que era algo interesante de lo que se podía hablar, porque cada uno tiene un punto de vista diferente y se puede debatir sobre el tema. Y, sin más, esta tarde he decidido ponerme con mi respuesta a esa pregunta que yo alguna vez que otra también me he planteado.

    Esta mañana tú has dicho que para ti la felicidad está en las cosas pequeñas, y yo opino lo mismo. Muchas veces buscamos ser felices con algo tan sumamente grande que se nos escapa y nunca podemos alcanzarlo, y aunque sabemos que no lo conseguiremos, seguimos insistiendo en ello obteniendo resultados vanos. Se puede decir que somos felices mientras tenemos esa ilusión de alcanzar nuestro objetivo por muy difícil que sea y que cuando nos damos cuenta de la realidad y dejamos de soñar, toda esa felicidad se convierte en tristeza y derrota. Por eso yo no quiero ser feliz con grandes cosas que nunca conseguiré, porque todo mi esfuerzo no valdría para nada y sería tiempo de mi vida perdido innecesariamente, un tiempo que puedo aprovechar para ser feliz.

    Muchas veces imaginamos cómo sería nuestra vida al haber nacido en otro lugar o en otra familia, imaginamos otros amigos, otra forma de vivir… pero pensar todo esto no sirve para nada porque sabes que jamás lo conseguirás, para ser feliz tenemos que conformarnos desde un principio con nuestra vida y, porque nuestra madre nos regañe un día no significa que ya no seamos felices. Aparte de fijarnos en las cosas malas, también tenemos que pensar en todo lo bueno que nuestra madre hace por nosotros, digo nuestra madre por poner un ejemplo. Nuestra felicidad no la podemos basar en un día o en un determinado hecho malo, tenemos que buscar a lo largo de nuestra vida y darnos cuenta de todos esos buenos momentos que hemos vivido, no tenemos que quedarnos sólo con lo malo.

    Como decía anteriormente, muchas veces las cosas más insignificantes de la vida, aquéllas que no apreciamos nunca porque creemos que siempre van a ser así, son las que nos dan los mejores momentos de nuestras vidas y las que consiguen que seamos felices de verdad. Yo soy feliz cuando cada mañana veo a mi familia y a mis amigos, cuando la gente me sonríe, cuando mi abuela me abraza, cuando llueve y mi madre se preocupa de recogerme en coche, cuando mi padre me da un beso, cuando mi hermana me agradece la ayuda que le presto… Para mí, la felicidad es el cariño que me demuestran cada día las personas que aprecio y que siempre están conmigo.

    Muchas personas definen felicidad como riqueza y para mí no es así, la riqueza es algo que se puede esfumar; hay, también, otras personas que encuentran la felicidad cuando se operan y consiguen ser muy guapos/as, pero creo que se equivocan porque la belleza también se esfuma. Yo, sin embargo, soy feliz todos los días del año porque no busco la felicidad en las cosas materiales, sino todo lo contrario, la busco en lo inmaterial: en el cariño, en la amistad…, en algo que por muchos años que pase siempre va a estar ahí, siempre tendrás una persona a tu lado que te demuestre su afecto. Sin embargo, lo material se puede acabar.

    Yo vivo día a día disfrutando de las cosas que la vida me ofrece y no espero a mañana para ser feliz porque puede que mañana ya no viva, por eso me considero una persona feliz porque tengo todo lo que quiero, tengo una vida digna, una familia que me quiere y unos amigos. ¿Qué más se puede pedir para ser feliz?, yo creo que nada más bajo mi punto de vista.

    Montse te dejo la letra de la canción de Albano titulada FELICIDAD.

    Felicidad
    es un viaje lejano mano con mano, la felicidad,
    tu mirada inocente entre la gente, la felicidad,
    es saber que mi sueño ya tiene dueño, la felicidad,
    felicidad.

    Felicidad
    es la playa en la noche, ola de espuma que viene y que va,
    es tu piel bronceada bajo la almohada, la felicidad,
    apagar tantas luces y hacer las paces, la felicidad,
    felicidad.

    Felicidad
    es un trago de vino por el camino, la felicidad,
    es vivir el cariño como los niños, la felicidad,
    es sentarme en tu coche y volar con la noche, la felicidad,
    felicidad.

    Ésta es nuestra canción
    que lleva en el aire un mensaje de amor,
    tiene sabor de verdad
    a felicidad.

    Ésta es nuestra canción,
    es como el viento, el mar y el sol,
    tiene calor de verdad,
    la felicidad.

    Felicidad
    la palabra oportuna, noche de luna y la radio en un bar,
    es un salto en un charco, risas de circo, la felicidad,
    es aquella llamada inesperada, la felicidad,
    felicidad.

    Felicidad
    es un beso en la calle y otro en el cine, la felicidad,
    es un paso que pasa y siempre regresa, la felicidad,
    es nacer con la aurora hora tras hora, la felicidad,
    felicidad.

    Ésta es nuestra canción
    que lleva en el aire un mensaje de amor,
    tiene sabor de verdad
    a felicidad.

    Ésta es nuestra canción,
    es como el viento, el mar y el sol,
    tiene calor de verdad,
    la felicidad.

    Ésta es nuestra canción
    que lleva en el aire un mensaje de amor,
    tiene sabor de verdad
    a felicidad.

    Montse espero que no sea demasiada mi respuesta a tu pregunta.

    Un abrazo, Lorena García (1º Bachillerato B)

    Comentario por Lorena — 21 diciembre 2009 @ 8:15 pm | Responder

  8. Montse!!!!! Feliz Navidad!!!!! que aunque ya no te veo casi, me acuerdo de ti todavía!! que lo sepas!!!! =)
    Eso será porque fuiste una buena profesora!!jaajjaja

    Muchos besos y a ver si nos vemos esta navidad por el pueblo vale? Xauuu!!!

    Mary.

    Comentario por Mary Vallejo — 22 diciembre 2009 @ 5:47 pm | Responder

  9. Luis Miguel: Quizá no todo tenga una explicación racional, lo dijo Pascal “El corazón tiene razones que la razón no entiende” y también Ortega “Lo humano se escapa a la razón físico-matemática como el agua por una canastilla”. Pero bueno, si tú dices que la Matemática puede explicarlo… Espero con ganas tu explicación, de momento me ha encantado eso del subidón exponencial de adrenalina. Y eso de que si alguien sabe de felicidad soy yo es un topicazo asociado al hecho de ser de Filosofía. Ya sabes que hay de todo en todas partes.

    Chelucana: tú tienes mucho que aportarnos en este asunto así que cuando puedas, aquí estaremos ansiosos/as por leer tu respuesta.

    Ana: hago mías todas las cosas que te hacen feliz y añado que tú también me haces feliz a mí.

    Rafa: encontrarte en la blogosfera me ha porporcionado muchos momentos de felicidad y esto acaba de empezar. Espero con ganas que tu profundización en el tema.

    Nata: a mí me hace feliz comprobar lo bien que han crecido y madurado esas personitas a las que conocí cuando estaban en plena adolescencia, personas como tú a las que hoy admiro. Continuaré y continuaremos delante de un café.

    Elena: ¿y tú me lo preguntas? Creo que eres quien más ha soportado estoicamente mis eternas dudas, mis eternas insatisfacciones, mis momentos álgidos y los menos álgidos, mis preguntas, mis protestas… Y sabes, que por mucho que pase y nos pase, tengo difícil arreglo, jajaja. Por cierto, hace más de 24 horas que te fuiste a echar la siesta, así que…

    Lorena: es una alumna extraordinaria, ya te lo he dicho pero ahora quiero que se entere todo el mundo. Eres responsable, trabajadora, estudiosa, colaboradora, paciente y humilde. Es un placer ser tu profesora. Para el año que viene, si me lo permites, te pido dos cosas: que participes voluntariamente en el desarrollo de las clases sin esperar a que yo te tenga que invitar a ello y que no te vuelvas a perder la cena de clase, ¿vale?

    Mary: Muchas gracias, me alegra muchísimo tu comentario, cuando pasa el tiempo y ya no hay notas de por medio se ve cuál era el cariño sincero y cuál el interesado. Yo también me acuerdo mucho de ti, esta mañana he estado en una guardia en 2º ESO con tu prima y le he hablado de ti, para que veas. Ella quiere ser como tú y no ha elegido un mal modelo, no. Ah!! será que tú también fuiste una excelente alumna y por eso me gusta recordarte. Sí, a ver si nos vemos. También te deseo unas buenas vacaciones y un estupendo año nuevo.

    Para todos y todas un abrazo enorme. Mi intención era acabar anoche el post pero llegué a casa a casi a las 9 de la noche después de una larga tarde de sesiones de evaluación (que después de tantos años no sé para qué las hacemos, pero bueno…) y me fui con los chicos y chicas de mi tutoría de cena. Y hoy, último día de trimestre, tengo una sensación ambivalente, rara, no sé explicarlo pero me pasa muchas veces cuando algo acaba y hago recuento. ¡Cosas mías! María, una compañera del año pasado, me ha regalado una canción que expresa bastante bien cómo me siento, es ésta:
    http://www.youtube.com/watch?v=qZ-JRIoycaU

    Así que mejor me voy a nadar y acabo el post otro día. Más abrazos, Montse

    Comentario por Montse — 22 diciembre 2009 @ 6:48 pm | Responder

  10. Si tuviera que definir qué es para mí la Felicidad, puf…; tal vez me quedase sin palabras, tal vez me faltara tinta para describirla… lo que si sé, es que estos tres meses en Socuéllamos he tenido pequeños momentos de felicidad. Soy afortunada por haber compartido con vosotros/as mesa camilla.

    Una abrazo, Ana.

    Ana Rodríguez (Profesora de Tecnología)

    Comentario por Ana Rodríguez — 23 diciembre 2009 @ 2:29 am | Responder

  11. Montse, yo pienso que la felicidad se mide en pequeños momentos, no existe una felicidad plena y duradera sino que son esos momentos en los que estás conforme con todo y todos los que tienes alrededor cuando verdaderamente eres feliz, ya sea tomando un café o viendo una película, estando con los tuyos o incluso fumándote un cigarrillo a solas pensando en cómo pasa la vida.

    Manu Ávila (2º Bachillerato A)

    Comentario por Manu — 23 diciembre 2009 @ 4:21 pm | Responder

  12. Mira por donde Montse, hoy he vuelto a ser FELIZ…

    Comentario por Ana Rodríguez — 24 diciembre 2009 @ 12:12 am | Responder

  13. Montse, nunca pensé que en tu blog vería una canción de Fito. Sigue descubriéndolo porque te sorprenderá.

    Para mí la felicidad es algo imposible de definir en su conjunto, pero creo que uno es muy feliz cuando tiene iniciativas para mejorar algún aspecto de la vida sobre todo si se ayuda a otras personas. La felicidad podría ser hacer feliz a otras personas y disfrutar de esa felicidad ajena. Creo que una persona sola no puede ser feliz si no se rodea de gente que le aporte felicidad.

    Comentario por Agustín — 24 diciembre 2009 @ 5:21 pm | Responder

  14. Hola a todos!!

    Bueno, sinceramente no sé por dónde empezar ya que cada persona es feliz a su modo. Intentaré explicar lo mejor que pueda lo que significa para mí la felicidad aunque dudo que lo consiga.

    Yo creo que para todas las personas la felicidad es tener un plato de comida, un techo y una familia que te quiera. Algunos lo aprecian más otros menos, es dependiendo de cada persona…
    para mí la felicidad es una cosa muy grande, porque cuando estás feliz te sientes bien contigo misma y con tu alrededor.

    Como iba diciendo, para mí la felicidad es el cariño, la alegría y, sobre todo, el querer. Cuando conozco gente que me llena, que me asombra y me da esa cosa que muy pocas personas te pueden llegar a dar, en ese momento soy feliz; cuando veo a mis compañeros de atletismo de fuera que llevo tiempo sin verles, en ese momento soy feliz; cuando llega mi padre de trabajar después de toda la semana sin verlo, en ese momento soy feliz sabiendo que va a estar a mi lado; cuando mi familia me da un beso, un abrazo o la mano para ayudar a levantaarme, en ese momento me siento tan grande y tan llena por dentro de felicidad que si en un momento llegase a explotar mi felicidad se repartiría por todos y cada unos de los lugares del mundo.

    Estoy de acuerdo contigo Lorena, en que la felicidad se encuentra muchas veces en saquitos pequeños y que nuestra ilusión puede ser tan increíblemente enorme por luchar a favor de cosas que se pueden salir de nuestras manos, que no las podamos retener por ser tan grandes, que daríamos todo por tenerlas y cuando descubrimos que se han ido nos entristecemos…. Pero, ¿sabes por qué nos entristecemos?, porque hemos querido pero no hemos podido, yo creo que el querer es poder, y como queremos y decimos que no podemos y nos rendimos antes de acabar nos sentimos tan decepcionados y tan inútiles que nos vamos por los caminos fáciles… Porque llegamos a pensar que no podemos pero todos nos equivocamos porque la felicidad es un hecho de querer y aunque no podamos seguir queriendo y si ya es una cosa imposible sentirnos felices por haber querido y haberlo dado todo intentándolo.

    Siguiendo con la definición de felicidad para mí, es el cariño de todas las personas que están a mi lado y que en un momento de mi vida han estado, aparte del cariño es el afán de ayudar a la gente, de escucharlos, de compartir momentos con ellos y aunque no pueda conseguir ayudarles como en ese momento deseo por lo menos sentirme bien conmigo sabiendo que lo he dado todo por intentar que se sintiesen tan bien como los demás.

    Yo creo que la mejor forma de expresar la felicidad es con una sonrisa….. pero no una sonrisa cualquiera sino una sonrisa verdadera, de agredecimiento a toda esa gente que te apoya y te ayuda, que te da cariño y te aprecia.

    Podría tirarme horas y horas intentando dar esa explicación, pero creo que cada explicación está dentro de nosotros y aunque quisiéramos definirla sería imposible ya que no sabríamos cómo, más bien no sabríamos encontrar las palabras adecuadas…

    Saludos y abrazos.

    Irina Bredykhina(1º bachillerato B)

    Comentario por Irina — 25 diciembre 2009 @ 5:41 pm | Responder

  15. uppsss….

    Se me ha olvidado recomendarte bueno y recomendaros ver la película “En busca de la felicidad”
    yo al verla me quede sin palabras es….. :-)

    Besos*

    Comentario por Irina — 25 diciembre 2009 @ 5:45 pm | Responder

  16. Buenas tardes.
    Estoy de acuerdo contigo, Montse, en muchas cosas que has expuesto de este tema y también con algunos comentarios que han hecho, qué razón lleva Manu, cuando te quedas a solas te asomas a la ventana a medianoche y te sientas en el pollete de ella o simplemente te apoyas y miras a todos lados sin desasosiego, casi sin tener preocupaciones, en un silencio ininterrumpido, a veces se te pasan mil cosas por la cabeza, otras veces nada, otras sonríes porque sí, otras se te escapa una lágrima que otra y piensas: ¿estoy siendo feliz en este momento?, y entonces metes la cabecita en la habitación y miras de nuevo la realidad que te rodea,y suspiras… Pero ese instante que para ti ha sido una hora, ha sido sufiente para sentirte vivo, para quererte y darte cuenta de cómo eres.

    Ahora bien, no podría definir totalmente qué es para mí la felicidad, con el paso del tiempo como muy bien dices, iré completando esta definición, supongo. Tal vez en el momento que estás siendo feliz no te das cuenta, porque el ser humano tiene la capacidad o necesidad, no lo sé muy bien, de desear a algo mejor, por eso no se aprecia. Pero, en realidad, creo que te das cuenta de que has rozado la felicidad cuando se pierde; sí, cuando no has sabido valorar lo que tienes o no solamente valorarlo sino apreciarlo, por pensar que algo siempre iba a estar ahí y siempre ibas a tener la oportunidad de disfrutalo y en cuando te das cuenta… no está. Yo creo que ahí guardas un momento en tu vida, y no importa la edad que tengas, recuerdas que fuiste feliz. Y, ademas, que pudiste hacer feliz a alguien con tu presencia. Y la necesidad de ser social, eso también es algo inherente al ser humano, ayudar o compartir te hace alcanzar un bienestar propio.

    Bueno, en definitiva, para cada uno la felicidad se observa desde diferentes puntos de vista; pero, los pequeños momentos, permanecen en el recuerdo más tiempo que otros, y las sensaciones de cada momento vivido, penetran en ti haciéndote ser persona, creo que te acompañan en el día a día.

    No he leído todos los comentarios, lo siento, pero como muy bien dice Irina de la película, también hubo hace tiempo, en CNN+ en el programa de Antonio San José; cara a cara, una entrevista curiosa a autores de libros referidos a la felicidad.

    Espero con impaciencia la “segunda parte”, y os haré saber el tíulo de esos libros, jaja.

    “Nada es felicidad si no se comparte con otra persona, y nada es verdadera tristeza si no se sufre completamente solo”

    Un abrazo a todos.

    Comentario por Teresita — 26 diciembre 2009 @ 11:15 pm | Responder

  17. Yo creo que el mundo es un lugar perfecto para que los humanos encontremos la felicidad: una parte (que confío en que es la más grande) está llena de gente como vosotros, de sonrisas, de gratitud, de amor, de cositas ricas.
    Otra parte va mal, y es ésta la que nos mueve a mejorar, a intentar hacerla como la primera. Si todo fuera perfecto, creo que sería aburrido.

    Yo no sé muy bien qué es eso de felicidad “plena y duradera”. Coincido con que viene a cachitos, y para mí uno de esos cachitos es intentar (y conseguir) mejorar la cara mala del mundo.

    Pero sólo soy una inexperta en las Cosas de la vida

    Comentario por No sé qué hacer con mi vida — 27 diciembre 2009 @ 5:37 pm | Responder

  18. ¿Qué es la felicidad? ¡Qué pregunta tan difícil de contestar!, está claro que este concepto puede ser muy variado, individual y, sobre todo, muy personal. Lo que yo creo que todos podemos tener en común es que es una pregunta que todo el mundo nos hacemos en algún momento de la vida, ¿pero cómo la contestamos? Yo, no tengo muy claro cómo poder definirlo qué es ser feliz, sinceramente no sé si es un sentimiento, un estado de ánimo, un estado momentáneo en la vida, e, incluso, si existe o no.

    Mucha gente opina que ser feliz es tener dinero y muchos regalos; sin embargo, por ejemplo, ahora en navidad hay miles de familias que no tienen dinero para pegarse unas grandes cenas, fiestas o incluso para comprarse unos detalles, pero muchas de estas familias son muy felices por el simple hecho de estar rodeado de aquellas personas a las que quieren, que les apoyan y que nunca les dejarían solos ni en el peor de los casos. Muchas veces crees que estás en un momento muy feliz y en cambio pasa una mínima cosa en tu vida y ya te estás quejando, ¿de verdad antes de que pasara esto eras feliz? o ¿simplemente era lo que tú creías?

    Por eso es tan difícil contestar a la pregunta ¿qué es la felicidad? Y es que en gran parte yo la considero una situación momentánea porque está claro que es algo que ocurre cuando se dan ciertos hechos en tu vida que hacen que estés alegre, contenta…, como poder trabajar en lo que quieres o estudiar aquello que te gusta, tener cierta libertad para tomar decisiones, tener a tu lado a la gente que quieres, tener buenas amistades con las que compartir tus mejores y peores cosas, tener una serie de expectativas que quieres cumplir y, por supuesto, algo que para mí es fundamental para poder ser feliz es no ser egoísta.

    En mi caso algo que me hace muy feliz es poder ayudar a aquella gente que no es tan afortunada como yo, poder hacer que estas personas sientan este sentimiento del que estoy hablando en este momento, que dejen de pensar por unos momentos en aquellas cosas que les hacen daño… y la verdad es que el ver a la gente feliz a mí también me hace muy feliz, aunque está claro que algunas veces también necesito que a mí también me ayuden a ser feliz y me den fuerza para conseguirlo. Y todo esto hace que la felicidad también la considere un sentimiento porque la felicidad es un conjunto de sentimientos que surgen cuando ocurre todo lo anteriormente dicho.

    Bueno ya he dicho todo lo que podía decir sobre la felicidad, espero haber aportado algo en la búsqueda de esta difícil respuesta; y así ya sabéis algo más de mi.

    María Molina Alcolea (2º Bachillerato A)

    Comentario por María Molina Alcolea — 30 diciembre 2009 @ 2:59 pm | Responder

  19. La felicidad… vaya palabra difícil de definir eh!, bueno la verdad es que no le veo una definición concreta sino que esta palabra la relaciono con algo abstracto que no se puede describir, sólo sentir.
    Nadie puede ser feliz todos sus días, al menos yo no, y me atrevería a afirmar que la gente que me rodea tampoco, sólo se puede ser feliz por momentos. Por así decirlo, en la cima llegan a estar los alpinistas un determinado tiempo, y se sienten los reyes del mundo en ese instante, pero esta sensación no perdura. Es un buen símil para compararlo con lo que nos sucede a las personas.

    En cada momento de nuestra vida “padecemos” algún “tipo” de felicidad, cada cosa trae su felicidad, aunque sean cosas insignificantes. Por ejemplo, cuando somos pequeños, nuestra felicidad depende de tener ese juguete que tanto nos gusta que están anunciando en la televisión a todas horas, o si hemos nacido en otra parte del mundo, simplemente basta con tener un plato de comida, o tener el calor de la familia en esos días tan fríos de aquellos lugares. Más tarde, con unos años más, nuestros intereses para conseguir la felicidad van cambiando, hasta que llegamos a un cierta edad en la que empezamos a pensar un poco más como adultos, y nuestra felicidad y bienestar dependen de simples momentos o personas como el aprobar una asignatura, estar acompañados de la familia cuando estamos enfermos y saber que están ahí cuidándote, tener buenos amigos con los que compartir momentos insignificantes que nos hacen personas día a día o recibir la mirada de ese chico que tanto nos gusta.

    Se puede ser feliz en cada momento, pero no constantemente, incluso una persona que acaba de perder a un familiar, y un amigo le consigue sacar una sonrisa con cualquier tontería, puede ser feliz, aunque sólo sea en ese instante pero por lo menos, en esos duros momentos, esa persona ha conseguido alcanzar una mínima felicidad instantáneamente. Por eso, cuando la gente te observa, ve que estás triste o seria, y se percata de ello, tal vez te pregunta: “¿Qué te pasa?”, pues es tan fácil como responder: “No estoy en mi momento feliz del día” (respuesta que a partir de ahora pondré en práctica jaja).

    Siempre estamos queriendo llegar a la felicidad pero ya vendrá ella en el momento más inesperado, y entonces, ese será el primer día del resto de nuestra vida, únicamente pensando en lo que queda por vivir.
    Así que, ¡ahí queda eso! No sé si habré conseguido responder a la pregunta planteada en clase ¿qué es la felicidad?, pero por lo menos he dicho todo lo que pienso al respecto, quedándome con buen sabor de boca y una sensación agradable de transmitirle a la gente mi manera de ver las cosas y de pensar, y lo bueno que tiene esto es que no sólo lo sabrá la gente a la que ya conozco (que ya lo debería saber), sino también las personas a las que no conozco, y eso me hace sentir bien! Y a quien no le guste… Pues yo soy feliz A MI MANERA, pero siempre sin estropear la felicidad de otros.

    Bueno Montsita aquí te dejo mi reflexión sobre la felicidad o mi testamento! jeje. Espero que te guste, un besazo!

    Celia Pardo (1º Bachillerato B)

    Comentario por Celia — 3 enero 2010 @ 5:36 pm | Responder

  20. La felicidad no es algo que se pueda tocar, ni se pueda moldear, tampoco es mensurable, no tiene color, ni sabor, no es una persona. Se siente, y cuando la sentimos nos resulta muy satisfactoria.

    Hay muchas personas en el mundo que no son felices, por ejemplo, la gente que vive en condiciones infrahumanas en cualquier lugar del mundo, las que padecen alguna enfermedad o las que son maltratadas… También es verdad que para mucha gente la felicidad se encuentra en el dinero. Una persona lo puede tener en mayor o menor cantidad pero eso no significa que esa persona sea la más feliz del mundo.

    Coches de lujo, mansiones de cuentos de hadas, móviles de ciencia ficción, ordenadores táctiles o cualquier novedad tecnológica nos resulta sorprendente, nos llama la atención y nos incita a comprarlo y pensar que al obtenerlo ya seremos felices. Sin embargo, como somos humanos, siempre vamos a querer más. Esa felicidad es momentánea, tan solo nos dura unos días o unas horas.

    Para mí el dinero no es nada, sólo nos ayuda a satisfacer nuestras necesidades, aunque, como bien sabemos, el dinero es vital para subsistir en este mundo.

    Yo intento encontrar la felicidad en cosas cercanas, no cosas imposibles. Soy feliz cuando estoy con gente que me quiere, gente en la que sé que puedo confiar, gente que sé que siempre va a estar ahí en momentos difíciles. Son las personas de confianza las que nunca se van, ésas con las que te puedes echar unas risas o decir cualquier tontería sin importarte nada.

    Mi familia me hace feliz cada día. Aunque me entristece no poder tener a mi familia al completo, pero me causa felicidad el saber que están bien y saber que piensan en mí y cada vez que hablo con ellos soy feliz. Me causa felicidad saber que mis padres están bien, saber que mi hermano progresa, soy feliz cuando veo a mi hermana cada mes o cada cierto tiempo. Y aunque muchas veces no nos damos cuenta de lo que realmente nos da felicidad son las cosas pequeñas de la vida, las que nos llenan día a día.

    Paulina Villegas (1º Bachillerato B)

    Comentario por Paulina — 4 enero 2010 @ 11:25 pm | Responder

  21. Creo que la felicidad no se puede comprar, pero eso no quita que muchas veces gracias a esto no nos sintamos bien, pero está claro que todo lo material tarde o temprano se marcha, pero hay algo que me gusta, y aunque a veces me cueste creerlo, perdurará siempre, son los valores por los que siempre queremos estar rodeados: amistad, solidaridad… Y por esto, yo soy feliz.

    Pero pienso que la clave de la felicidad reside en dos aspectos, el primero es conocerte a ti mismo, cuando admitimos nuestras debilidades, miedos y limitaciones y asumimos para lo que estamos capacitados seremos felices, ¿por qué? Porque no nos obsesionaremos con metas imposibles, y creerme que yo soy feliz sabiendo quién soy y cómo soy, e intentando cambiar algunos defectos; el segundo es luchar por cumplir nuestros sueños e inculcar nuestros valores y creencias que estimamos correctos. Yo soy feliz cuando defiendo mis creencias, por ejemplo, cuando montamos la fiesta alternativa a la suelta de vaquillas me sentí feliz conmigo mismo, porque estaba haciendo lo que me parecía correcto sin importarme lo que me pudiesen decir.

    Cuando actúo impulsado por mis propios valores soy feliz, cuando estoy con la gente a la que le importo y me quiere soy feliz, cuando juego con mi equipo disfruto y soy feliz, cuando viajo y aprendo cosas soy feliz, cuando veo amigos o familia que vive fuera soy feliz, cuando veo a mis padres felices yo también soy feliz, cuando mis chicas de baloncesto progresan soy feliz, cuando estoy con la chica a la que quiero y ella es feliz yo también lo soy, hay que compartir la felicidad, pienso que cuando tú eres feliz, tienes que transmitir esa felicidad a las personas que te rodean; por eso, cuando hago a alguien feliz, yo me siento aún mejor.

    Como conclusión, decir que si no fuese feliz no podría vivir… por eso hay que aprovechar cada momento y ser feliz con lo que nos rodea, no siempre poner pegas, y disfrutar con lo que tenemos, que no siempre estará.

    Octavio Requena (1º Bachillerato B)

    Comentario por Octavio Requena — 5 enero 2010 @ 1:47 pm | Responder

  22. Hola Montse! Después de haber estado pensando durante estas vacaciones sobre qué es la felicidad, por fin tengo una definición personal .

    La felicidad es difícil definirla porque yo creo que es algo personal para cada uno, y siempre está en continuo cambio: hoy puede ser una cosa y mañana otra distinta que antes creías que nunca lo sería.

    Hace unos años, cuando éramos un@s niñ@s contestaríamos que la felicidad existe, que siempre está ahí, que en todo momento somos felices. Al ser pequeñ@s éramos y estábamos contentos con cualquier cosa: jugando, sin preocupaciones de ningún tipo, ¡qué inocentes éramos! Quién no quisiera volver a esas edades, ¿verdad? Pero ahora que ya hemos crecido y madurado, podemos decir todo lo contrario: la felicidad constante no existe, sólo es un estado de ánimo que viene y se va, igual que la tristeza. Al crecer vamos teniendo más obligaciones, preocupaciones y quehaceres, no podemos hacer o decir lo que nos apetece, siempre estamos condicionados por unas normas que nos impiden ser felices por completo (como hemos estudiado en el Psicoanálisis). Esos momentos en los que eres feliz algunas veces se ven truncados por algo que hace que se esfume y nos sumimos en una profunda tristeza o pena, como un suspenso, la pérdida de un ser querido, dejar escapar el amor de tu vida… Por estas razones defiendo que la felicidad es sólo un estado de ánimo que en cualquier momento se escapa de tu vida.

    Ahora bien, para cada persona ser feliz consiste en algo distinto: para Aristóteles era el fin último de las personas, para otras ser rico, famoso… Para mí, la felicidad está en tener lo que toda persona necesita en su vida: la familia, amigos, amor y salud. No está en cosas materiales como un móvil de último modelo, tener más que los demás o en ir a la última moda, porque todo eso es innecesario comparándolo con la familia y los amigos, que siempre están ahí cuando los necesitas, dándote su apoyo y sacándote una sonrisa cuando estás triste. Para mí la felicidad está en las cosas pequeñas que te pueden aportar y que tú también les aportar a ellos, lo que da sentido (para mí) a la vida, como un beso, un abrazo, un simple te quiero sobre todo cuando más lo necesitas o lo necesiten, su y tu compañía, consejos, apoyo… porque si no tienes esto, ¿para qué quieres una fortuna si no tienes a nadie a tu lado? La felicidad también está en superarme en el día a día, en conseguir todo lo que me propongo como, actualmente, aprobar la PAEG y poder estudiar lo que quiero; después ya vendrá lo que tenga que venir y se afrontará con buena cara y positivamente! .

    Bueno Montse, aquí te dejo qué es para mí la felicidad. También sería buena idea (si vamos sobrados de tiempo) hacer algún día en clase un debate sobre este tema.
    Feliz año y besos.

    Elena Jareño (2º Bachillerato A)

    Comentario por Elena Jareño — 7 enero 2010 @ 12:34 am | Responder

  23. Montse, como ya te dije en el comentario del post que hiciste acerca de la felicidad pienso que la felicidad no es absoluta sino parcial y momentánea.

    Verás, desde mi punto de vista, una persona no es feliz totalmente sino que puede aspirar a algo más, o sea, que no se conforma con lo que tiene, que puede tener ambiciones y deseos que puede cumplir y sentirse aún más feliz, no quedarse parado ante la ignorancia de la conformidad. Además, se puede precisar de todo, sentirse feliz completamente que siempre falta algo, por muy pequeño que sea para cerrar el círculo de la felicidad. Por eso, desde aquí aconsejo a toda la gente que lea esto que siempre puede aspirar a algo más, que no se conforme con la normalidad y la monotonía que eso aburre.

    Considero que la felicidad se mide en pequeños momentos, que no existe una felicidad plena, la felicidad ha de forjarse y lograrse, no es un mero sentimiento que viene dado por suerte. Este sentimiento para mí hace referencia a aquellos pequeños instantes en los que te sientes a gusto contigo y con los que están a tu alrededor, es decir, con las circunstancias, ya sea por realizar un viaje impresionante o por tomarte un simple café de 15 minutos con tu mejor amig@ de corre-prisas. No depende de la grandeza que conlleve la circunstancia sino de la positividad y optimismo que le pongamos a dicho suceso.
    De ahí que una persona pueda tenerlo todo y no ser feliz y otra, que precise de pocos bienes ya bien sean materiales o no, presente una felicidad inmensa. Por eso la felicidad no se mide por su cantidad sino por su intensidad.

    También quiero hacer referencia a aquel cuento de Jorge Bucay que nos contaste en clase a principio de curso en el aula que se agrietaba por segundos jajaja. Ese cuento señalaba que cada persona poseía una libreta en el que apuntaba los momentos en los que había sido feliz y el tiempo que duraban dichos momentos, que posteriormente eran grabados en sus lápidas en vez de su edad. Fue una historieta muy interesante y considero que deberíamos tener cada uno una propia libreta e ir apuntando cada momento en el que la felicidad nos abrace.

    Para concluir dejo el link de esta canción:

    Un abrazo, Manu (2º Bachillerato A)

    Comentario por Manu — 7 enero 2010 @ 1:27 am | Responder

  24. Bueno, pues voy a intentar hacer esta pequeña, pero gran reflexión.

    Creo que en muchas ocasiones, muchas personas han coincidido en la idea de que la felicidad no es algo permanente, independientemente de lo que nos haga felices. Es decir, cuando decimos que “somos felices”, desde mi punto de vista, lo decimos muy a la ligera, porque es casi imposible serlo en todo momento, siempre hay algo en alguna situación que nos produce una sensación que rompe esa felicidad.

    Por lo tanto, desde mi punto de vista, la sensación de ser feliz sólo puede ser producida por ciertas cosas, que analizaré más tarde, pero sólo en ciertos momentos. Son esos momentos los que nos hacen seguir y tener la esperanza de que la sensación que nos produce podemos sentirla de nuevo en otra circunstancia. Así pues, la felicidad sólo existe por momentos, como dicen canciones del Canto del Loco o de la Oreja de Van Gogh (la felicidad sólo existe por momentos o pequeños momentos). Hasta aquí, es bastante fácil, y creo que casi todo el mundo coincidirá conmigo, porque sinceramente es muy difícil que en los 365 días que tiene un año, no haya ni uno en el que no nos pase algo que rompa nuestra felicidad.

    Ahora bien, en la definición de la felicidad no todos estaremos de acuerdo, ya que la felicidad depende de cada persona. Esta concepción la aprendí en una de las clases que creo que han tenido más valor para mí, ética en 4º de la ESO. ¡Allí aprendí tantas cosas…, cosas que no cambiaría por nada!!

    Pues bien, algo que nunca olvidaré es que cada persona es un mundo y, como tal, somos totalmente diferentes, por lo que no seremos felices del mismo modo. A pesar de ello, todos los modelos de felicidad deben respetar una cosa: los derechos humanos, ya que dichos modelos deben respetar la dignidad de personas; pues si, por ejemplo, a mí me hace feliz matar, si lo hiciera, atentaría contra el resto de seres humanos, y esto no sería justo. Por ello, debemos encontrar la conciliación entre los modelos de felicidad, ya que si a mí me gusta vestir de una manera u otra, no debo ser discriminada o insultada por ello, ya que no molesto a nadie de este modo.

    Así las cosas, creo que no habría que definir qué es la felicidad, sino en qué consiste ésta, pues es un sentimiento tan conciliador, porque el hecho de que nos haga decir que somos felices tiene que hacer que sea algo enorme, es decir, muy grande para la persona que lo siente, ya que todo el mundo no es feliz, no porque no quiera, sino porque pone la felicidad de los demás por encima de la suya. También puede darse, que no sea feliz porque no haya encontrado la forma de serlo.

    No todo es fácil, y mucho menos esta cuestión, ya que es tan relativa pero a la vez tan universal no por el hecho que nos hace felices, sino porque dicho hecho debe respetar los mismos derechos en cualquier parte del mundo, pues todos estamos conectados y aunque algo malo pase en la otra punta de la Tierra tarde o temprano nos repercutirá a nosotr@s. Por ello no debemos hacer las cosas tan a la ligera, porque pueden repercutir en otras personas, aunque lo hagamos sin querer.

    Para finalizar, me gustaría decir lo que a mí me hace feliz, porque ésa era la inicial pregunta que se planteaba. Así pues, para mí la felicidad es ver que los demás son felices, que hay un mundo justo, un mundo justo en el que tod@s sean felices, porque realmente si los demás están sufriendo, empatizo tanto que no puedo evadirme de los sentimientos de dolor que están sintiendo, y los siento como si me estuvieran pasando a mí misma. No sé si esto será bueno o malo, pero sí sé que me permite comprender a la gente, y ver que a su vez, si ellos son felices yo también lo seré. Además, podré ayudarles y eso me reconfortará y también me hará feliz. Hay veces que no puedo evitar hacer las cosas por los demás, es como si todos mis movimientos, respiraciones y latidos estuvieran dirigidos a conseguir la felicidad del resto, a ayudarles en tal aventura.

    Bárbara Delgado (2º Bachillerato B)

    Comentario por Bárbara — 9 enero 2010 @ 12:23 pm | Responder

  25. Hola Montse:

    Como sé que te encanta Mafalda, te dejo el contenido de un mail que me ha llegado que tiene que ver con Mafalda y con la Felicidad.

    VIVIR DESPEINADA !!!!

    http://reflexionesdiarias.files.wordpress.com/2009/01/mafalda-despeinada.jpg?w=220&h=209

    Todos deberíamos atender esta frase con intensidad, sin poses, disfrutando cada momento, cada experiencia, cada afecto. Sin lugar a dudas, seríamos mucho más felices.

    Hoy he aprendido que hay que dejar que la vida te despeine, por eso he decidido disfrutar la vida con mayor intensidad…El mundo está loco. Definitivamente loco… Lo rico, engorda. Lo lindo sale caro. El sol que ilumina tu rostro arruga.

    Y lo realmente bueno de esta vida, despeina…
    – Hacer el amor, despeina.
    – Reírte a carcajadas, despeina.
    – Viajar, volar, correr, meterte en el mar, despeina.
    – Quitarte la ropa, despeina.
    – Besar a la persona que amas, despeina.
    – Jugar, despeina.
    – Cantar hasta que te quedes sin aire, despeina.
    – Bailar hasta que sudes te deja el pelo irreconocible…
    Así que como siempre cada vez que nos veamos yo voy a estar con el cabello despeinado…

    Sin embargo, no tengas duda de que estaré pasando por el momento más feliz de mi vida.
    Es ley de vida: siempre va a estar más despeinada la mujer que elija ir en el primer carrito de la montaña rusa, que la que elija no subirse.
    Puede ser que me sienta tentada a ser una mujer impecable, peinada y planchadita por dentro y por fuera. El aviso clasificado de este mundo exige buena presencia: Péinate, ponte, sácate, cómprate, corre, adelgaza, come sano, camina derechita, ponte seria… Y quizá debería seguir las instrucciones pero ¿cuando me van a dar la orden de ser feliz? Acaso no se dan cuenta que para lucir linda, me debo de sentir linda… ¡La persona más linda que puedo ser! Lo único que realmente importa es que al mirarme al espejo, vea a la mujer que debo ser.

    Por eso mi recomendación a todas las mujeres:
    Haz el amor, Entrégate, Come rico, Besa, Abraza, Baila, Enamórate, Relájate, Viaja, Salta, Acuéstate tarde, Levántate temprano, Corre, Vuela, Canta, Ponte linda, Ponte cómoda, Admira el paisaje, Disfruta, y sobre todo, deja que la vida te despeine.
    Lo peor que puede pasarte es que, sonriendo frente al espejo, te tengas que volver a peinar.

    Un abrazo, Noelia Pérez Soto (Profesora de inglés de otro IES)

    Comentario por Noelia Pérez — 9 enero 2010 @ 8:15 pm | Responder

  26. [...] Montse @ 5:15 am En la madrugada del pasado 21 de febrero, intenté responder a la pregunta ¿Qué es la Felicidad? En aquel momento, mi respuesta quedó incompleta.  Pero, quizá, más que dejar incompleta mi [...]

    Pingback por ¿Qué es la Felicidad? (III) « Cosas de la vida — 10 enero 2010 @ 5:16 am | Responder

  27. Definir la felicidad es una tarea difícil, ya que cada persona puede percibirla de una forma distinta. Cada día que pasa podemos tener una concepción de felicidad distinta a la que tenemos otros días y así podremos ir definiendo la felicidad como el conjunto de esas situaciones que hemos vivido.

    La felicidad puede ser confundida con la satisfacción de uno mismo, al querer, desear, poseer algo… pero más bien, en mi opinión, podría definirla como un estado momentáneo, algo pasajero y, por tanto, un estado que puede desaparecer en cualquier momento.

    Muchas veces creemos que somos felices pero cuando de verdad nos damos cuenta se nos pasa esa situación ya que pensamos en lo que nos puede pasar al día siguiente. Por eso hay que pensar siempre en positivo y poder soñar, imaginar cómo estaremos el día de mañana y de esta forma intentaremos alcanzar la felicidad.

    La felicidad puede percibirse de forma distinta en cuanto a la persona, cada una, tiene un concepto de felicidad, es decir, lo que significa felicidad para una, para otra persona es distinta. Por ejemplo, el salir una tarde con tus amigos, puede significar para ti un estado de felicidad, pero para otra persona puede resultar algo insignificante. Puedes tenerlo todo y no ser feliz o sólo con un simple rato con ellos puedes ser la persona más feliz, por todo lo que ellos te aportan.

    Yo soy de esas personas que son felices con esos pequeños momentos, con algo insignificante pero que me llena de entusiasmo. Una mirada, un abrazo, unas palabras pueden decir mucho y te pueden llenar de momentos felices y eso puede resultarte mucho más reconfortable cuando nos encontramos en situaciones donde nuestro estado de ánimo está por los suelos, porque es ahí cuando necesitamos que alguien intente animarnos y pueda sacarnos una sonrisa.

    Bueno Montse, esto es lo que significa para mí la felicidad.

    Un abrazo.

    Patricia Cuevas Cuevas (2º Bachillerato A)

    Comentario por Patricia (la rubia) — 13 enero 2010 @ 8:05 pm | Responder

  28. La verdad es que muchas veces en mi vida he intentado darle respuesta a esta GRAN pregunta… porque me gusta escribir en mis ratos libres, y bueno, creo que es algo que todos nos hemos preguntado alguna vez; todos alguna vez le hemos dado respuesta ya sea de una manera espiritual o más materialista.

    Para empezar, creo que la definición de esta sensación, sentimiento (no sé cómo definirlo) es muy subjetiva e individual, depende de la persona y de todos los factores que le condicionan: cultura, edad, época en la que se vive…

    Por otro lado, creo que la definición que das depende de tu estado de ánimo, así yo, que estoy pasando por un mal momento, no encuentro ahora mismo qué escribir; sin embargo si yo estuviera en una buena situación las palabras saldrían solas…

    Al igual que tú, coincido en que la definición de felicidad va madurando a medida que maduramos nosotros. Lo que nos hizo felices cuando éramos pequeños, no es lo que nos hace felices ahora, ni lo que nos hará felices dentro de unos años. Es algo que está en continuo cambio.

    Tambien coincido con alguno de mis compañeros en que la felicidad no es un estado permanente, aunque tampoco haya tristeza infinita. Por ello creo que la felicidad es una sensación que podemos llegar a sentir cuando en nuestra vida se dan una serie de condiciones que lo permiten. Además, creo que tener un “concepto” de felicidad es una arma de doble filo, porque nos puede hacer de lo más infelices cuando no se cumplen nuestras expectativas.

    Creo que la felicidad está en las pequeñas cosas y, por ello, muchas veces, no sabemos verla. Nos encerramos en grandes retos (im)posibles de manera que acabamos frustrándonos si no los conseguimos, debido a la exigencia que nos caracteriza a todos (me incluyo) Por ello, creo que conseguir retos es una manera de ser feliz, o una de las maneras en la que yo siento felicidad; ahora bien, esos retos deben ajustarse a la realidad… Felicidad es conseguir tus objetivos.

    Para mí la felicidad no es un simple sentimiento, es uno de esos que se completan con más de una cosa, es el clímax de los sentimientos, el bienestar. Es ver en la sonrisa de los que quiero una complicidad que me hace sonreír a mí. La gente que me rodea es tan o más importante que yo misma, y mi felicidad depende en gran parte de la suya. No puedo estar feliz si veo el sufrimiento de los que más quiero.

    Felicidad para mí, es estar orgullosa de lo que hago, es lograr mis objetivos. Es sentir un abrazo, un beso, una caricia… que me sonrían cuando más lo necesito. Es sentirme querida, sentirme arropada… que cuando esté mal haya personas que siempre son un diez por ciento más amables de lo necesario, esas personas que brillan y hacen que tu brilles con luz propia en tus peores momentos. Felicidad es vivir el momento, es no arrepentirse del pasado ni desear que lleguen tiempos mejores, es esforzarse día a día por disfrutar.

    Y bueno, podría seguir diciendo las cosas que me hacen feliz: los inviernos con mi madre viendo una película con palomitas, la risa de mi primo, comer chocolate siempre después de comer, ver una y otra vez la misma película, subirme en los columpios y sentirme una niña, las puestas de sol con mi familia en la playa, cada recuerdo que me ha dejado mi abuelo, las canciones que tienen su historia… Cada una de ellas tiene algo especial que inevitablemente hace que se dibuje una sonrisa en mi cara.

    Te dejo una frase que me encanta: La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.

    Patricia González Castillejos (2º Bachillerato A)

    Comentario por Patricia (la morena) — 13 enero 2010 @ 9:27 pm | Responder

  29. La felicidad completa para mí no existe ni existió, todo depende de la gente que nos rodee: puede haber gente que nos quiera y nos aprecie mucho haciéndonos felices a diario, como también habrá gente que nos haga daño y esa felicidad se esfuma como el vapor de agua en un minuto.

    Otro tipo de felicidad es la que yo llamo inconformista. Las personas (yo incluida) nos ponemos metas en la vida que una vez cumplidas no dan la felicidad que se esperaba de ellas y se ponen metas mayores, como por ejemplo cuando estamos en el instituto: al principio te conformas con aprobar la ESO, buscas sacar buenas notas en bachillerato, luego empezar la carrera, etc.¡Siempre buscamos más! Está bien superar tus propias metas, pero tampoco creer que lo único importante son esas metas en la vida y sólo te hará eso feliz.

    Muchas personas piensan que ser feliz es estar las 24 horas al día haciendo gracias o riendo, etc., y yo no pienso que sea así. Hay personas que cuando tienen algún tipo de problema se pasa el día riendo, pero no por su felicidad completa, sino para no preocupar a las personas que tienen a su alrededor porque le importan. Para mí la felicidad es ese pequeño ratito que estás a gusto con tus amigos sin ningún tipo de complejo, una comida con tu familia o una simple caricia con cariño…

    GRACIAS MONTSE, UN BESITO!

    Marta Cuevas (1º Bachillerato B)

    Comentario por Marta — 18 enero 2010 @ 9:10 pm | Responder

  30. La felicidad es lo que intentamos buscar todos los seres humanos en la vida. Pero no es una tarea fácil y pensándolo bien no hay un punto determinado de tu vida en la que seas feliz por completo y para siempre, sino que a lo largo de la vida van surgiendo cosas que pueden hacerte feliz o no. Para mí la felicidad por completo no existe ya que sólo existen momentos felices.

    Tú puedes estar una semana súper feliz debido a que tienes pareja, un trabajo… ciertas cosas para estarlo. Pero de repente, y cuando menos te lo esperas, se muere un familiar tuyo y ahí ¿qué?¿eres feliz? Yo creo que no, que en ese momento dejas de estarlo. O también, por ejemplo, cuando te dan la nota de un examen y has suspendido, en esa décima de segundo no te sientes feliz.

    A lo largo de la vida podrás ir notando esos momentos de felicidad, al igual que otros de tristeza, soledad, etc. Pero la felicidad plena para toda la vida nunca podrás conseguirla.

    Belén López-Gasco Plaza (2º Bachillerato A)

    Comentario por Belén — 24 enero 2010 @ 11:39 am | Responder

  31. La felicidad es muy difícil de explicar, la verdad es que cuando mis compañeros y compañeras y, especialmente, mi profesora de psicología, hablaban sobre esta cuestión y me decían que todos deberíamos intentar preguntárnosla y contestarla, dije: claro que sí, si total por ponerme un ratito a reflexionar sobre esta simple cuestión… ¡no cuesta nada! Pero con esta simple cuestión llevo unos cuantos días ya y no encuentro la palabra o las palabras exactas para definirla.
    La felicidad no creo que sea una simple alegría, una sonrisa, un día estupendo etc., ¿o quizás sí? Más bien creo que es un conjunto de todas esas cosas. No sé si sería un sentimiento, un estado de ánimo o como he dicho anteriormente, un cúmulo de todo eso.
    Para cada persona la felicidad es distinta ya que es algo personal, de uno mismo. Para un niño esta palabra es simplemente unas risas, unos buenos momentos, pero yo creo que cuando una persona va madurando se da cuenta de que ser feliz cuesta mucho más ya que tienes demasiadas responsabilidades y tu felicidad no se puede basar en salir y reír.
    Desde mi punto de vista, la felicidad es estar con mis seres queridos (mis amigos, mi familia, etc.). Es decir, con aquellas personas que hacen que cada día sea una aventura y me sienta segura y “feliz” junto a ellos, y a los que, espero, que yo pueda hacer feliz.
    La felicidad no es el dinero, ni el tener muchas cosas materiales, sino aquellos momentos que pasas con esas personas a las que tanto admiras y quieres. Porque entonces, una persona que no tenga nada ¿no puede ser feliz?, yo creo que sí que son felices, incluso más que los que lo tienen todo, porque una persona que tiene todo lo que desea, no se da cuenta de la importancia que tienen las personas en la vida. De “esas cosas” que tanto te aman y quieren, como son tus amigos y sobre todo hermanos o hermanas y tus padres.
    Creo que la felicidad la sentimos por momentos ya que todos los días del año no pueden ser perfectos, la felicidad es justicia para todos. Hay muchos modelos de felicidad y cada persona tiene la libertad y la autonomía de elegir el que desee y hacer lo que “quiera” siempre que respete los derechos de todos los demás.
    Para terminar decir que creo que todos tenemos derecho a ser felices o al menos deberíamos intentarlo, y si tienes algún problema debes seguir adelante ya que siempre tendrás esos pequeños momentos y a esas personas que tanto amas a tu lado. Porque aunque tengas días malos y tristes, estos mini momentos deben superarlos. Porque si no eso no es un regalo como es la vida sino una obligación.
    Bueno pues aquí termino esta cuestión tan difícil de explicar. Espero haberlo hecho lo mejor posible y que os haya hecho reflexionar
    Ana Coral Sánchez Ruiz (2º Bachillerato B)

    Comentario por Ana Coral — 24 enero 2010 @ 1:27 pm | Responder

  32. No sé si sabré definir qué es la felicidad, pero no me voy a quedar sin intentarlo, ya que aunque sé que me costará, el haber hecho el esfuerzo y el ir analizando las pequeñas y grandes cosas de la vida, me ayudará a ir dando pequeños pasos para construir una definición propia sobre qué es la felicidad y considerar qué es lo que a mé me hace feliz.

    La felicidad es un estado de ánimo que nos hace sentir bien y del cual no nos queremos desprender, todos la tenemos como fin último y esencial, es a la hora de escoger caminos que nos conduzcan a ella donde surgen las discrepancias.

    Lo que me acerca muchas veces a la felicidad es la satisfacción de ir realizándome como persona, el darme cuenta de mis errores e ir mejorando poco a poco, el placer de conseguir vencer aquello que en un principio se me resistía, por mucho que me cueste (incluso cuanto mayor es el esfuerzo, mayor es la satisfacción que queda). Por ejemplo, muchas veces me agobio por tener que combinar los estudios del instituto con los del conservatorio de música y con el tiempo que necesito para compartir con mis amigos y mi familia (porque también lo considero muy importante), y pienso muchas veces en “tirar la toalla”, pero cuando lo intento y veo los resultados, encuentro una gran recompensa, la satisfacción conmigo misma.

    Atravesar momentos difíciles forma parte del poder realizarte como persona, siempre se aprenden muchas cosas de ellos y se deben aprovechar para no volver a cometer esos errores te pueden alejar de esa felicidad que se busca, o simplemente asumir los errores siendo conscientes de las consecuencias.
    Siempre se escucha que frente a las injusticias no se puede hacer nada, que están ahí y aunque no nos gusten ahí seguirán. En mi opinión, eso sólo es una actitud vaga de no querer oponerse a esas sinrazones, si todos luchamos podemos conseguir eliminar aquello que sabemos que no nos lleva por ese camino de felicidad.

    Aunque en cierto modo la felicidad sea algo individual, pienso que también intervienen otros factores externos a nosotros mismos, como la familia, los amigos, etc. Estas navidades tocó la lotería en el pueblo de mi madre y a mí personalmente lo que más ilusión me hizo no fue el ir a cobrar ese dinero sino el poder compartir esa alegría con la gente más cercana, el que ese hecho sirviese de pequeña excusa para ver sonrisas. Con esto no quiero decir que mediante los bienes materiales se obtenga la felicidad sino que el ver sonreír a la gente que tienes alrededor te acerca a la felicidad. He hecho alusión también al estado de la sociedad actual que da demasiada importancia a estos bienes en lugar de a las cosas intangibles de la vida.

    La felicidad puede ser ilimitada, siempre que no sea a costa de irrumpir negativamente en la de otros.
    Todo el mundo emprende una búsqueda desesperada de la felicidad; sin embargo, hay que pararse a pensar en lo que ya tenemos, aprender a sacarle el jugo y aprovecharlo.

    Perseguir objetivos, ponerse metas son cosas que contribuyen a la felicidad, si tienes un sueño debes perseguirlo. Hay que pensar que todo lo que vivimos, por malo que parezca tendrá una parte positiva.

    Alba López Huedo (1º Bachillerato B)

    Comentario por Alba López — 24 enero 2010 @ 5:52 pm | Responder

  33. Hola Montse. Bueno, nos has planteado esta pregunta tan difícil de contestar pero, como tú bien dices, imprescindible para todo ser humano ya que al menos una vez en la vida se plantea esta pregunta pero, ¿qué es? Parece una pregunta muy simple pero es muy difícil de contestar ya que son tantas cosas pero a la vez cuando te pones a pensar no se te ocurre nada.

    Finalmente voy a citar algunas de las cosas que a mí personalmente me hacen feliz ya que, seguramente, se me olviden muchas. A mí me hace feliz despertarme cada mañana y ver que todavía siguen todas las personas a las que quiero a mi alrededor, que no me abandonan y que me ayudan en todo lo que pueden. Me hace feliz que las personas que están a mi alrededor estén bien ya que muchas veces, cuando una persona a la que quieres está mal, te contagia su malestar ya que tú no quieres que esté mal por lo que esa persona significa para ti. Me hace feliz hacer lo que me gusta, tener una familia acomodada gracias a la que tengo un techo donde vivir, algo para comer todos los días, caprichitos que no son imprescindibles para vivir pero que todos tenemos alguno y también son necesarios de vez en cuando. Me hace feliz vivir en un país con una democracia (aunque siempre hay cosas que no nos gusten) en el que tenemos libertad para casi todo, tenemos “igualdad” entre hombres y mujeres (no total pero lo estamos consiguiendo) por lo que sé nos están permitiendo muchas cosas que en otros países no se puede ni pensar.

    Aunque todo esto suene muy monótono son algunas de las cosas que me hacen feliz ya que son cositas pequeñas que día a día no tenemos en cuenta pero que cuando faltan es cuando te das cuenta de que no eres feliz. Tenemos el concepto de que la felicidad es un estado de ánimo del ser humano en el que te sientes lleno completamente, cuando sientes que no te hace falta nada; sí, pero muchas veces aunque no tengamos todo lo que queremos también podemos ser felices teniendo lo que más nos importa.

    Montse me da la impresión de que he sido muy “filosófica” y no he concretado exactamente muy bien qué me hace feliz, así que lo que realmente me hace feliz son mis hermanas que las quiero con locura y, muchas veces pienso, que si me faltaran alguna vez no sé qué haría sin ellas porque lo son TODO para mí, siempre están conmigo y harían lo que fuera por mí. Mis padres que también son imprescindibles y me ayudan y apoyan en todo, mis amigas que tienen un papel importantísimo en mi vida, que me hacen reír día a día, pasármelo bien con ellas, con nuestras tonterías pero también me ayudan en los momentos malos y todas aquellas personas que también me hacen feliz día a día y que se ganan un trocito de mi corazón.

    Después del testamento que he escrito aquí, también he de decir que me hace feliz hacer lo que me gusta, “vaguear” como tú también has dicho en tu blog ya que también es necesario y no siempre estar estresada.

    Como antes he dicho seguramente que se me han olvidado muchas más cosas que me hacen feliz y que cuando termine de escribir esta carta me acordaré pero al menos pienso que te he dicho lo más importante e imprescindible para mi felicidad.

    Espero que te guste mi reflexión sobre qué es la felicidad, jeje. Un abrazo y un beso Montse.

    (Beatriz Henales 2º Bachillerato A)

    Comentario por Beatriz Henales — 24 enero 2010 @ 11:09 pm | Responder

  34. Bueno Montse, para empezar quería decirte que es muy complicado para mí darle significado a esta palabra, que me ha costado mucho pero voy a intentarlo, jeje.

    Para mí la felicidad es un estado de ánimo que tiene el ser humano cuando se siente bien consigo mismo y también con los demás, en el cual cada mínima cosa te hace feliz, por muy pequeña que sea y cualquier detalle te hace sentirte llena, en el que intentamos conseguir nuestras metas y ser mejores personas con los demás y con nuestra persona y aunque debemos exigirnos lo máximo para conseguir eso, debemos aceptarnos tal y como somos, intentar mejorar pero aceptándonos siempre tal y como somos y aceptando de la misma forma a los demás, y así, se consigue la felicidad.

    Puufff!! Montse sé que es un poco lío, pero es que me cuesta mucho explicar todo esto, ni te lo imaginas, y para nada que he escrito me he rayado un montón la cabeza jeje.
    Bueno un beso Montse. Hasta mañana.
    Mar Henales (2º Bachillerato A)

    Comentario por Mar Henales — 24 enero 2010 @ 11:53 pm | Responder

  35. La felicidad, ¿qué es la felicidad? Químicamente es el conjunto de endorfinas en el cuerpo. Filosóficamente es alcanzar las metas propias, valerse por sí mismo
    y conseguir evitar el sufrimiento mental y físico. Pero, en realidad, para nosotros ¿qué es la felicidad?

    En mi opinión, la felicidad es un estado de ánimo que se consigue, también es el estado de ánimo que más nos gusta ya que te hace sentir satisfecho y alegre. Unos lo consiguen con los estudios, otros cocinando, otros de vacaciones, etc.

    Hay muchas maneras de conseguir la felicidad. Aunque para mí la mejor marera de conseguirla es reuniendo a toda mi familia (a todos los primos y tíos por parte de padre y madre) todos juntos. Una vez lo conseguí (bueno yo no, mi madre, jeje) fue en su cumpleaños y también en la fiesta se celebro la buena recuperación de su operación. Esa vez, cuando estábamos casi todos reunidos (algunos no pudieron asistir), mi madre hizo una gran paella y una rica caldereta que fueron servidas durante todo el día, mientras nos lo pasábamos de cine, durante la comida también jugábamos en la piscina y más tarde tomamos el sol en el césped que había, (mientras me deshacían las trenzas entre mis tías y mi novio, hecho que me dolió mucho) pero me gustó la imagen de mis tíos y primos todos juntos pasándolo en grande.

    Alba Mª Lafuente Moreno (4º ESO A)

    Comentario por Alba Mª Lafuente — 31 enero 2010 @ 9:31 pm | Responder

  36. [...] de 2009, intentando meter a mis alumnos y alumnas en otro de esos líos que me gustan escribía ¿Qué es la Felicidad?; por supuesto, no encontré la respuesta. Es una pregunta enorme en la que invertimos la vida [...]

    Pingback por Soy vulnerable, luego vivo « Cosas de la vida — 28 octubre 2010 @ 12:39 am | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric. Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 105 seguidores

%d personas les gusta esto: