Cosas de la vida

20 marzo 2007

¿Para qué sirven las evaluaciones?

Filed under: General — Montse @ 6:46 pm

Cuantos más años pasan y más evaluaciones “padezco” más me convenzo de que las evaluaciones no sirven para nada. Hasta ahora, y llevo 12 años asistiendo a juntas de evaluación, ha habido muy pocas reuniones de este tipo de las que haya sacado algo en claro, en la que haya encontrado algún sentido y utilidad. Al contrario, a menudo no se hace otra cosa que leer lo que tenemos delante, quejarse de lo de siempre, hacer ciertos comentarios fuera de lugar, a mi juicio, poco respetuosos y nada profesionales.

Esta mañana ha llegado a mis manos un documento para preparar con los alum@s de mi tutoría su próxima sesión de evaluación. En él aparece lo siguiente: “La evaluación hay que entenderla en su justa medida. Cuando se evalúa, no se está juzgando a las personas … Evaluamos para ver qué estamos haciendo y cómo, para mejorar…” Leer esto ha hecho que me ponga muy contenta, me he dicho: ¡vaya, la cosa parece que empieza a cambiar! A partir de ahora empezaremos a realizar evaluaciones con sentido, tratando de detectar cuáles son los problemas, proponiendo proyectos de mejora, aportando metodologías distintas… y todo ello para conseguir lo que pretendemos que es que l@s chic@s progresen a nivel intelectual, moral y social.

Lamentablemente, a la hora de la verdad, estas buenas prácticas educativas se quedan sólo en la teoría, en los papeles, dejando la realidad mucho que desear. Al final, lo de siempre: quejas, juicios de valor desde el autoendiosamiento, autoritarismo, abuso de poder… Pero, ¿dónde están las propuestas de mejora?, ¿qué acuerdo hemos tomado para solucionar los problemas detectados?, ¿qué parte de este fracaso es responsabilidad nuestra?, ¿qué tienen que hacer l@s alumn@s para mejorar? (decir que estudien es tan poco profesional como que un/a médico/a les diga a sus pacientes que se cuiden, les tendrá que decir cómo cuidarse, ¿no?), ¿qué proponemos a los padres y las madres para que los resultados sean mejores?, ¿qué….?

Pero, lo peor de todo no es la falta total de propuestas de mejora, sino que se habla de la intolerancia de un alumno o alumna desde una posición autoritaria, se critica que un alumno o alumna coma chicle en clase tomando un café en plena reunión de evaluación, se manifiesta la queja de que l@s alumn@s hablan demasiado en clase y no atienden en medio del bullicio de dicha reunión (cuando no suena un móvil o alguien sale a hacer algo o…).

Y claro que me parece que no hay que permitir que un chico o chica conteste mal, pero no me puedo quedar sólo en la crítica, si de verdad quiero que conteste bien tendré que enseñarle cómo se hace (de palabra -la teoría- y de obra -con mi forma de actuar día a día en clase-). Si otr@ come chicle de forma ordinaria, tendré que enseñarle cómo debe hacerlo bien y en qué lugares puede o no puede hacerlo. Si un chico o chica trata mal a un/a compañer@ tendré que hacerle ver que nadie tiene derecho a tratar mal a nadie (yo -profesor/a- tampoco, ojo). Si un chico o chica no es tolerante tendré que enseñarle a serlo mostrándome tolerante (que no permisiv@) en ese proceso de aprendizaje. Ell@s son l@s adolencentes, están aprendiendo, si fueran perfect@s nosotr@s sobrábamos.

Todas estas cosas, las dice la ley, las predican los inspectores (son casi todos hombres, de ahí el masculino), aparecen como forma de entender la educación en muchos proyectos educativos, l@s orientadores/as las defienden en teoría… ¿Pero qué pasa en la práctica? ¡Cómo me gustaría que algún inspector de los que habla muy bien se pasara por alguna reunión de evaluación y me explicara cómo encajamos lo que se dice que se debe hacer con lo que realmente se hace! ¡Ah, se me olvidaba que lo importante no es mejorar sino guardar las apariencias!

No obstante, yo, aún a riesgo de seguir siendo mal vista entre “mis compañer@s”, quiero desligarme de ciertas prácticas educativas que no comparto en absoluto y que, en mi modesta opinión, más que educar deseducan.

Un saludo, Montse

PD: No olvides apoyar a l@s alumn@s, profesores/as, madres y padres del IES Antonio Domínguez Ortiz de Sevilla. Infórmate aquí y pincha para dar tu apoyo pincha aquí.

About these ads

11 comentarios »

  1. Montse, gran exposición. Ahora, a aguantar el chaparrón: que si tú eres la profesional, la que todo lo sabe, la que hace todo bien y ellos son l@s pobrecit@s cuestionad@s porque, como ya hemos oído muchas veces al expresar nuestro desacuerdo con ciertas prácticas “educativas”: “¿Es que acaso estás poniendo en duda la profesionalidad de este compañero?” (lo pongo en masculino porque es literal).

    Lo que relatas es completamente cierto; todo se queda en el papel. El curso pasado alguien me preguntó: “Si tus alumnos suspenden, ¿significa que lo estás haciendo mal?”. “Por supuesto -respondí- algo estoy haciendo mal. Tendré parte de culpa.” Ell@s no entienden que esto es bueno, solamente ven en esta afirmación un síntoma de debilidad, escasa profesionalidad y poco amor al trabajo. Todo lo contrario, ¡vamos! se lleva haciendo en el mundo desde hace mucho tiempo:

    OBJETIVOS –> PLANIFICACIÓN –> EJECUCIÓN –> CONTROL –> “FEED-BACK”

    Vayamos a las evaluaciones a analizar nuestro trabajo, qué estamos haciendo mal, qué estamos haciendo bien, qué está funcionando. Pero no, nos encontramos con lo que hay. No busques más, Montse. No hay más.

    Saludos

    Comentario por Ramón — 20 marzo 2007 @ 10:30 pm | Responder

  2. Totalmente de acuerdo con ambos. He llegado a oir, en otros institutos, cosas como “sesiones de ovulación” aludiendo a un supuesto papel maternal de las profesoras frente a los profesores, que, por supuesto, jugaban el papel de “12 hombres sin piedad”. La película me recuerda sesiones de evaluación. Se lo dije a Lourdes Barroso aquí: http://www.lbarroso.com/index.php?option=com_content&task=view&id=229&Itemid=116.

    Profesores “más allá del bien y del mal”, dice alguno.

    Saludos Montse, y gracias una vez más.

    Comentario por Juanjo Muñoz — 21 marzo 2007 @ 5:49 pm | Responder

  3. [...] lo que se hace es cerrar. No soporto oír “sesiones de evaluación” (NO TE PIERDAS ESTE POST DE MONTSE AL RESPECTO) cuando se trata de cotilleos anecdóticos y juicios sumarísimos, y sólo sobre l@s [...]

    Pingback por Efervescente2H Eufemismos educativos « — 22 marzo 2007 @ 5:06 pm | Responder

  4. Estoy de acuerdo con todo lo dices. A mi me sobran las evaluaciones. Para decir las notas y quejarse de cómo están las cosas, es mejor dejarlas puestas y a otra cosa.
    Yo concibo la educación como tu lo cuentas, y más en un centro como el mío, prefiero que sepan menos matemáticas y que salgan hecho un buen ciudadano.
    Un afectuoso saludo y gracias por vuestro apoyo.

    Comentario por Manuel Sanz — 22 marzo 2007 @ 6:29 pm | Responder

  5. Las evaluaciones, evidentemente, son la peor parte de la educación y no existe una forma buena ni gratificante de evaluar,y por supuesto, nunca es fácil.

    Aún así, solicito a la “compañera” Montse que si conoce la panacea sobre el tema, nos la exponga, por favor, en la junta de evaluación y no se dedique a sembrar cizaña porque cizaña recogerá.
    No está bien, o mejor dicho, está mal poner en tela de juicio la labor evaluadora de un@ compañer@ que siempre ha sido just@ y coherente y que ha demostrado siempre ser más de fiar que la que l@ critica y mucho menos hacer absurdas comparaciones entre lo que es comer chicle en clase con tomarse un café en una evaluación, cosas que, por otra parte, creo que deberian estar permitidas, ambas.

    La educación es mucho más y esto es ladrar y hacer demagogia.

    Comentario por pplpez — 22 marzo 2007 @ 7:36 pm | Responder

  6. Ya he contestado al amenazante comentario del anónimo “pplpez” en mi web y voy a hacerlo ahora aquí (cuyo tono es más amenazador aún):

    Lo primero, ya has dejado claro qué opinas sobre la educación al “sentar cátedra” esculpiendo en piedra la frase:

    “Las evaluaciones … son la peor parte de la educación …”

    ¡Pues vaya! Con docentes así, ¿quién necesita enemigos? Menos mal que yo tuve buenos profesores, bufff. Menos mal. ¿Cuál es la parte buena de la educación? ¿Instruir? ¿Dejar clara tu autoridad? ¿Creerte que consigues que te respetan? Evaluar es la parte MÁS DIFÍCIL del proceso de ENSEÑANZA-APRENDIZAJE. Queda claro que no te va lo difícil.

    Lo segundo: ya que amenazas, da la cara (nosotros ponemos nombre, email y web). Otra cosa, tenemos tu IP (que es dinámica), tu navegador, tu sistema operativo y la hora, minuto y segundo en la que realizas tus amenazas. Aunque la IP sea dinámica, en ese mismo instante del tiempo es como si fuera fija. Ten cuidado con las amenazas.

    Lo tercero: ¿Es que en este país no se puede discrepar? Discrepar es propio del diálogo, de la democracia. Amenazar (lo que haces tú) es propio de tiempos pasados que seguramente añores, es propio de sucios valores, es propio de cobardes.

    Lo cuarto: Lo que aquí se discute y sobre lo que se discrepa es básico. Evaluar es algo serio; por tanto, no cabe el cachondeo, la comilona de pastas, los cafés y los comentarios tipo: “las perlas del instituto”, “a este lo ponía yo a podar”, “que se dé de baja ya”. No creo que los que emiten estos juicios sean justos y coherentes, mucho menos los clasificaría de intachables.

    Lo último: No amenaces más. Al menos si lo haces, da la cara. No nos leas, no nos visites. Ignóranos.

    Comentario por Ramón — 22 marzo 2007 @ 11:13 pm | Responder

  7. La verdad que no tengo ganas de contestar a quien se esconde detrás de un anónimo. Pero te diré sólo unas cosas:
    1) No me llames compañera, ni con comillas ni sin comillas, seguro que trabajo en el mismo centro que tú, pero estoy absolutamente convencida de que no somos compañer@s.

    2) No tengo la panacea, pero sí he reflexionado y he llegado a algunas conclusiones. Ahora bien, no sabía que querías intercambiar ideas, como siempre te muestras autoendiosad@ e infalible… Pero si quieres que intercambiemos ideas, estaré encantada de hacerlo cuando me des la oportunidad de ello, sin prejuzgarme de antemano y sin tener una actitud de sospecha hacia mí por tener una visión del mundo distinta a la tuya.

    3) No meto cizaña, reflexiono y digo lo que no me gusta, y lo digo con nombre y apellidos. ¿Te gustaría impedírmelo? Lo siento pero estamos en un país libre aunque a ti no te guste.

    4) Nuestra labor y la de cualquiera es susceptible de ser analizada y eso no es poner en tela de juicio a nadie, ¿o es que eres perfect@?

    5) No ser de fiar para ti no me causa ningún problema, seguro que tú tampoco eres de fiar para mí. Si quieres preguntamos a los padres y a las madres, a los alumnos y a las alumnas, quién le parece más de fiar, ¿tú o yo?

    6) Yo sólo critico aspectos profesionales, no enjuicio a nadie a nivel personal. Tú sí lo haces, diciendo que si yo soy más o menos de fiar que no sé quién. Pero si quieres que empiece a juzgarte como persona da la cara y empezamos.

    7) Comer chicle en clase no me parece importante, tomar café en una reunión de evaluación tampoco. Ahora bien, lo que no me parece coherente es ser de lo más estricto con l@s alumn@s y superpermisiv@s con l@s profesores/as. O se defiende un modelo o el otro, lo que no es coherente es defender el que nos convenga cuando nos convenga. No se puede tener una mano larga y otra corta, larga para nosotr@s y corta para l@s alumn@s, que al fin y al cabo son adolescentes y son l@s que están aprendiendo.

    8 ) Claro que la educación es mucho más que esto, empieza por dar ejemplo.

    9) Ya sé que te gustaría, pero NO ME VAS A CALLAR LA BOCA.

    Montse Díaz Pedroche.

    Comentario por Montse — 22 marzo 2007 @ 11:26 pm | Responder

  8. A veces, por dar valor a lo que no lo merece, olvidamos lo importante: gracias Juanjo y Manuel Sanz (Ramón, tú ya sabes que te lo agradezco, jeje), no sabéis la vida que me dais, vuestra existencia me ha hecho ver alguna luz entre tanta tiniebla que me rodea.

    Gracias, muchas gracias. Un abrazo, Montse

    Comentario por Montse — 22 marzo 2007 @ 11:41 pm | Responder

  9. Ese anonimato del tal “pplpez” es una provocación como una catedral, de una cobardía asquerosa, barriobajera, rastrera y que invalida cualquier cosa que pudiera haber escrito. No creo que merezca la pena el tiempo que habéis perdido en contestar a un COBARDE que sólo pretende sembrar la duda sobre quién es. Montse: es mutuo, un abrazo.

    Comentario por Juanjo — 23 marzo 2007 @ 7:46 am | Responder

  10. [...] por Juanjo on 30 Noviembre , 2007 Hace un tiempo que lo preguntó, y respondió, Montse. Y parece que no se hace nada de lo que deberíamos. Ya llega la primera evaluación y necesito que [...]

    Pingback por ¿Qué son las evaluaciones? « Efervescente2H — 30 noviembre 2007 @ 8:19 pm | Responder

  11. para q entendamos…………………………………………………………………………..¿?………………………………………………………………..¡!……………………..

    Comentario por nayeli — 7 julio 2011 @ 2:10 am | Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Rubric. Get a free blog at WordPress.com

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 106 seguidores

%d personas les gusta esto: